Más que muñecos de cartón o trapo

Los titiriteros Mª Socorro García, Ángel Salcedo, Francisca García y Carmen Navarro, miembros de la comisión artística del Festival Títeremurcia, con algunas marionetas./Guillermo Carrión / AGM
Los titiriteros Mª Socorro García, Ángel Salcedo, Francisca García y Carmen Navarro, miembros de la comisión artística del Festival Títeremurcia, con algunas marionetas. / Guillermo Carrión / AGM

Danza, vídeo, fotografía, cine y 'performance', entre otras disciplinas artísticas, abrazan desde hace años a los 'nuevos' títeres, protagonistas a partir de este viernes de la decimosexta edición del Festival Títeremurcia

Rosa Martínez
ROSA MARTÍNEZ

Solo a través de una mirada estrictamente tradicional uno podría decir que el espectáculo que la compañía catalana Agrupación Sr. Serrano ofrecerá el próximo sábado en el Teatro Circo Murcia (TCM), dentro del Festival Internacional de Teatro de Títeres de la Región, Títeremurcia -que a partir del viernes celebra su decimosexta edición-, no es un trabajo típico de la representación con marionetas. Pero 'Brickman Brando Bubble Boom', título que da nombre a la propuesta catalana, no solo es una función amparada en las técnicas de manipulación de objetos, sino que, además, es una obra solo para adultos. Porque, precisamente para ellos, y no para los niños, era para quienes, antaño, recuerda Ángel Salcedo, director de este mágico encuentro entre muñecos y actores que vuelve un año más a teatros y calle, estaban destinadas las historias de guante e hilo. «El títere ha sufrido muchas variaciones a lo largo de la historia», cuenta Salcedo, y desde el que podría ser, afirma, «su origen más primigenio, cuando un chamán coge la cabeza de un animal y la clava en un palo para relatar con ella una historia», hasta hoy, son numerosas las modificaciones que han acompañado a esta forma de narración gestual y con objetos.

El desarrollo de diversas técnicas, la introducción de nuevos elementos y la fusión sobre el escenario de disciplinas artísticas distintas han ido transformando la imagen tradicional del teatro de títeres, que hace años dejó de limitarse a la manipulación de muñecos de cartón y trapo, y en los últimos tiempos ha abrazado con fuerza las nuevas tecnologías. La irrupción de estas, señala Salcedo, es uno de los principales aspectos que han hecho evolucionar al títere.

Viernes 10
'Los Narigudos'
Centro Municipal de La Arboleja (Murcia). 18 horas. Gratuito. A partir de 3 años.
'El gorrión y el poeta'
Centro Cultural Ramón Alonso Luzzy. Cartagena. 18.30 horas. Gratuito. A partir de 8 años.
Sábado 11
'Titiricircus'
Plaza Dentistas Murcianos de Santiago y Zaraíche. Murcia. 12.30 horas. Gratuito. A partir de 3 años.
'Cotón'
Auditorio Municipal de Cabezo de Torres (Murcia). 18.00 horas. 5 euros. A partir de 3 años.
'Brickman Brando Bubble Boom'
Teatro Circo Murcia (TCM). Murcia. 21.00 horas. 10 euros. Para mayores de 16 años.
Domingo 12
'La buscadora de cuentos'
Teatro Bernal. El Palmar (Murcia). 12.00 horas. 4 euros. A partir de 3 años.
'Z, Las aventuras del zorro'
Teatro Circo Murcia. Murcia. 12.00 horas. 5 euros. A partir de 3 años.
'Titiricircus'
Plaza del Teatro Romea. Murcia. 13.00 horas. Gratuito. A partir de 3 años. 'Cotón': Teatro Vico. Jumilla. 18.00 horas. 5 euros. A partir de 3 años.
'El gorrión y el poeta'
Auditorio Municipal de Algezares (Murcia). 18 horas. 5 euros. A partir de 8 años.
Miércoles 15 (sesión de cine)
'La vida de calabacín'
Centro Puertas de Castilla. Murcia. 18 horas. Gratuito. A partir de 5 años.
'Krysar, el flautista de Hamelín'
Centro Puertas de Castilla. Murcia. 20 horas. Gratuito. Más de 14 años.

Los espectáculos han incorporado el vídeo, la fotografía e incluso el cine, con la proyección, en algunos casos, de cortometrajes integrados en la función. Un ejemplo es 'BBBB', abreviatura de 'Brickman Brando Bubble Boom', un espectáculo de videocreación en directo y 'performance' en el que cuatro actores narran una misma historia en tres planos, ayudados de una maqueta con muñecos en miniatura, una cámara de vídeo y otros elementos escenográficos. El montaje, galardonado con el premio al espectáculo más innovador en la Feria Internacional de Teatro y Danza de Huesca en 2013, es una de las obras destacadas de la presente edición de Títeremurcia, que este año ha incrementado de forma notable su programación con la inclusión en su catálogo de propuestas de cerca de cuarenta funciones, frente a las 19 realizadas en 2016.

«Estén o no presentes las nuevas tecnologías, la esencia es la magia», afirma Ángel Salcedo

La cita ofrece este año tres espectáculos para público adulto y juvenil: 'BBBB', 'Parias' y 'Lost Dog...'

Se desarrollarán a lo largo de los diez días que dura el festival -arranca este viernes y finalizará el 19 de noviembre-, y tendrán como escenario más de una veintena de espacios de cinco municipios de la Región: Cartagena, Molina de Segura, Jumilla, San Pedro del Pinatar y Murcia, así como varias pedanías y barrios de la capital (La Arboleja, Beniaján, Algezares, Cabezo de Torres, Guadalupe, El Palmar, Santiago y Zaraíche, San Basilio, El Carmen y La Flota).

«Hemos rebasado una especie de frontera que, con la crisis, se había instalado en las actuaciones de calle. De programar tres o cuatro espectáculos al aire libre hemos pasado a ocho», apunta Salcedo, satisfecho también con la «descentralización» de la cita. «Nuestra apuesta es por un festival regional, y el reto que tenemos por delante es llegar a más municipios, recuperando la colaboración con aquellos con los que ya hemos trabajado en el pasado e incorporando nuevas localidades».

A punto de tirar la toalla en dos ocasiones por falta de ayudas y recursos, el festival, organizado por la asociación Unima Murcia, en la que están englobadas varias compañías de la Región, ha dado un importante paso en esta edición, en la que ha logrado incrementar su presupuesto. Cuenta con el patrocinio del Ayuntamiento de Murcia, el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem) y el Instituto de Industrias Culturales y de las Artes (ICA) de la Región, así como con la ayuda y colaboración de distintos espacios, firmas y entidades -entre los que figura 'La Verdad'-, y un amplio grupo de voluntarios sin los que la realización del festival, destaca Salcedo, sería «imposible».

Referencia

Títeremurcia es, afirma su responsable, el festival de referencia, en torno a este tipo de creación, de todo el Levante español y una de las principales citas a nivel nacional. A lo largo de sus 15 años de trayectoria -se creó en 2002 tras la desaparición de la iniciativa 'Los viernes, títere', que Unima desarrolló, no sin dificultades, durante nueve años-, ha ido evolucionado de forma paralela a las propuestas escénicas en las que hoy tiene presencia el títere. En su histórico figuran espectáculos como 'Le peur au ventre' de la compañía francesa Les Chiffonnières, una producción para adultos que invitaba al público a internarse en una caravana para disfrutar de su función; 'Il brutto anatroccolo', de la italiana Teatro delle Briciole Solares, que versionó el clásico 'El patito feo' siguiendo un guión solo para adultos; 'Zeppelin', de los catalanes La Baldufa, cuyo dirigible paseó por las calles de Fuente Álamo y Murcia; y 'Hullu', de Blick Théatre, compañía francesa que combina el trabajo actoral con la manipulación de títeres, entre un largo etcétera en el que también están presentes las creaciones de las compañías murcianas Onírica Mecánica, Teatro Los Claveles, El Árbol Rojo, Teatro de Carmen y Periferia, quienes igualmente han ido encontrando en sus propuestas espacios para la innovación.

Pero no solo el trabajo con marionetas, retoma Salcedo el diálogo, se ha nutrido de tecnología y elementos de otras disciplinas artísticas para aprovechar nuevos lenguajes, sino que también la escena contemporánea ha empezado a utilizar técnicas propias del quehacer titiritero para la elaboración de sus montajes, lo que ha permitido, cree el responsable, «enriquecer» la creación. Los juegos de luces y sombras chinescas, pone como ejemplo, «son un arte procedente del teatro de marionetas que se utilizan en todo tipo de espectáculos». Más ejemplos (en este caso de producciones que indagan en la tradición para abrir una ventana a la experimentación): 'Pulcinella'. La obra, del italiano Gaspare Nasuto, que se podrá ver en las plazas Santiago Apóstol, de Santiago y Zaraíche, y Romea, en Murcia, los días 18 y 19 de noviembre, y a la que hace referencia Salcedo, «parte de una investigación en torno al títere más tradicional para abordar temas que, originalmente, no eran tratados en este tipo de teatro». «Algo importante que pocos saben -continúa narrando Salcedo- es que muchas de las representaciones que llevaban a cabo los titiriteros no eran aptas para los niños. En España, de hecho, durante la Edad Media estaba prohibido el teatro de títeres antes de la caída del sol. Era un teatro que se utilizaba para la crítica; el actor se 'escondía' detrás de la marioneta para expresar sus quejas al gobierno, a la sociedad... Hacían, de algún modo, el papel de bufón».

Ahora, sin embargo, «el 70%-80%, de los espectáculos están enfocados al público infantil y familiar», en parte, precisa Salcedo, debido «al desconocimiento de este aspecto. A nosotros nos gustaría que creciera más la programación para adultos, porque, además, el público que viene nos lo agradece mucho». En esta edición, junto a 'BBBB' están programados dentro de esta categoría los espectáculos 'Parias' (Teatro Circo Murcia, 16 de noviembre, 21 horas) y 'Lost Dog...' (Teatro Villa de Molina de Segura, 18 de noviembre, a las 18, 19.30 y 21 horas).

Más allá de cambios de público, evoluciones y adaptaciones a los nuevos tiempos, lo que, sin embargo, se ha mantenido fiel al arte de la manipulación de objetos y, hoy sigue siendo su seña de identidad, es, defiende Salcedo, «el cuidado y el mimo en la creación del objeto. Porque, al final, estén o no presentes las nuevas tecnologías, participe o no el actor en el texto..., la esencia es la magia, el halo de vida con el que cuentan los objetos, y ahí da igual todo lo demás». «Un titiritero -define- es aquella persona que logra dar vida a un cuerpo inanimado, que le da alma a algo que no la tiene». Que logra magia.

Más

Fotos

Vídeos