«Siempre he soñado con el Goya»

Jesús Gil, peinando a la actriz Carolina Bang en un rodaje./
Jesús Gil, peinando a la actriz Carolina Bang en un rodaje.
Jesús Gil, peluquero

El estilista de Calasparra está nominado a un premio a mejor maquillaje y peluquería por su trabajo en 'Pieles', de Eduardo Casanova

NATALIA BENITOMURCIA

Es posible que esta noche Jesús Gil (Calasparra, 1980) cumpla un sueño de la infancia: ganar un premio Goya. El peluquero está nominado en la categoría de mejor maquillaje y peluquería junto a Lola Gómez y Óscar del Monte por su trabajo en 'Pieles', la ópera prima de Eduardo Casanova que reflexiona sobre cómo la apariencia física nos condiciona. El peluquero, que comenzó sus estudios en una academia de Murcia, lleva catorce años en Madrid, donde ha trabajado en diversos proyectos como musicales, publicidad o para el Teatro Real. El estilista habla con 'La Verdad' mientras termina con sus preparativos para la gala, «ya lo tengo casi todo y estoy más tranquilo», en el tiempo que le deja el rodaje de la última temporada de 'Cuéntame cómo pasó', donde trabaja desde hace nueve años peinando a la familia Alcántara.

-¿Qué sintió al recibir la noticia?

-Estaba en casa con una amiga y me llamaron unos amigos que estaban viviéndolo en directo. Imagínate. Sabía que teníamos opción pero nunca me lo habría imaginado. Me sentí la persona más feliz del mundo. Fue muy bonito. Es lo más importante para mí a nivel laboral. No he hecho mucho cine y ha sido un reconocimiento que aún no me termino de creer.

Así lo ve

El cariño de sus paisanos
«Desde mi pueblo estoy recibiendo un montón de muestras de cariño, y no me esperaba tanto»
Sobre la película 'Pieles'
«La primera vez que leí el guión dije: 'Lolita, yo esto no lo hago', no me sentía capaz»
La ilusión de llevarse el premio
«Me acostaba diciendo: me encantaría poder estar ahí alguna vez [tras la gala de los Goya]»

-¿Cómo ha vivido los días previos a la entrega de los galardones?

-Es estresante. Es muy bonito sobre todo por la gente. Todo el mundo te llama, te escribe, te da la enhorabuena desde el trabajo, los amigos... desde mi pueblo estoy recibiendo un montón de muestras de cariño y no me esperaba tanto. Es alucinante. Todo esto es muy divertido. Estresante por los preparativos. Todo tiene que estar correcto y a medida, hay que seguir un protocolo.

-¿Qué pensó cuando le propusieron el proyecto?

-Lolita [Lola Gómez], la maquilladora, me lo propuso y en un principio me pareció un poco extraño todo, porque está fuera de lo común. Me mandó el guión y la primera vez que lo leí le dije: «Lolita, yo esto no lo hago», no me sentía capaz. Además, pensaba que era algo que iba a crear mucha polémica, que efectivamente la creó, pero ella me convenció. Cuando leí el guión por segunda vez me di cuenta de que el texto iba más allá de que una chica tuviera el culo en la cara o una persona sea excesivamente gorda, hay un mensaje mucho más profundo que me pareció muy interesante.

-¿En qué cree que le puede beneficiar este premio?

-No pienso que beneficie especialmente a los técnicos del cine como yo. Lo que funciona es que te conozcan, que te vean trabajar, que hablen de ti. Creo que los productores no te llaman en función de los Goyas que tengas sino en función de la reputación en tu trabajo. Es un premio muy bonito pero no creo que repercuta demasiado.

-¿Siempre tuvo claro que quería dedicarse a la peluquería?

-Si, desde que era niño. Soy el cuarto de cuatro hermanos chicos y no tenía posibilidad de tener muñecas. Iba a casa de mis vecinas y jugaba con sus muñecas: las peinaba, les cortaba el pelo...

-¿De qué forma le ha enriquecido el trabajo en 'Pieles'?

-Profesionalmente lo ha sido todo. He tenido la suerte de trabajar con Eduardo Casanova, que es impresionante. Siendo tan joven, tiene un talento que no es normal. Me tiene enamorado. Lo tiene todo tan claro que me ha enseñado él a mí, siendo él quince años menor que yo. Lolita y Oscar son dos estrellas del medio y he aprendido muchísimo. A nivel personal, me parece que el guión tiene un mensaje muy bonito que a mí me ha llegado y deberíamos tener en cuenta todos.

-¿Cómo era el día a día en el rodaje de 'Pieles'?

-Cada día era una aventura. Era una producción muy pequeña y no había muchos medios. Los que decidimos hacerlo era con todas las consecuencias. No teníamos tiempo. Las condiciones eran difíciles. Rodamos en pleno agosto, con todo lo que eso conlleva. Era un rodaje duro pero lo recuerdo con mucho cariño, me divertí mucho. Trabajar con Eduardo Casanova es una fiesta. Había días que estaba enfermo y aun así seguía al pie del cañón y gastaba bromas.

-¿Son pacientes los actores?

-Tremendamente. Yo creo que jamás hubiera aguantado eso. Hacían una media de dicecisiete horas de trabajo, doce de rodaje y cuatro o cinco de maquillaje. Con el agravante de llevar una prótesis en la cara que les impedía comer, por ejemplo, o como Macarena Gómez, que llevaba los ojos tapados todo el rato. No me llegó a ver nunca porque cuando yo llegaba a trabajar ella ya estaba caracterizada. Casualmente, un año más tarde volví a trabajar con ella y fue divertido porque no me reconocía físicamente.

-¿Qué es lo que más le fascina de las artes escénicas?

-Lo que más me gusta y por lo que más lucho por seguir trabajando en ello es poder llegar a recrear una época, un momento y una situación a través de los peinados. En 'Cuéntame' tengo la gran suerte de trabajar la época. Poder transportar a la gente con ver un peinado me fascina. Que tu madre diga «ah, mira, ese pelo lo llevé yo», eso me parece maravilloso. Y transportarte hacia más atrás en el tiempo. Los siglos XVI y XVII, las pelucas... Ese es mi sueño.

-¿Y con qué más sueña?

-Sueño con llevarme un Goya y siempre lo he soñado. Desde que tengo uso de razón recuerdo quedarme por las noches viendo la gala. Me emocionaba. Además, después de cada gala ponían un película representativa de la edición y siempre la veía. Me acostaba diciendo: me encantaría poder estar ahí alguna vez.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos