Murillo reconquista Sevilla en el cuarto centenario del artista

Algunas de las obras que componen la exposición sevillana. / efe
Algunas de las obras que componen la exposición sevillana. / efe

La conmemoración se abre con una exposición que reconstruye el retablo que el genio barroco pintó entre 1666 y 1669

CECILIA CUERDOSEVILLA

La Sevilla del siglo XVII vista con ojos del siglo XXI. La conmemoración del 400 aniversario del nacimiento de Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682) late en cada rincón de la capital hispalense con un ambicioso programa que, bajo la premisa del «diálogo entre el presente y el pasado», incluye ocho exposiciones con más de 600 obras, itinerarios culturales, conciertos, programas audiovisuales y actividades divulgativas. También proyectos de investigación y un congreso internacional sobre la obra y el legado del pintor sevillano, junto a su paisano Velázquez, el más universal de todos los tiempos.

El 'Año Murillo' arrancó ayer en el Museo de Bellas Artes con 'Murillo y los capuchinos de Sevilla', una exposición que reconstruye la serie de siete lienzos del retablo de la iglesia de los Capuchinos de Sevilla y la exhibe en el espacio que el pintor imaginó para ellos entre 1665 y 1669.

Ha sido necesario el préstamo de obras que se encontraban en Bilbao, Madrid, Austria, Reino Unido o Alemania. Algunos no habían regresado la ciudad desde el saqueo francés sufrido durante la Guerra de la Independencia, un expolio que acabó desperdigando gran parte de la obra de Murillo. De ahí que los responsables del programa insistieran en la «oportunidad histórica» para «disfrutar de uno de los conjuntos más importantes del Barroco del mundo».

De entre todas las piezas que podrán contemplarse hasta el 1 de abril de 2018 destaca 'El jubileo de la Porciúncula', que tras un acuerdo con el Museo Wallraf-Richartz de Colonia permanecerá en Sevilla, cedida en depósito por diez años. A cambio, el impresionante lienzo será restaurado por el museo sevillano.

Temas

Sevilla

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos