http://static.laverdad.es/www/menu/img/cartagineses-romanos-desktop.jpg

López Miras anima a «vivir con intensidad y disfrutar juntos las fiestas de Cartagena»

El presidente de la Comunidad durante el pregón. / PEDRO MARTÍNEZ / AGM

El presidente de la Comunidad pronuncia el pregón con el que dan comienzo las XXVIII Fiestas de Carthagineses y Romanos, en el primer año en el que están catalogadas de Interés Turístico Internacional

EDUARDO RIBELLES

La invitación a la "camaradería y el jolgorio" y a "olvidar penas y pesares" no le sirvió a Fernando López Miras para evitar que un pequeño pero ruidoso grupo de personas desluciera el primer pregón de Carthagineses y Romanos pronunciado por un presidente de la Comunidad. "Consulté al oráculo y me advirtió de que quizá esta noche oiría música de silbatos. Del mismo modo que me advirtió de que ni los silbatos ni mi pregón podrían eclipsar jamás los 3.000 años de historia de la majestuosa Cartagena. Cartagena, cartageneros, sois de interés internacional. Los ojos del mundo están puestos en nosotros, y solo de nosotros dependerá cómo nos vea el resto del mundo", dijo López Miras anticipándose a la protesta que efectivamente tuvo lugar duarante el inicio de las fiestas.

Dos mil personas asistieron en la Plaza del Ayuntamiento al primer acto multitudinario de la primera edición de Carthagineses y Romanos calificada de Interés Turístico Internacional, que fue empañado por las ganas de una minoría de mostrar en ese foro su rechazo a lo que ahora representa la Región de Murcia. Y no fue porque el joven dirigente político no hablara de su "compromiso" para que "Cartagena, un tesoro, una ciudad con un enorme potencial, siga siendo cada día mejor". La presencia policial, que se situó entre el público, también evitó que se produjeran incidentes más allá de los pitidos y la tímida presencia de banderas provincialistas. De las 50 personas que protestaban durante la lectura del pregón unas 5 portaban bocinas y unas 15 o 20 exhibían banderas.

En el pregón, el presidente recordó su ligazón con la ciudad portuaria y sus fiestas cuando estudió en Franciscanos, y su conocimiento de su historia, sus costumbres y su acervo cultural, como cuna de la civilización occidental hace tres mil años. "Miles de años os contemplan y nadie en kilómetros a la redonda alcanza siguiera a igularlos en antiguedad e historia", dijo López Miras, quien también se refirió a la actualidad. Manifestó su compromiso de contribuir al desarrollo de una ciudad con "tanto potencial", también a que residentes y visitantes puedan llegar a la ciudad "cuanto antes en Alta Velocidad". Asimismo, trajo a colación la reivindicación regional sobre los trasvases, pero sin mencionar ni el Tajo ni el Ebro.

López Miras pronunció su discurso acompañado en la primera fila del balcón del Palacio Consistorial por los consejeros de Presidencia, Pedro Ribera, y de Transparencia y Portavocía, Noelia Arroyo, que permanecieron allí para arroparle como cartageneros. También estuvieron varios representantes socialistas del gobierno local, entre ellos el nuevo primer teniente de alcalde, Juan Pedro Torralba. Sin embargo, los ediles de MC que gobiernan en coalición con el PSOE se retiraron de esa primera fila en cuanto empezo a hablar el presidente regional. También lo hizo el exalcalde José López, recientemente apartado del cargo de vicealcalde. La actual alcaldesa, Ana Belén Castejón, no pudo acudir al acto debido a su avanzado estado de gestación.

"Vamos a vivir con pasión unas fiestas intensas. Sin duda, las mejores de la historia", insistió el dirigente, que se ha comprometido a asistir a más actos de las celebraciones durante los próximos diez días. Su intención es asistir a eventos y darle toda la visbilidad a la nueva calificación turística con su presencia.

La intervención de López Miras apenas duró viente minutos. Se desgañitó durante la lectura para que los pitidos y silbatos no eclipsaran su voz, y aunque no perdió en ningún momento el hilo del discurso, tampoco dejó hueco a las tímidas ovaciones que se produjeron.

Finalmente, aunque el tiempo amenazaba lluvia y con ella la suspensión del pregón, ésta no deslució el acto al consistir en un leve chispeo que apenas duró unos minutos.

Fotos

Vídeos