Más mujeres como Eva

Alexis Grohmann, José María Pozuelo, Lia Ogno, Arturo Pérez-Reverte y José Manuel López de Abiada, ayer, en Génova./J. B.
Alexis Grohmann, José María Pozuelo, Lia Ogno, Arturo Pérez-Reverte y José Manuel López de Abiada, ayer, en Génova. / J. B.

José María Pozuelo llama la atención sobre los personajes femeninos en la obra de Pérez-Reverte en el cierre del congreso sobre su obra en Génova

LA VERDADGÉNOVA

Paolo Comanducci, rector de la Universidad de Génova, quien confesó ser un ferviente lector de las novelas del autor homenajeado, clausuró ayer el congreso internacional dedicado al escritor cartagenero Arturo Pérez-Reverte, en el que han participado doce especialistas de seis universidades americanas y europeas. Antes, José María Pozuelo, catedrático de la Universidad de Murcia y director, junto con José Belmonte, de la Cátedra Arturo Pérez-Reverte, puso de manifiesto en su conferencia que aún está por hacer un estudio serio y profundo sobre los personajes femeninos en la narrativa del autor murciano. Aseguró, aludiendo a ciertas mujeres revertianas como Eva, protagonista de su última obra; Mecha Inzunza, de 'El tango de la guardia vieja'; y Adela de Otero, de 'El maestro de esgrima', que estos personajes comparten fortaleza, protagonismo e igualdad con los héroes masculinos. «Astarloa -aseguró- no sería nada sin Adela de Otero, quien le disputa a su maestro la inteligencia». En el último relato publicado, 'Eva', se produce, según Pozuelo, una pugna física y también sexual: «Es la pelea entre dos inteligencias. En Eva hay tanta sensualidad como inteligencia».

El profesor de la Universidad de Edimburgo Alexis Grohmann dejó claro que en la narrativa de Pérez-Reverte el mundo está perfilado como «un caos desprovisto de sentido y abandonado por los dioses», y citó su novela 'El pintor de batallas', donde se habla de «dioses borrachos jugando al ajedrez».

Ya en la mesa redonda, donde se incorporó el propio Pérez-Reverte, coordinada por los profesores Lia Ogno (Universidad de Turín) y José Manuel López de Abiada (Universidad de Berna), el autor de 'Falcó' confesó ante el público que abarrotaba el salón de actos del rectorado que en su mente hay una imagen que sigue intacta desde su infancia: un guardia de corps que defiende con su vida la puerta de María Antonieta cuando ella se hallaba ausente. Se refirió después a sus primeras lecturas, aquellas que no olvidará jamás, hasta el punto de que «es fácil rastrear en mis obras los libros que he leído». «A los libros -apostilló- les debo mi lucidez». Finalmente, ante las preguntas del público, Pérez-Reverte confesó que, al contrario de lo que muchos puedan pensar, «aún sigo teniendo fe; una fe distinta, de lector. Una fe absoluta en la literatura que es para mí como un analgésico».

Temas

Umu

Fotos

Vídeos