Josep Vicent «Debemos darle al público capacidad emotiva; cuando lo haces se abren puertas»

El director de orquesta Josep Vicent, en Murcia./Martínez Bueso
El director de orquesta Josep Vicent, en Murcia. / Martínez Bueso

Dirige hoy a la Orquesta Sinfónica de la Región en un «lúdico» concierto que ofrecerá al público dos grandes obras románticas

Rosa Martínez
ROSA MARTÍNEZ

Cree, afirma y defiende el director de orquesta valenciano Josep Vicent que la calidad de una formación no está en su sonido, en cómo de rápido o de bien se deslicen los dedos de sus músicos sobre los instrumentos. Está, mantiene, en la disposición, comprensión, generosidad y entrega de sus componentes; en aquello que integra, resume, «su calidad humana». La de hoy, a las 20.00 horas en el Auditorio Víctor Villegas de Murcia, es la segunda vez que Josep Vicent (1970) se pone al frente de la Sinfónica de la Región (OSRM). Lo hará con un programa «lúdico» en el que se incluyen «dos de los pilares de la música clásica y romántica»: el Concierto para piano nº 2, de Rachmaninov; y la Sinfonía nº 4 de Chaikovski, dos piezas, añade, que forman parte del «imaginario colectivo» y que el público, cree el director valenciano, reconocerá pronto.

«Ambas son de una emoción y capacidad emotiva tremendas, apenas las puedes imaginar, son símbolos de su época», añade Vicent, actual director musical de La Fura dels Baus, de las dos obras principales del programa, completadas con la composición 'Lvcis Lvs', una obra «moderna» firmada por «un músico de nuestro tiempo -el alicantino David Mora, profesor del Conservatorio Superior de Música de Murcia- que lleva a la orquesta a un territorio de exploración diferente, muy importante para seguir descubriendo», colores y matices melódicos, partituras, sonidos, autores y formas de entender la música.

Qué
Concierto de abono de la Orquesta Sinfónica. Con Juan Pérez Floristán como solista (piano) y Josep Vicent como director.
Dónde y cuándo
Esta tarde, a las 20.00 horas, en el Auditorio Víctor Villegas de Murcia. Desde 7,2 euros.

Premiado en 2016 con el galardón de 'Los Mejores' de 'La Verdad' en Alicante, Vicent contabiliza en su batuta un amplio número de actuaciones al frente de prestigiosas formaciones como las London Symphony Orchestra, Royal Philharmonic Orchestra, Rotterdam Philharmonic y Miami New World Symphony Orchestra, entre otras. En España ha dirigido, también entre una lista más amplia, a las sinfónicas de de Valencia, La Coruña, Asturias, Córdoba, Tenerife y Baleares.

Sonarán la Sinfonía nº 4 de Chaikovski y el Concierto para piano nº 2 de Rachmaninov

Evolución

En su visita a Murcia, hace dos años, acercó al público 'Petrushka', de Stravinsky dentro del ciclo 'Grandes conciertos'. Entonces ya acordó con la Sinfónica una segunda actuación que tiene lugar ahora. «La OSRM es una orquesta en continua evolución, está en un proceso de consolidación de su propio sonido, y eso se siente muchísimo. Se nota una enorme evolución con respecto a hace unos años, lo que supone una muy buena premonición. Me encanta cómo suena y me lo paso muy bien», dice Vicent, asistente durante sus años de formación de Zedda y Barenboim.

De su experiencia al frente de gran variedad de formaciones dice haber aprendido mucho, «esta es una profesión emocional», remarca el valenciano, sabedor de que en torno a ella todavía pesan demasiados prejuicios, como la dificultad, la seriedad y la intelectualidad que se le presume a la música clásica. Romperlos «es nuestra obligación como músicos», reconoce: «Debemos darle al público capacidad emotiva y rítmica, felicidad y cercanía. Cuando lo haces, se abren puertas, y llegas a mucha más gente».

Para Vicent, cuyo principal reto como director es «construir espacios de felicidad» a través de su profesión, «la música es todo alma; es una manera que los seres humanos hemos encontrado para expresarnos con más claridad, para expresar con más claridad las grandes emociones ligadas a la vida, al amor, a la muerte, al desánimo, a la ilusión o a la alegría. Hablar de amor con la música te permite interpretar los sentimientos de manera que estos se ajusten a tu manera de vivir el amor. Eso hace que vaya directa al corazón, porque la música no tiene intermediarios». «La capacidad de relacionarte con lo más profundo de la imaginación del ser humano te la da la música», concluye. Junto a la Sinfónica actuará esta tarde el pianista Juan Pérez Floristán.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos