http://static.laverdad.es/www/menu/img/cartagineses-romanos-desktop.jpg

El desfile infantil y las pruebas a los guerreros novatos aumentan la afluencia al campamento

Un grupo de jóvenes guerreros marcha por la Alameda. /José María Rodríguez / AGM
Un grupo de jóvenes guerreros marcha por la Alameda. / José María Rodríguez / AGM

Los juegos de habilidad en las calles romana y carthaginesa, más numerosos y trabajados, superan en público a los del año pasado

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

«¡Al ataque!», gritó Marta Ródenas, con una falcata, en pleno enfrentamiento con Angela Ros. El duelo a espada de estas dos niñas, frente a Qart Hadast, fue una prueba más del empuje de las nuevas hornadas que necesitan las fiestas de Carthagineses y Romanos. Una camada de guerreros novatos llenó de chavalería el recorrido desde la Plaza de España hasta el campamento y mantuvo las calles carthaginesa y romana repletas hasta el ocaso. «La cantera ha crecido, puede que incluso se haya doblado», decía una de las organizadoras.

A ello contribuye la organización del desfile infantil, en el que participaron las nuevas generaciones de una treintena de tropas y legiones. Sus integrantes salieron poco después de las seis de la tarde de la Plaza de España y marcharon a ritmo veloz por la Alameda de San Antón, por la calle Soldado Rosique y por el puente del Cartagonova hasta llegar al campamento. Destacaron Cayo Lelio y la Legión de Sagunto, con sus arengas; los Lanceros Hoplitas, con su sección de tambores; los Mercenarios Celtas, con sus gaitas, y la Legión II Navalis, haciendo sonar conchas marinas. Los niños que representan a los generales Escipión y Aníbal, en sus años mozos, iban en una plataforma, acompañados por Emilia Paula e Himilce. Los aplausos de los espectadores les animaron hasta llegar al campamento.

Transporte gratuito

En el recinto les esperaban sus nuevos instructores en los Ludi Romani, en la calle romana, y en las Pruebas de Aspar, en la calle carthaginesa. Las Fuerzas de Choque Extraordinarii les prepararon pruebas de puntería y luchas con mullidas estacas, en Nova Carthago Espartaria pudieron medirse en duelos de pulsos y frente al cuartel de las Amazonas se organizó un torneo de tiro con arco. Asimismo, hubo atracciones hinchables frente a los Honderos Baleares, carreras de bigas y un puente de lianas frente a las Tropas de Asdrúbal. Allí, Juan Diego Serrano, de ocho años, se ganó los elogios de un 'sargento' instructor al cruzar casi sin ayuda, de un árbol a otro. Frente a la Caballería Lusitana se podía ascender a lomos de un gran caballo de madera y un barco remolcado permitía recorrer el campamento.

Después llegó la recompensa en forma de merienda, como la que ofreció la legión Guardia Pretoriana con emparedados variados, y la que dio la tropa de Baal Hammón, con una gran tarta llena de golosinas.

El Mercado de Época ofrece productos variados a precio alto

La variedad en la selección de productos a la venta caracteriza al Mercado de Época que ayer abrió en el Parque de la Rambla. Funcionará hasta el domingo y acoge desde una armería hasta tiendas de complementos y muchos puestos con gastronomía. Los precios no son baratos. Como muestra, una ración de tarta de queso costaba 7,30 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos