La Asociación Murciana de Cine Amateur, en el recuerdo

En la imagen superior Antonio Crespo; en la inferior, fragmento del documental 'Una aventura vulgar', también de Crespo./LA VERDAD
En la imagen superior Antonio Crespo; en la inferior, fragmento del documental 'Una aventura vulgar', también de Crespo. / LA VERDAD

Patrimonio Siglo XXI rinde homenaje a una generación de cineastas murcianos que en los años 50 destacaron por su altas dosis de imaginación

PEDRO SOLERMURCIA

Lo que se pretende es «reconocer el trabajo desempeñado por un amplio grupo de cineastas amateurs murcianos que, en los años cincuenta del pasado siglo, realizaron significativas producciones, con méritos para acaparar importantes premios nacionales e internacionales», afirma Germán Ramallo Asensio, catedrático emérito de Historia del Arte de la Universidad de Murcia (UMU) y actual presidente de la Asociación Patrimonio Siglo XXI. Y evoca aquella Asociación Murciana de Cine Amateur, impulsada por Medina Bardón, Antonio Crespo -«quien nos enseñó a ver el nuevo cine que llegaba de Europa»-, Martínez Bernal, Antonio Salas, Francisco de Iracheta, Pedro Sanz, Oñate López, Pedro Sánchez Borreguero... Se les recuerda hoy, con una comida familiar, pero también de viejos y nuevos amigos, en el Hotel Siete Coronas, y la publicación del libro 'Homenaje a los cineastas amateurs murcianos y la Filmoteca Regional de Murcia', en el que diversos entendidos en la materia recopilan memoria y trayectorias de los homenajeados.

Para Ramallo, «a mediados del pasado siglo, Murcia propiciaba una notable creación artística, que se fue incrementando con el paso de los años. Entonces, los cineastas murcianos lograron no pocos premios, que hicieron que el nombre de la capital sonara con tanta intensidad como los de Madrid o Barcelona, en los certámenes en que participaban, en Francia, Alemania, Italia o, incluso, Checoslovaquia. Demostraban una alta dosis de imaginación para el desarrollo del lenguaje cinematográfico». Y añade que, «generalmente, se ha relacionado el lenguaje cinematográfico con unos costes elevados, pero yo diría que, habiendo ideas, ilusión y voluntad, se puede conseguir mucho. Es lo que sucedía con la mayoría de esos cineastas nuestros». Ramallo asegura que, en las películas de estos autores, también «aparecían las últimas preocupaciones de las vanguardias artísticas. Cubismo, futurismo o surrealismo tuvieron sus correspondencias en la imagen fílmica de nuestros cineastas».

Documentales y reportajes

También realizaron una serie de documentales y reportajes, «algunos con afán divulgativo, sobre la capital o pueblos de la región; otros evocaban actividades y costumbres, algunas actualmente perdidas. Por esto, esos reportajes suponen hoy un valioso documento para el conocimiento de nuestra historia regional». Y afirma que uno de los autores más significativos en este campo documental fue el farmacéutico Francisco de Iracheta, quien «se convirtió en inquieto captador de escenas y vistas de Murcia». Pero Germán Ramallo resalta con especial énfasis el documental 'Hombres de rojo', de Medina Bardón, «en el que se habla de la producción del pimentón y de esos hombres ataviados con monos de trabajo, teñidos de rojo, como su propia piel, por el continuo contacto con ese 'oro rojo', que para la Región fue este producto. En la película se habla del secado de la materia prima; se enseña la maquinaria usada para su fabricación; el proceso y manipulación por esos hombres, que acaban tan rojos como el preciado polvo».

Tan importante como lo hasta ahora descrito es, a juicio de Ramallo, «que la mayor parte de ese material que rodaron nuestros cineastas amateurs se ha conservado, y está en disposición de ser de nuevo exhibido y degustado por el público actual. Es algo que debemos a la confluencia de dos causas: la primera, la generosidad y el altruismo de los cineastas y sus familias, que cedieron sus obras a nuestra Filmoteca Regional; la segunda, la preocupación de este centro por su conservación y la mejora de soportes, y su periódica puesta en valor, con exhibiciones en actividades».

Patrimonio Siglo XXI amplía su homenaje a la Filmoteca Regional, porque «viene desarrollando una programación que hace coincidir las muestras del cine más vanguardista con lo mejor del clásico, así como la posibilidad de conocer filmografías de otros países, que no cuentan en la difusión comercial». «Con esta actuación ha conseguido atraer a un numeroso público, en gran parte juvenil, que suele llenar sus salas de proyecciones, enriqueciéndose y aumentando su cinefilia, como en pocos otros lugares de España», añade el catedrático emérito de la Universidad de Murcia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos