Blas Cantó: «Presento una parte de mí que no había mostrado hasta ahora»

El cantante de Ricote Blas Cantó. /LV
El cantante de Ricote Blas Cantó. / LV

El cantante ricoteño, excomponente de la 'boy band' Auryn, ultima los detalles de su próximo disco, el primero en solitario, que presentará el 15 de abril en el Teatro Romea de Murcia

NATALIA BENITO

Sereno y de voz tranquila, da gusto hablar con Blas Cantó. El joven nacido en Ricote hace 26 años sorprende por su sencillez y humildad. Si le preguntan qué echa de menos de su tierra, lo tiene claro: «Los limones buenos, y también las naranjas, los tomates... porque en Madrid, cuando los compras, se ponen malos pronto. Cuando bajo, me traigo siempre una bolsa llena», y añade: «Ya no es solo por el sabor, sino por recordar de dónde vengo. Por verlos en mi cocina. Me hace ilusión porque hay una parte de mí, de donde yo crecí, muy cerquita. Eso para mí es muy especial». Tras sus paso por la 'boy band' Auryn, con la que arrasó entre los adolescentes, el artista está ultimando los detalles del que será su primer disco en solitario, que verá la luz en abril. El día 15 de ese mismo mes actuará en el murciano Teatro Romea.

-¿Cómo se siente?

-Estoy muy bien. Hace poco bajé a Murcia para estar con la familia y estoy muy contento. Todo va genial, ahora estamos con los ensayos.

«Más› del setenta por ciento es en español y eso hace que las historias fluyan de otra manera»

-¿Cómo será el nuevo disco?

-Nos ha llevado por un camino inesperado porque los dos 'singles' que hemos estrenado son en inglés, pero ahora vamos a presentar una parte de mí que no había mostrado hasta ahora, un repertorio en español bastante amplio. Más del setenta por ciento es en español y eso, al final, hace que las historias fluyan de otra manera, porque nuestro idioma, a nivel de sonoridad, es diferente. Estoy muy contento porque creo que hemos conseguido un sonido muy bonito con las canciones nuevas.

-¿De que hablarán esas canciones?

-Hay historias de todo tipo. Sobre uno mismo, hay una que dice que todos somos complicados pero tenemos algo muy bonito para regalarle al mundo; otra habla sobre violencia de género; otra, sobre dejar ir ciertas cosas... Siempre nos hemos caracterizado por cuidar muy bien la letra pero especialmente estas canciones tienen algo más.

«Admiro a la gente que sale a la calle cada día a luchar por sus sueños, los que no se rinden»

-¿Ha estado involucrado en la composición de los temas?

-Sí, en cinco de ellos. Otros son de autores maravillosos internacionales y de España. Incluso canciones que no he escrito yo las siento como mías porque en el proceso de transformación han ido creciendo de una manera en la que me he sentido muy cómodo. Los autores han sido siempre muy generosos en ese aspecto.

-¿Qué espera del concierto en Murcia?

-Siempre que uno va a su tierra es muy especial. Se juntan las emociones profesionales y toda la adrenalina en el escenario con el hecho de estar rodeado de los tuyos. Probablemente haya mucha familia mía en el público también y las expectativas están más altas.

-¿Qué le dice su familia sobre su popularidad?

-Hay de todo. Creo que vengo de una familia en la que se normaliza todo mucho. No se crean ídolos dentro de casa. Creo que es algo fundamental para cualquier persona que hace un trabajo de cara al público. Me siento muy cómodo cuando hablo con ellos de mi trabajo. Están muy contentos porque llevan toda la vida viéndome intentarlo y, al final, cuando llega el fruto da alegría tenerlo.

«Me gustan los días de campo, la playa, estar un día viendo la tele acompañado de mi familia. Soy casero»

-Cuando el disco vea la luz, habrá pasado un año desde la publicación del primer sencillo. ¿Se le está haciendo larga la espera?

-Depende del momento. Hay días que viene mi yo interior y me dice 'tienes que sacarlo ya', porque tengo muchas ganas de saber la opinión de mucha gente que me sigue o saber que esperaban. Otras veces pienso que no ha sido tan largo porque todo ha tenido un proceso y necesitábamos todo este año completo.

-¿Cree que sorprenderá?

-Sí. Sobre todo la parte en español, porque es algo que no se ha visto, algo que llevo esperando desde hace tiempo y, por fin, lo puedo hacer.

-Tras el éxito con Auryn, ¿qué expectativas tiene con este trabajo?

-Nunca me creo expectativas. Se trata de probarme a mí mismo, hacerlo lo mejor que pueda y ser la mejor versión de mí mismo. Mejor que ayer y un poquito peor que mañana.

-¿Qué es para usted la buena música?

-Como para todo el mundo, la que te hace sentir algo. La que escuchas la letra y te cuenta algo con lo que te sientes identificado; la que escuchas una melodía y te eleva; la que te hacen un cosquilleo en el pecho, incluso presión.

-¿A quién admira?

-A mucha gente. A la gente que sale a la calle cada día a luchar por sus sueños, los que no se rinden, los que trabajan muchísimo. Admiro a la gente que no tiene nada pero que lo tiene todo. Admiro a la gente que tiene tiempo. Muchas veces no lo sacamos, pero todos tenemos un momento para tomar el sol, mirarlo de frente y decir 'estoy vivo'.

-¿Alguna vez se ha sentido injustamente etiquetado o prejuzgado?

-Es ley de vida. Todo el mundo, al final, es señalado de manera injusta. Sobre todo por ciertos cánones que te marca la sociedad. Afortunadamente, me siento rodeado de las mejores personas y, al menos en mi entorno, no me siento juzgado. La presión mediática hace que a veces no cumplas las expectativas de ciertas personas a las que no conoces y eso, a veces, te crea presión.

-¿Tener más de 200.000 seguidores en redes sociales es una presión?

-Depende del uso que le des. Las redes sociales en nuestro trabajo son importantes, pero creo que no les doy demasiada cancha. Tal vez a nivel profesional debería usarlas más, pero a nivel personal ya me siento conectado. Sé que la gente que me sigue por mi música escucha mi música. Es bonito que les conteste pero, sin darme cuenta, creo que le doy prioridad a las cosas que puedo tocar físicamente. A veces es abrumador. Es un mundo bonito pero, si te pasas de rosca, es peligrosa la red social. Llegas a tu habitación de hotel y estás solo. Sin embargo, cuando te conectas, ves que hay gente. Pero la realidad, la que puedo tocar, es otra y a veces es duro si no sabes canalizarlo.

Pequeños placeres

-¿Con quién le gustaría hacer un dúo musical?

-Admiro a mucha gente y muchos tipos de música. Admiro mucho a Rafael, me parece que ha tenido una carrera impecable. Con cualquiera podría hacer algo. Me parece un honor el hecho de poder compartir.

-¿Qué ha significado el paso por 'Tu cara me suena'?

-Ha sido un antes y un después en mi carrera y en mi vida. Hice cosas impensables y fue una manera de trabajar tanto cada semana que ves el resultado y piensas que merece la pena trabajar duro porque no solamente tengo una actuación grabada muy especial para toda la vida sino que le he hecho sentir algo a alguien que esta en casa solo o que no tenía nada que hacer ese día y le acompañé. Sentí una conexión muy grande con el público.

-Ahora tendrá fans de muchas generaciones.

-Veo que ahora se saben mi nombre y se me hacía raro porque yo venía de un grupo. A veces te saludan de manera amigable y parece que nos conocemos de toda la vida. He estado en su casa muchos meses y, al final, formas parte de su familia.

-¿Se ha planteado dedicarse a la interpretación?

-Lamentablemente, no soy buen actor. Imitar es simular que eres esa persona con sus gestos, timbre, cara... pero interpretar va más allá. Respeto tanto a los actores del país que no podría ser actor.

-Si no fuese cantante, ¿qué sería?

-No lo sé. Supongo que sería cantante, pero a la sombra. Desde chiquitito no conozco hacer otra cosa. He estado en el conservatorio hasta cuarto de grado medio y mi vida ha estado rodeada de música. No concibo la vida de otra manera.

-¿Cómo se imagina dentro de 20 años?

-Cantando, más mayor, con un piano cerca de mí, rodeado de la gente que quiero, con una vida estable, sin excesos... Me lo imagino bonito.

-¿Le gusta lo sencillo?

-Sí. Me gustan los días de campo, la playa, estar un día viendo la tele acompañado de mi familia. Soy muy casero, no soy de grandes cosas, pero yo creo que las más grandes son esas. Me siento muy feliz estando en casa sin hacer nada o si tengo un día libre y me voy a pasear. A veces, me voy al río. Dicen que cuando miras el río se lleva la energía negativa, o eso creo yo. Y me gusta mucho ese tipo de vida.

-No es para nada 'Drunk and irresponsible' ['Borracho e irresponsable' es el título de su segundo sencillo]

-No soy nada irresponsable y no bebo. Pero cuando me llegó esa canción me pareció tan divertida... Como es algo que no hago en mi vida, cantarla era mi manera de hacerlo. Si tuviéramos que contar todas las historias de mi vida sería muy aburrido. Prefiero, a veces, contar otras historias. Esta nos hace bailar. Pero siempre me gusta aconsejar, desde mi punto de vista, lo que no hay que hacer. Se es irresponsable un ratito.

-Ha seguido de cerca 'Operación Triunfo', ¿qué opina de Amaia, la ganadora?

-Me veo en ella muchas veces. Es una niña que ha estado de un lado para otro intentándolo. Al final, le llega su momento y es increíble como no ha dejado de trabajar, preparándose, haciendo sus clases de canto... Ha dedicado su vida a la música y ahora le llega su recompensa.

-¿Le daría algún consejo?

-No. Creo que sabe muy bien lo que tiene que hacer. Tal vez sí le diría que se dejara llevar. El lunes lo dijo Rafael y pensé: «No estoy tan loco». Creo que hay que escucharse primero a uno mismo y luego a los demás. La intuición es importante y estar seguro de lo que uno quiere, de dónde viene y a dónde quiere ir.

-¿Mantiene el contacto con sus excompañeros de Auryn? ¿Le han dicho algo sobre el disco?

-Nos pasamos canciones y, a veces, opinamos. Hace poco estuve con dos de ellos. Seguimos manteniendo el contacto y apoyándonos mutuamente.

-¿Se le hace raro subirse solo al escenario?

-Se me hace raro llegar al hotel y estar solo, o los viajes, pero en el escenario voy siempre acompañado con un equipo de diez personas que van conmigo a todos los sitios. Esa parte no la extraño tanto.

-Dé un motivo para que los que nunca le hayan escuchado acudan a su concierto de Murcia.

-Lo vamos a pasar genial. Vamos a escuchar canciones maravillosas. La cultura siempre hay que cuidarla. A veces no te esperas lo que te puede aportar algo que nunca has visto. Hay artistas que yo no sigo, pero sé que me van a aportar algo. Si yo pudiera aportarle algo a la vida de alguien, me llenaría de orgullo. Vamos a emocionarnos, reírnos, llorar, bailar, gritar y ser un poco irresponsables esa noche.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos