«Voy a intentar ser Liria»

El torero Pepín Liria./Martínez Bueso
El torero Pepín Liria. / Martínez Bueso

El torero ceheginero reaparece esta tarde en Illescas tras una década retirado para celebrar las bodas de plata de su alternativa

FRANCISCO OJADOSMURCIA

Es el gran protagonista taurino del día. Reaparece diez años después de su emotiva retirada de los ruedos el 12 de octubre de 2008. Una aparición de luces, en la corrida goyesca conmemorativa del 125 aniversario de la plaza de toros de Murcia, y dos festivales, uno histórico el 3 de julio de 2011 a beneficio de la mesa solidaria creada tras los terremotos de Lorca del 11 de mayo de 2011, y otro el año pasado en el tradicional festival taurino a beneficio de la AECC, han sido los paseíllos esporádicos y extraordinarios que ha realizado Pepín Liria (Cehegín, 1970) después de aquella fecha en la que anunciaba su despedida.

La de este año será una temporada especial para el 'león de Cehegín'. Cumple sus bodas de plata como matador de toros. Veinticinco años de alternativa que celebrará en el ruedo y frente al toro. La de hoy será la primera de una serie limitada de festejos en los que Pepín intervendrá este 2018 para volver a colgar el traje de luces a final de año. El lugar escogido es Illescas, en Toledo, tierra con tradición taurina y plaza moderna y cubierta. La Feria del Milagro la llaman.

«Es bonito saber que, diez años después, todavía tienes el cariño y el apoyo de la gente»

-¿Cómo está ante el día en el que vuelve a vestir el traje de luces?

-Feliz. Se trata de una decisión muy madurada y creo que bien tomada. Cuando estaba en activo las dudas me asaltaban todos los años. Dudaba de si sería capaz de repetir lo que había hecho años atrás ante el toro, y luego salía el toro y era capaz de resolverlo. Ahora han pasado diez años y las dudas son un poquito más grandes, pero espero resolverlas, como antaño.

-Quien conoce su trayectoria sabe que se preparaba a fondo para llegar en plena forma al comienzo de cada temporada. ¿Cómo ha sido la preparación para llegar a este día?

-Como cuando estaba en activo, a pesar del poco tiempo que he tenido, ya que pensaba que iba a iniciar mi temporada más adelante. Viviendo en el campo, rodeado de mi cuadrilla, con el traje de torear y el chándal encima colocado desde las ocho de la mañana, e intentando torear lo máximo posible en el campo. En ese aspecto, quiero agradecer el trato de los ganaderos que me han abierto de nuevo las puertas de sus casas, y de los compañeros con los que he podido torear en el campo.

-Espartaco siempre ha estado a su lado.

-Sí. Espartaco ha sido muy culpable de todo lo que me ha pasado en mi carrera, y de muchas de las decisiones que tomé, muy complejas y complicadas, que, vistas ahora con la perspectiva del tiempo, tal vez sin tener su apoyo y su sabiduría, no las hubiera tomado. En estos momentos, creo que él está incluso más preocupado que yo. Sabe de la responsabilidad que supone una decisión como esta. A mí me pasó cuando hace dos años él decidió torear el Domingo de Resurrección. Estas semanas hemos estado todo el día al teléfono y me ha acompañado al campo. Está preocupado por mi preparación, y eso también me da una cierta tranquilidad: saber que tengo el apoyo y el ánimo de Juan, pero no solo de él, sino, también, de todas las figuras del toreo. Sentir ese calor, ese cariño, y también la admiración de mis compañeros me da mucha tranquilidad.

-Habla de los compañeros, pero también es importante la manera en que la afición ha recibido esta reaparición, en especial la murciana, que hoy viaja a Illescas para acompañarle.

-Esa es otra responsabilidad. El mozo de espadas me ha comentado que no ha parado de recibir llamadas de gente que quería encargar entradas. Es bonito saber que, diez años después, todavía tienes el cariño y el apoyo de la gente. Siempre he dicho que con Murcia estaré en deuda toda mi vida, de ahí que todo lo que yo pueda hacer por los murcianos sea poco. Me han dado demasiado. Lo digo como lo siento: sin Murcia, mi historia prácticamente no hubiese sido posible. Por eso, en un día tan bonito, no quiero fallarles, y voy a intentar darlo todo. Voy a intentar ser Liria, y ser consecuente con mi historia, con el respeto siempre a mi profesión y a mis compañeros, que está por encima de todo.

-Habla de respeto por la profesión.

-Esta aventura nace del pequeño homenaje que quiero rendir a dos compañeros (Víctor Barrio e Iván Fandiño) que dejaron su vida en el ruedo, e hicieron más grande mi profesión, y, por tanto, me hicieron más grande a mí, e intentaré estar a la altura de las circunstancias.

-La de Illescas será la primera de de 4 o 5 corridas esta temporada.

-Ese es el planteamiento. Yo siempre había pensado en una tarde, y que fuese en una plaza de la Región, para no salirme de lo que anuncié cuando me retiré, de que siempre torearía para los murcianos, si lo necesitaban, o para cosas muy especiales. Pero esto ha surgido también de una manera especial, por estos 25 años, y me voy a mover en esa cifra. Vamos a esperar a ver qué pasa en una tarde como la de hoy, con la tranquilidad de saber que no tengo que ganarme, como antaño, las temporadas tarde tras tarde. La temporada está enfocada así y son tardes para disfrutar.

-El cartel es de figurones del toreo. Hará el paseíllo con El Juli y Manzanares.

-Ese es el reto. Esa era la ilusión que yo tenía cuando era niño y empecé a soñar con ser torero. En la puerta de cuadrillas tengo a dos referentes que están tirando estos últimos años del carro de la fiesta, y ese es un compromiso añadido a una tarde de mucha responsabilidad para mí. Ante los retos grandes, siempre me manejé bien, y cuando competí con los mejores creo que no defraudé. Así seguiré, siendo fiel a mi manera de entender el toreo. Ahora viene un torero más maduro, tal vez más reposado, pero el ADN y las señas de identidad de Liria están ahí, y hasta el último día de mi vida tengo que ser consecuente con mi historia y con la marca Liria.

-Esperemos que podamos tener la foto de la terna saliendo por la puerta grande de la plaza de Illescas.

-Dios quiera. Sería muy bonito, sobre todo por la expectación que se ha despertado y porque con todo eso gana la fiesta.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos