El arroz que amansa a las fieras

La Calle de las Tapas se llenó ayer de amantes de la gastronomía, en otra exitosa jornada de Murcia Gastronómica. / Javier Carrión / AGM

Lleno absoluto en la Calle de las Tapas, donde Vesta sirvió en tres horas 2.000 raciones de su caldero

Juan Ruiz Palacios
JUAN RUIZ PALACIOS

Rafita tiene solo tres años y está sentado en el suelo jugando con sus muñecos. No para. Su madre y una amiga charlan y, mientras, saborean la tapa Calderón de la Barca -caldero de pulpo-, que elaboran los alumnos del Instituto Vesta. El pequeño, en un momento dado, para de jugar y le pide a la madre que le dé un poco de arroz porque está hambriento. Lo prueba, y los juguetes pasan a un segundo plano porque quiere más. Objetivo conseguido.

La Calle de las Tapas registró ayer un lleno absoluto. A mediodía no cabía un alma, y prueba de ello es que la organización tuvo que cerrar las puertas del edificio anexo al auditorio porque todos los rincones estaban a rebosar. Y la gente quería más comida. Y más. Mucho más.

Antonio Garrido, director del Instituto Vesta, veía cómo se formaban largas colas para conseguir un plato del preciado caldero del pulpo. «¡Vamos, vamos, vamos,!», les decía a los alumnos, que no daban abasto a emplatar el delicioso manjar. Y en total se vendieron 2.000 tapas de Calderón de la Barca en tan solo tres horas que amansaron las ansias de los asistentes. «El día está siendo espectacular. La gente viene con ganas de comer, y eso es bueno para nosotros. Esto es un no parar. Hay más gente que otros años», confesaba Garrido a uno de sus colegas de profesión.

«Las carnes me parecen espectaculares y las ponencias son bastante interesantes» Manón Gómez, Cocinera

«Es el primer año que vengo y he de reconocer que los platos que sirven son excelentes» Brenda Carrillo, Camarera

«Las tapas son innovadoras y muy originales. Me ha gustado mucho el canelón de calabacín» Eva Navarro, Funcionaria

«Vengo todos los años porque es una cita obligada para los que amamos la gastronomía» Juan Esteban Sánchez, Ingeniero

Irene, Alberto, Ricardo y Patricia son un grupo de amigos que no quisieron perderse el sabor del arroz. «Estamos en la gloria bendita con el caldero de pulpo y el vino blanco de Bodegas Luzón. Es una mezcla perfecta, y seguramente vamos a repetir», se decían mientras sus platos se iban quedando pobres.

Si las tapas de caldero triunfaron durante toda la jornada, los platos de La Cava de Royán no fueron menos. En el expositor de este restaurante se encontraban Juan Esteban y Eva, una pareja joven que se derritió con el canelón de calabacín. «Siempre intentamos venir a este congreso porque descubrimos cosas nuevas que nos llaman mucho la atención», se sinceraban con cara de felicidad. Así, sí da gusto.

María del Mar y su esposo Antonio, este último ex miembro del grupo Por Herencia, también se dejaron ver por esa zona. «A nosotros lo que más nos ha gustado es la ensalada 'rolling', aunque el canelón de calabacín también está espectacular, para qué engañarnos», comentaba Antonio, que tenía ganas de fiesta. Su mujer recordaba, en tono irónico, que «siempre está con ganas de fiesta. Le gusta el cabaret hasta en la casa». Esta pareja continuó con su ruta, y ambos terminaron probando los ricos platos inspirados en la cocina oriental de El Albero-La Maita, que fue otro de los lugares más destacados de la jornada. Por no hablar de Francisco Rosa Cárnicas, que ayer tuvo un lleno rotundo e indiscutible gracias a las variedades de carne que cocina esta firma en el horno de brasas Josper, cedido por Panasa.

De copas y cócteles

El estand de Nicolás y Valero triunfó con su jamón ibérico Julián Martín. Nueva Cocina Mediterránea lo hizo con su espectacular crujiente de carrillera. Y los vinos de Luzón, Juan Gil, Casa Rojo, Bodegas Carchelo y Viña Elena no dejaron indiferente a nadie. Y los expositores de Estrella de Levante fueron el punto de reunión de muchos, porque allí no dejaron de servir cañas de la aclamada 'agua de Espinardo'. ¡Bravísimo! Pero la gente quería más. Era sábado por la tarde y los cuerpos más fiesteros pedían guerra, por lo que llegó el momento de darse el gusto y saborear cócteles y copas 'premium'.

El expositor de Francisco Rosa Cárnicas tuvo un lleno rotundo gracias a las variedades de carne que cocinan en horno de brasas

La mayoría de visitantes disfrutaron de la buena música que ponen en los espacios Con Pico Fino y FairClub. En el primer local se llegaron a servir más de 200 cócteles al ritmo de temas que corrían a cargo del DJ Carlos Martínez. Pero la cosa no fue menos en el segundo local. Allí se encontraba Martín Rivero, coctelero y argentino de pura cepa. «Llevo tres años en España y cada día me gusta más esta tierra», aseguraba. Este tipo, flaco y moreno de piel, no dejó de servir Donatella, un combinado a base de ginebra, puré de frutos rojos y lima. «Es lo que más pide la gente y lo que más suele gustar», aconsejaba a los más nuevos en el mundo de la coctelería.

Las copas y los cócteles de FairClub y Con Pico Fino consiguieron ambientar una tarde de sábado en la que la gente quería bailar

Quienes disfrutaron de los cócteles fueron Paco y Sofía, una pareja murciana que es puntual cada año a esta cita. «No nos podemos perder ni una edición. Es algo ya obligado», aseveraban copa en mano. Y, mientras tanto, las hijas bailaban al ritmo de la música que pinchaba Alfonso Guirao, que, por cierto, hizo sonar un clásico de Dire Straits con una base rítmica que entusiasmó a los asistentes.

La fiesta y los bailes se alargaron hasta bien entrada la noche. A partir de las 21 horas, muchos decidieron volver a unirse a las tapas. El objetivo era cenar y seguir de marcha porque los esqueletos pedían movimiento, y Murcia Gastronómica tenía los ingredientes adecuados para continuar con una jornada por todo lo alto. «Yo no me voy de aquí, cariño. Lo siento. Tú puedes hacer lo que quieras», le decía el murciano Víctor a su mujer. Esta, que ya se encontraba cansada de estar todo el día fuera de casa, le contestó: «Tira pa' la casa ahora mismo». Pero, al final, él consiguió convencerla y el baile continuó. ¡Chapó!

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos