Una década deconstruyendo el español

Una década deconstruyendo el español

Fundación Telefónica ha financiado durante la última década la investigación más completa sobre las implicaciones económicas del idioma

LUIS J. RUIZBogotá

Cuando hace ahora más de una década en la mesa de los responsables de Fundación Telefónica recaló la propuesta de analizar la dimensión económica del español, su apuesta por el proyecto fue firme. Corría el año 2006 y desde entonces el respaldo a la magna investigación -liderada y coordinada por los economistas José Luis García Delgado, José Antonio Alonso y Juan Carlos Jiménez y en la que han participado más de 200 investigadores- ha mantenido una intensidad que ha terminado por alumbrar 14 tomos en los que se aborda desde la importancia del español en la internacionalización de las empresas, hasta su efectos en los flujos económicos internacionales pasando por su presencia en la Red o en la comunicación científica, entre otros muchos aspectos. Todos los libros se pueden descargar libre y gratuitamente desde la página web de Fundación Telefónica (www.fundaciontelefonica.com/publicaciones).

La idea era “hacer un proyecto de investigación interdisciplinar y crear opinión sobre la importancia y el carácter estratégico que tiene la lengua como un activo intangible de la cultura, de la economía, de la sociedad de los más de 500 millones de hispanohablantes”, recuerda, más de una década después, Rosa Mª Sáinz, gerente de Proyectos Editoriales de Fundación Telefónica. Durante ese largo alumbramiento el trabajo ha ido ganando peso y ampliando su foco hasta convertirse en una referencia global. Y eso que, según bromeaba en las jornadas Futuro en Español de Chile de este año su coordinador, José Luis García Delgado, en un primer momento pensaron que con un tomo sería suficiente. Al final han sido 14. “Se abordan distintos aspectos como el español como lengua de comunicación científica, su importancia como lengua extranjera, su presencia en los flujos internacionales… Hay muchísimas cuestiones que se tratan de forma muy profunda. Ha sido un apuesta muy ambiciosa que ha permitido que Telefónica y Fundación Telefónica se hayan ganado un espacio propio en el estudio del español”, completa Sáinz.

La razón de ser de la Fundación Telefónica se concreta en apenas un par de líneas: mejorar las oportunidades de desarrollo de las personas a través de proyectos educativos, sociales y culturales, adaptados a los retos del mundo digital. Esa es la premisa fundamental sobre la que se asientan los cuatro pilares en los que la entidad concentra su trabajo: educación, empleabilidad, cultura digital y voluntariado. Con esas premisas, sostiene la representante de la Fundación, el estudio Valor Económico del español “encaja desde el punto de vista estratégico de la Fundación, que representa la cara social de la compañía. Entre nuestros objetivos está dar a conocer y difundir la cultura desde el punto de vista más amplio y el español, como un valor intangible, encaja ahí”. Pero hay algo más. La empresa matriz, Telefónica, es una de tantas grandes firmas españolas que a la hora de dar el salto al mercado internacional también se benefició del idioma común a para tomar posiciones en el mercado latinoamericano.

En esa realidad, en el hecho de abordar el salto internacional como empresa al mercado global encuentra su razón de ser la segunda parte del proyecto, la que profundiza en la importancia estratégica que en ese momento tiene compartir un idioma. Y Telefónica, apostillan desde la Fundación, puede hablar en primera persona de esos réditos ya que una parte muy importante de negocio de la operadora se encuentra en los países latinoamericanos. “Uno de los factores clave que facilita esa internacionalización es el idioma, ya que aquel es nuestro mercado natural”. Así, ese segundo gran bloque de la investigación “se centra en identificar, conceptualizar y cuantificar las ventajas que tiene para los países de habla hispana contar con una lengua como la nuestra”.

Tras diez años de intenso trabajo, ahora ha llegado el momento de disfrutar de infinidad de puertas, de líneas de investigación que, a buen seguro, alumbrarán nuevos estudios. El pasado mes de febrero se celebró en Madrid el acto de clausura de la investigación que estuvo presidido por los Reyes de España y en el que una intervención del escritor y premio Nobel Mario Vargas Llosa puso el broche de oro al proyecto.

“Lo hemos ido presentando en diferentes lugares en los que se ha evidenciado una inquietud por este tema: en la Universidad de Harvard en Boston, en Heilderberg, en Bogotá, en la Biblioteca del Congreso en Washington, en el Instituto Cervantes en Nueva York, en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (México) y en el ITAM (México) y nos han ido acompañando instituciones como el Instituto Cervantes, la SEGIB, la RAE, el Instituto Elcano”, completa la gerente de proyectos editoriales de Fundación Telefónica. Además de manera paralela la Fundación ha apoyado diferentes iniciativas vinculadas al idioma común. “Es importante aunar esfuerzos”, sostiene Sáinz.

El proyecto Futuro en Español liderado por Vocento responde a esa filosofía compartida. “Hay que difundir la cultura del español. Decía uno de los investigadores que es importante desarrollar el sentido de pertenencia de club. Todos, los más de 500 millones de hispanohablantes tenemos el español como un intangible común y que es ese valor de pertenencia al club”.

El club más grande del mundo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos