«El futuro es esperanzador»

Las poetas Dionisia García, Vega Cerezo e Inma Pelegrín. / Guillermo Carrión / AGM

La Biblioteca Nacional conmemora el lunes el Día de las Escritoras para reivindicar su figura y sus obras. «Hemos avanzado, pero queda mucho por hacer», defienden las poetas murcianas Dionisia García, Vega Cerezo e Inma Pelegrín

Rosa Martínez
ROSA MARTÍNEZ

Carolina Coronado, Mercedes Cabello de Carbonera, Caterina Albert, Juana de Ibarbourou, Elena Fortún, Teresa de la Parra o Julia de Burgos. Sus nombres apenas aparecen en los libros de texto. Son escritoras, grandes autoras españolas e hispanoamericanas olvidadas por la historia cuyas obras, sin embargo, forman parte del importante legado que durante siglos ha ido nutriendo las letras españolas. Junto a ellas figuran otros muchos nombres de mujeres escritoras que lograron volcar y publicar en papel sus inquietudes y anhelos, sus vivencias y recuerdos. Al fin y al cabo, reconoce Dionisia García, «todos escribimos desde la memoria».

La Biblioteca Nacional de España (BNE) conmemora el próximo lunes el Día de las Escritoras, una jornada reivindicativa de las letras en femenino impulsada el pasado año por la propia institución con el objeto de dar voz y luz a la figura y obra de grandes autoras cuyos nombres, en la mayor parte de los casos, han pasado y siguen pasando desapercibidos para lectores y público. La iniciativa, que lleva este año por título 'Mujeres, saber y poder' y cuyo programa contempla una lectura pública -el lunes en Madrid- de textos firmados por una veintena de autoras entre las que figuran las citadas al inicio de esta página, es una forma, cree Vega Cerezo, de «hacer justicia a muchos años de invisibilidad». Cerezo (Murcia, 1970) es junto a Inma Pelegrín (Lorca, 1969) y García (Fuente Álamo, Albacete, 1929) una de las voces poéticas femeninas de la Región. El próximo martes publicará su nuevo poemario, 'Lo salvaje', con el sello murciano Raspabook. La situación de la mujer en la literatura, reconoce, ha cambiado mucho, pero «sigue siendo importante darle visibilidad». «Aún hoy, cuando se habla de literatura, las referencias a mujeres escritoras suponen solo el 10%», apunta Pelegrín. Está convencida la autora de obras como 'Óxido' y 'Cuestión de horas', ambas reconocidas con sendos premios de poesía, de que, a lo largo de la historia, «se han perdido muchas obras de calidad» por el simple hecho de estar firmadas por una mujer. «Y nos las hemos perdido todos, hombres y mujeres», afirma.

El Día de las Escritoras impulsado por la BNE -se festeja el primer lunes posterior al 15 de octubre, onomástica de Santa Teresa de Jesús-, piensan las autoras murcianas, reunidas por 'La Verdad', es una apuesta importante en la lucha por la visibilidad de aquellas autoras olvidadas, pero no debe ser un acto puntual, sino una constante que hay que convertir, apunta Cerezo, en «cotidianeidad». «Hemos avanzado bastante desde las hermanas Brontë, pero queda todavía mucho por hacer», cree García. «La Universidad de Murcia -recuerda- celebró el año pasado un congreso muy interesante sobre mujeres escritoras en el que se recogieron muchas voces a las que no se prestó atención en su momento. Se hacen cosas, pero hacen falta más». En la cita, que contó con la presencia de la escritora e historiadora Ángeles Caso, participó también García, autora de poemarios tan celebrados como 'El vaho en los espejos' -su primera obra-, 'El engaño de los días', 'Voces detenidas', y 'Señales', con una ponencia acerca de la poeta rusa Anna Ajmátova que leyó la profesora titular de la Universidad de Murcia Juana Castaño.

VOCES MURCIANAS Inma Pelegrín «Aún hoy, cuando se habla de literatura, las referencias a mujeres escritoras suponen solo el 10%» Dionisia García «Lo que nos hace falta es unirnos. Más unión, de hombres y mujeres. En mi época había grupos y nos reuníamos» Vega Cerezo «Hay una generación muy potente con un capital enorme que en unos años va a estar a un gran nivel. Falta que aflore»

«Lo que nos hace falta es unirnos. Más unión, de hombres y mujeres», defiende la poeta albaceteña afincada desde hace años en la Región. «En mi época había grupos de diferentes edades y nos reuníamos. Ahora lo que ocurre es que no hay apoyos, y no se ayuda a los colectivos que se inician porque no interesa que la gente piense», sostiene García.

Para Cerezo lo importante es la obra, el contenido, y crear espacios de visibilidad en los que tengan cabida las creaciones tanto de autores como de autoras. «Hombres y mujeres escriben desde sensibilidades diferentes, pero no por ello esto tiene que ser un elemento diferenciador. Lo interesante es lo que se dice y cómo se dice», expone Cerezo. «La lucha por la visibilidad de la mujer en el mundo de la cultura y en otros ámbitos -añade- es muy joven, apenas tiene un siglo, y entre medias hay cuatro décadas de parón por la dictadura». «Es ahora cuando empiezan a verse, cada vez con más frecuencia, títulos firmados por mujeres en los catálogos de las editoriales».

Nombres como los de Gloria Fuertes para Inma Pelegrín, María Zambrano, Carmen Conde y Elena Soriano para García, y la propia poeta albaceteña para «todas las escritoras murcianas», coinciden en señalar Pelegrín y Cerezo, son los referentes que les han acompañado en su incursión en la literatura. «Las mujeres hoy no tienen referentes femenimos», lamenta Pelegrín, y «la imagen que se da en televisión de la mujer no ayuda».

El futuro, dicen, no obstante, «es esperanzador». «En la Región hay una gran cantidad de mujeres haciendo trabajos interesantísimos: ilustradoras, pintoras, escritoras..., una generación muy potente con un capital enorme que en unos años va a estar a un gran nivel. Falta que aflore con más virulencia», cree Cerezo. «Y tenemos que tener la gallardía de dejarles pasar», concluye García.

Temas

Libro

Fotos

Vídeos