Luis López Carrasco: «Me encontré sin herramientas para entender el presente»

El cineasta murciano Luis López Carrasco, en Las Torres de Cotillas./Rafa Ayuso
El cineasta murciano Luis López Carrasco, en Las Torres de Cotillas. / Rafa Ayuso

El director de cine murciano compite en la sección oficial de cortometraje documental del Festival de Málaga con 'Aliens'

Rosa Martínez
ROSA MARTÍNEZ

Quinientos retratos de alienígenas, todos ellos con nombre propio, forman parte de la producción pictórica que la cantante del grupo Zombies, una de las míticas bandas de la movida madrileña, Tesa Arranz, guarda en su archivo personal. Son sus hijos, dice, y nunca, añade, «los vendería». Su obra y su vida, narrada en primera persona, son objeto del cortometraje 'Aliens' que, dirigido por el cineasta murciano Luis López Carrasco (1981), el miércoles se proyecta, junto a otros trabajos, en la sección oficial de cortometraje documental del Festival de Cine Español de Málaga, cuya 21 edición arrancó el pasado viernes. López quiere, cuenta, «ganar».

Grabada en Valencia, donde vive Arranz, en enero del pasado 2017, la cinta nace de un encargo que el centro de arte contemporáneo Home, en Manchester (Inglaterra), hizo a López para documentar la escena musical de Madrid a principios de los ochenta. Justo la semana en la que el cineasta murciano, autor de 'El futuro' (2013), comienza a desarrollar el proyecto, la revista 'El Estado Mental' publica, afirma, una entrevista con Tesa Arranz firmada por German Pose. Esta sería después parte del guion de 'Aliens'.

«Me muero de ganas por que se acerque un platillo volante a mi ventana y salgan sus tripulantes y me lleven con ellos. Adoro los extraterrestres. Es un amor que se ha hecho cada vez más fuerte según ha pasado el tiempo», afirma Arranz en el arranque del vídeo, en el que se muestra un amplio número de los retratos que ha pintado a lo largo de los años. También aparecen algunos de los poemas que escribió siendo solo una adolescente. «Me interesaba cómo Tesa hablaba de la cultura de los años 80, de la escena madrileña que había vivido. Hablaba de una manera desprejuiciada y muy lúcida, más allá del discurso oficial, que muchas veces parece creado por un departamento de marketing de las industrias culturales. Esa especie de monólogo incendiario, que daba otro aire a la imagen que tenía de la época, me interesaba, pero también su faceta como artista más allá del grupo Zombies, y la manera tan vital y profunda con la que habla de sus trastornos. Ella considera su propia vida como una obra de arte», describe López Carrasco.

La cinta tiene como protagonista a Tesa Arranz, cantante del mítico grupo Zombies. «Me interesaba cómo hablaba de la cultura de los 80 y de la escena que había vivido»

Generosa

El primer contacto con Tesa, narra el cineasta, fue por teléfono: «La llamo y le explico el plan. A ella le parece bien y me envía toda la producción que tiene a mano. No ha dejado de producir, tanto obra literaria como pictórica, en ningún momento de su vida, y lo que me envía es un montón de información y trabajos suyos, con una confianza, además, total, algo que me pareció muy generoso porque no me conocía. El segundo encuentro es ya para rodar. Yo había planteado el trabajo de una manera muy sencilla, la pieza se iba a construir en torno a los cuadros e íbamos a grabar a un piso de su prima, que es donde estaba la mayor parte de su obra gráfica. Desde el primer momento la relación fue muy cariñosa y se mostró muy agradecida con nosotros y el proyecto».

-¿De su relato qué le sorprendió?

-El trabajo que había realizado Germán Pose era excelente. Los grandes éxitos de su vida estaban muy bien recogidos por Germán, y ya los conocía. Lo que me atrajo de su discurso fue el lugar desde el que ella hablaba. De su narración lo más impactante es el final, cuando explica el papel de todos los extraterrestres que dibuja, y hacia dónde considera que tiene que encaminar sus pasos vitales. Eso creo que es lo más conmovedor. Durante el rodaje ocurrieron dos cosas: por un lado, entre toma y toma, me contaba otros aspectos de su existencia bastante peculiares y alucinantes, como su vida en los 90, las parejas que tuvo..., eso daría ya no para otro cortometraje, sino para una serie de varias temporadas; las vidas múltiples que vivió son desbordantes; y luego, por otro lado, algo que para mí resultó crucial, fue encontrar los poemas de su adolescencia, tanto por su calidad literaria como por esa especie de ensoñación que describe lo que va a ser su vida después. Esos poemas dan una versión de Tesa Arranz más privada. Fue cuando la pieza adquirió mayor consistencia.

-¿Qué le lleva a buscar en el cine otras miradas?

-A partir de 2010 la crisis que vive el país a nivel económico, institucional y laboral coloca a toda mi generación en una situación tan difícil que hizo que, de pronto, me encontrara sin herramientas para entender el presente. En el país en el que me había criado, ninguno de los conocimientos que hasta entonces me habían servido, parecía que me valían ahora, porque la realidad había cambiado de la noche a la mañana. Me encontré desasistido. Las películas que he hecho a posteriori lo que intentan es encontrar relatos complementarios que me ayuden a descubrir otras miradas. Se ha monopolizado un discurso por parte del poder que nos ha amarrado, y del que la mayor parte de la opinión pública participa, pero para entender la crisis que nos rodea, que creo que es estructural, considero que hay que entender la realidad que vivimos desde otros lugares. Por eso mi próximo proyecto quiero rodarlo en Cartagena.

'El año del descubrimiento', el largometraje que López Carrasco tiene en agenda, se sitúa en 1992. Es, dice, un año «de euforia colectiva», pero en aquellas ciudades en las que se vive una fuerte reconversión industrial no se siente así: «La imagen de la quema de la Asamblea me parece muy interesante», señala.

-¿Qué espera de su paso por Málaga?

-Me gustaría ganar. El equipo de selección que hay en documental le está dando a Málaga mayor riqueza y pluralidad. Hace unos años, el festival estaba centrado en el cine comercial, pero ahora ya se está convirtiendo en un festival de producción nacional. Y la producción nacional es plural, así que el festival también tiene que serlo. Me apetece un montón ir. Tengo la suerte de que el corto se va a proyectar además en Las Palmas y en el Cinema d'Autor de Barcelona, y a finales de mes, el día 28, en el Instituto de Arte Contemporáneo de Londres. Es curioso, pensaba que este cortometraje no iba a ser entendido fuera de España porque habla de temas muy locales, y sin embargo ya ha pasado por Locarno, Toronto y Nueva York. Para mi sorpresa, está gustando mucho en el extranjero y está teniendo buena repercusión internacional.

Temas

Cine

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos