Un libro rescata a las científicas eclipsadas o ninguneadas

R. C.BARCELONA

Cuando se pregunta por el nombre de una mujer científica, solo suele recordarse el de Marie Curie, pero son muchas las mujeres que han hecho grandes contribuciones a la ciencia, como señala el libro 'La ciencia oculta', que intenta reparar este olvido divulgando la labor de quince científicas poco reconocidas. El libro, editado por Fundación Antoni Esteve y escrito por el catedrático de Farmacología Sergio Erill, reivindica el papel que jugaron estas investigadoras, desconocidas para el gran público, en grandes descubrimientos científicos.

Revelar su trabajo olvidado, nunguneado o incluso escondido en la historia de la ciencia es el objetivo de 'La ciencia oculta', que repasa la trayectoria de quince científicas «que alcanzaron grandes hitos en la historia de la ciencia». El texto explica que, si bien algunas vieron reconocido su labor, «otras fueron olvidadas o relegadas a una zona de claroscuros que conviene alumbrar», informa EFE. Erill se adentra en la trayectoria de mujeres como Hipatia, «elemento clave de la comunidad científica de Alejandría», o de la astrofísica norirlandesa Jocelyn Bell Burnell (Belfast 1943), que pese a ser determinante en el descubrimiento del púlsar jamás fue reconocida con el Premio Nobel, que fue a parar a sus compañeros Antony Hewish y Martin Ryle. De hecho, Fred Boyle, fundador del Instituto de Astronomía de Cambridge y considerado como uno de los científicos más importantes del siglo XX, catalogó el desplante a Bell como «un robo».

El libro recuerda a Mina Fleming, que descubrió diez novas, 52 nebulosas y 310 estrellas variables; Ada Lovelace, que contribuyó al desarrollo de la máquina calculadora mecánica y creadora del primer algoritmo para ser analizado por una máquina o Amalie Emmy Noether, matemática que revolucionó las teorías de anillos, cuerpos y el álgebra.

Fotos

Vídeos