Corto Maltés navega de nuevo

Fragmento de la portada de 'Equatoria', álbum que Casterman publica en Francia en septiembre./R. C.
Fragmento de la portada de 'Equatoria', álbum que Casterman publica en Francia en septiembre. / R. C.

Juan Díaz Canales y Rubén Pellejero resucitaron hace dos años al marinero errante que Hugo Pratt creó en 1967 'Equatoria', el segundo álbum que facturan los españoles, llevará en septiembre al romántico antihéroe a la turbulenta África colonial de 1910

MIGUEL LORENCI

Madrid. Hace medio siglo comenzaba la singladura de Corto Maltés, uno de los personajes icónicos del cómic. Resucitado por Juan Díaz Canales -guionista- y Rubén Pellejero -dibujante-, el enigmático y errático marino creado por Hugo Pratt (1927-1995) leva amarras en septiembre con la entrega de un nuevo álbum. Medio siglo después de aparecer en mitad del Pacífico, la singladura de Corto Maltés continúa con 'Equatoria', la segunda aventura firmada por los españoles que aceptaron el desafío de tomar el testigo de Pratt y revivir al legendario aventurero, tan notable como Tintín o Astérix en la historia del noveno arte.

«Respeto las claves del dibujo de Pratt, hasta el modo de andar y correr del personaje, para que siga siendo él», explica Pellejero. El guionista ha dado «una vuelta de tuerca a la ironía del marino», a quien describe como «un tipo ingenioso y elegante». Veremos a Corto Maltés en el África de 1910, en pleno conflicto colonial, una época convulsa que el guionista recrea con minucioso detalle. Armado por primera vez con un revólver, con aire de vaquero y sin su mítica casaca, pañuelo al cuello en lugar de chalina, el lacónico y reflexivo marino sigue siendo un paradigma de la libertad.

'Bajo el sol de medianoche', el primer álbum sin intervención de Hugo Pratt, apareció en 2015. Se vendieron 220.000 ejemplares y se triplicó la demanda de todo el catálogo de Pratt. El primer cómic de Corto Maltés, 'La balada del mar salado', se publicó en julio de 1967 en la revista italiana 'Sergent Kirk'. Aparecía Maltés abandonado a la deriva en el Pacífico y como personaje secundario. Hugo Pratt jamás imaginó que su marinero errante protagonizara una serie y sería un personaje tan legendario.

«Soy el Océano Pacífico. El mayor de todos. Me llaman así desde hace mucho. Pero no es cierto que esté siempre así. A veces me enfado y la emprendo con todo y con todos. Hoy mismo acabo de calmarme de la última rabieta», comenzaba el primer álbum del enigmático, elegante y solitario marino que cada año coloca unas 100.000 copias de sus álbumes y cuya cotización crece como la espuma en las subastas.

«Las obras de Pratt suscitan un increíble interés internacional. Ocupan un lugar destacado en el Olimpo de los coleccionistas de cómics y sus historietas experimentan en los últimos años revalorizaciones de vértigo», explica Luca Mencaroni, experto en cómics de la firma de subastas Catawiki. «Algunos álbumes del autor italiano se han vendido por 200.000 euros», destaca. Y eso que las nuevas generaciones, absortas en las pantallas del inabarcable universo multimedia, no sienten la misma pasión que sus progenitores por los cómics clásicos.

«En tiempos de crisis coleccionar a Corto Maltés es una buena inversión; el valor de las obras de Pratt sigue aumentando», señala Mencaroni, que exhibe una larga batería de razones que justifican el poderoso atractivo del marinero creado en Italia, pero que la revista 'Pif' encumbró en Francia. «Corto Maltés es un héroe contemporáneo, solitario, diferente, de alguna manera perdido y condenado; con una única alma en el fuego como diría Bukowski».

Dandi inconformista

Con su gorra de visera acharolada, su elegante casaca con bocamangas, su arete y su perenne y humeante cigarrillo, hoy políticamente incorrecto, «su vestuario podría clasificarse entre dandi e inconformista», asegura Mencaroni. «No tiene superpoderes: es como cualquiera de nosotros, pero con la capacidad de hacernos sentir como héroes. Prefiere la libertad y la imaginación antes que la riqueza», enumera este gran conocedor del personaje. Lamenta que no sea aún un astro del cine como Tintín o Astérix «a pesar de ser fácilmente adaptable a la gran pantalla, que podría interpretar una estrella de Hollywood».

Cree que sus historias, «en las que se habla de conflictos geográficos y religiosos o de la pérdida de identidad tienen plena vigencia». Prueba del creciente interés por Corto Maltés, al que idolatraron Umberto Eco o Françoise Miterrand, son las exposiciones, campañas publicitarias, tesis doctorales y novelas que genera el antihéroe, como 'Querido Corto Maltés', de la española Susana Fortes.

Hijo de una gitana sevillana -La Niña de Gibraltar- y de un marinero de Cornualles, Corto Maltés nació en El Peñón el 10 de julio de 1887. De infancia cordobesa, su primera aventura transcurre en 1915, en la I Guerra Mundial. Pero Pratt lo situó una entrega posterior en 1904, en Manchuria, en la guerra ruso-japonesa donde se cruza con un joven escritor y aventurero, Jack London.

Temas

Comic

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos