«Yo mismo he sido alguna vez Falcó», reconoce Pérez-Reverte

Gonzalo Navajas, José María Pozuelo Yvancos, Arturo Pérez-Reverte y Julio Mínguez, ayer en Génova./
Gonzalo Navajas, José María Pozuelo Yvancos, Arturo Pérez-Reverte y Julio Mínguez, ayer en Génova.

El autor cartagenero asiste en Génova a un congreso internacional dedicado a su obra

LA VERDADGÉNOVA

«Falcó es más yo de lo que pensaba, aunque en mi caso no soy amoral como él, ni un sinvergüenza». Estas fueron algunas de las palabras expresadas, a propósito de su última novela publicada, 'Eva', por Arturo Pérez-Reverte, quien participó en una mesa redonda en un congreso, de ámbito internacional, inaugurado ayer en la universidad italiana de Génova, bajo el patrocinio de la Cátedra de la Universidad de Murcia que lleva el nombre del escritor, y dedicado al estudio de su obra narrativa. En esta primera jornada, Gonzalo Navajas, prestigioso hispanista de la universidad estadounidense de Los Ángeles-Irvine, disertó sobre la épica histórica y la ética del relato del narrador y periodista cartagenero, haciendo hincapié en su novela 'Un día de cólera', donde, según Navajas, la ejemplaridad surge no de los intelectuales de la época, el siglo XIX, sino de una identidad colectiva nacional.

Por su parte, M. Therése García, profesora emérita de la Universidad de Toulon, se refirió a la importancia de la imagen en buena parte de las obras de Reverte, y muy especialmente en la saga del capitán Alatriste. «La imagen -aseguró- llega a imponerse sobre la propia escritura». Y la razón no es otra que el deseo de su autor de enseñar deleitando.

En la mesa redonda que cerró esta primera jornada, coordinada por los profesores Marco Succio (Universidad de Génova y presidente del comité organizador) y José Belmonte -codirector de la Cátedra Arturo Pérez-Reverte y crítico literario de 'La Verdad'-, el autor de 'El maestro de esgrima' intervino en la misma respondiendo a las cuestiones que se plantearon. La mayor parte de sus palabras estuvieron referidas a su última entrega, la novela 'Eva', continuadora de la saga dedicada a Falcó, un personaje sin escrúpulos, guapo, vividor, mujeriego e inteligente, que lleva a cabo su labor de espía durante los primeros años de la Guerra Civil. «Con la edad -apostilló Pérez-Reverte-, uno mira el mundo con más ecuanimidad, y esa mirada te aleja de las pasiones y de lo inmediato; se llega a ser más indiferente ante la estupidez. Falcó es un personaje que solo podía inventármelo a la edad que ahora tengo». «Yo mismo -insistió- he sido Falcó en alguna ocasión».

Pérez-Reverte dedicó también unas palabras a la cultura, que calificó como «un consuelo». «El mundo, que es una mierda, se hace algo soportable gracias a escritores como Dante, Homero o Virgilio», aseguró. El escritor arremetió contra esos nuevos planes de estudio que han eliminado materias como el Latín, el Griego y la Historia del Arte: «Me ha sorprendido que incluso aquí en Italia ya nadie estudie Latín en las escuelas. Las nueva tecnologías y, sobre todo, los políticos han eliminado al ser humano. En buena parte de mi obra se observa la nostalgia del ser humano».

Hoy concluye el congreso con las conferencias de los profesores José María Pozuelo Yvancos (codirector de la Cátedra Pérez-Reverte y catedrático de la UMU) y Alexis Grohmann. El programa se cierra con una segunda mesa redonda en la que de nuevo participa Pérez-Reverte, acompañado por los profesores López de Abiada (Universidad de Berna) y Lia Ogno (Universidad de Turín).

Fotos

Vídeos