François Ozon: «Me gusta mucho rodar escenas de sexo»

El director François Ozon y el actor Jeremie Renier en Madrid./Afp
El director François Ozon y el actor Jeremie Renier en Madrid. / Afp

El prolífico director francés cambia de registro con su nueva película, 'El amante doble', un thriller erótico que se estrena en España este viernes

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Apenas ocho meses después de su penúltima película, François Ozon (París, 1967) regresa a las pantallas españolas. Prolífico y sin miedo a cambiar de registro, el director francés da un giro radical desde el drama histórico que fue ‘Frantz’, estrenada en diciembre pasado, al thriller erótico de ‘El amante doble’, la historia de dos gemelos y una mujer que llega este viernes a la cartelera.

Presentada en el Festival de Cannes del año pasado, ‘El amante doble’ está basado en un relato de la escritora norteamericana Joyce Carol Oates, un texto lleno de zonas de sombra y terror que da a Ozon la oportunidad de indagar en la “dualidad de los gemelos” con un trasfondo sexual explícito. “Me gusta mucho rodar escenas de sexo”, ha desvelado el director durante la presentación de la cinta, este lunes, en Madrid. “Suponen un reto porque uno siempre se pregunta ‘¿hasta dónde puedo enseñar?, ¿qué puedo enseñar?, ¿funcionará con el espectador?’. Existe una línea muy fina por la que se debe transitar”, cuenta Ozon, autor de largometrajes como ‘Ocho mujeres’, ‘En la casa’ o ‘Joven y bonita’.

Precisamente la actriz de ‘Joven y bonita’, Marine Vatch, repite con Ozon en ‘El amante doble’, donde se ve las caras con Jérémie Rénier, que protagoniza a los dos gemelos. “Me atraía hacer este papel doble, una oportunidad para que un actor pueda llegar más lejos”, cuenta Rénier, que también trabajó con Ozon, en 1999, en ‘Los amantes criminales’.

El director destaca la química entre los protagonistas, imprescindible para que funcione la trama sexual sobre la que pivota el argumento. “La apariencia andrógina de Marine y el lado femenino de Jérémie funcionan muy bien”, señala Ozon.

Rénier, por su parte, destaca la sensibilidad del director para acertar con unas escenas que no siempre son fáciles de filmar. “Marine y yo no nos conocíamos de antes, pero ambos sabíamos que François iba a rodar sin ninguna crueldad”, cuenta el protagonista, que gracias a los efectos especiales, se besa a sí mismo (“el sueño para el ego de cualquier actor”, bromea) y que en una escena participa en una sesión de sexo anal. “Muchísimos actores franceses no hubieran aceptado el papel”, asevera Ozon, que asegura haber disfrutado como en pocas ocasiones con ‘El amante doble’ por la posibilidad de acercar la cámara a los intérpretes y “entrar con ella en el inconsciente de los personajes”.

Ozon ya prepara un nuevo proyecto, sobre el que no quiere dar pistas porque es “muy oscuro”. “Me gusta escribir y rodar, me gusta mucho, y el día que me guste menos, rodaré menos. Pero mientras tenga inspiración, no voy a parar”, asegura el director, que abre la puerta a realizar un filme de terror, un género que el cine francés ha explotado en los últimos años y que se roza en ‘El amante doble’.

Fotos

Vídeos