«Tenemos más demandas de las que podemos atender»

Rosa Martínez
ROSA MARTÍNEZ

La sede del Cervantes en Pekín es, afirmó ayer Juan Manuel Bonet en Murcia, «una de las que mejor funcionan» de los 87 centros con los que cuenta la institución en 44 países diferentes. La demanda de español es cada vez más alta y el centro ha firmado importantes acuerdos con universidades de China: «Todo lo que se hace en Pekín tiene repercusión», aseguró Bonet, quien acaba de cumplir un año al frente del Instituto Cervantes tras sustituir a Víctor García de la Concha. Precisamente, el continente asiático es, junto con África, una de las zonas en las que el instituto tiene previsto crecer. El centro espera convertir en los próximos meses su centro de Seúl en una sede oficial del Cervantes, al igual que prevé que ocurra en Dakar, en Senegal. «Vamos a incrementar nuestra presencia en el África subsahariana y también en Asia. Ambas ciudades están en nuestra vía de crecimiento. Actualmente todos los institutos culturales europeos están apuntando a esta dirección y nosotros también tenemos que estar ahí», señaló Bonet, quien reconoció que la presencia del Cervantes en Asia todavía es modesta.

No obstante, destacó el trabajo que la institución realiza en Europa y en el norte de África, concretamente en Marruecos, donde, «a pesar de que se ha publicado que el estudio del español ha perdido peso, seguimos haciendo un buen trabajo», apuntó el responsable. Bonet reconoció que «los presupuestos siguen siendo complicados» y «tenemos muchas más demandas de centros de las que podemos atender», pero igualmente destacó que el instituto ha superado la crisis «sin cerrar prácticamente ningún centro».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos