Los Reyes se interesan por la historia de Caravaca y la sequía en su visita

El Rey Felipe VI saluda a los centenares de vecinos de Caravaca congregados frente al santuario antes de la visita. /Nacho García / AGM
El Rey Felipe VI saluda a los centenares de vecinos de Caravaca congregados frente al santuario antes de la visita. / Nacho García / AGM

Don Felipe y Doña Letizia visitan el Santuario de la Vera Cruz y la exposición 'Signum' en la iglesia de la Compañía de Jesús

EFEMurcia

Los Reyes de España vistaron este martes Caravaca de la Cruz con ocasión de la celebración del Año Jubilar de la Santísima y Vera Cruz, donde se interesaron por la historia de la reliquia que allí se custodia y por los problemas que afectan a esta comunidad como son la sequía.

Don Felipe y Doña Leticia, antes de visitar la Real Basílica-Santuario y la exposición 'Signum, la gloria del renacimiento en el reino de Murcia', saludaron a los miles de vecinos que se habían congregado a las puertas del santuario y que los recibieron con aplausos y vivas.

Más

Ya dentro de la Basílica, participaron en una ceremonia jubilar oficiada por el obispo de la Diócesis de Cartagena, José Manuel Lorca Planes, quien agradeció la visita de los monarcas, pero no solo en esta ocasión de "júbilo", sino especialmente en otros momentos "especialmente dolorosos" para la Región de Murcia, como fueron los terremotos de Lorca del año 2011 o el trágico accidente de autobús que se cobró la vida de 14 personas en Bullas en 2014.

"Nos han mostrado que tienen un corazón grande y cercano y que tienden la mano a los murcianos", agradeció el obispo antes de presentarles la reliquia que se custodia en la Basílica y que los Reyes besaron.

La Reina preguntó por la historia de la reliquia al capellán de la basílica, Enrique Andrés Sánchez Espín, que le detalló cómo varias de las espinas conservadas en la cruz procedían de Jerusalem y otras fueron regaladas a la ciudad por el papa Pío XII.

Tras la ceremonia, los monarcas se trasladaron a la iglesia de la Compañía de Nuestro Padre Jesús, donde clausuraron la exposición "Signum", compuesta por más de medio centenar de piezas de arte de los siglos XV y XVI, entre pinturas, esculturas, tejidos, orfebrería y textos.

Según señaló tras la visita el presidente de la comunidad autónoma, Fernando López Miras, los Reyes mostraron gran interés en esa exposición y también "importantes conocimientos sobre arte", ya que no dudaron en comentar y "completar" las explicaciones recibidas, con opiniones sobre el arte de la época, otros artistas o las técnicas utilizadas.

Los Reyes, señaló López Miras, demostraron también ser buenos conocedores de la historia de Caravaca, a la vez que se interesaron por todos los detalles del Año Jubilar, al que pusieron un "broche de oro" con su visita.

Además, los Reyes preguntaron a López Miras por el problema de la falta de agua en la Región, y le transmitieron su preocupación por la sequía.

Como anécdota, durante la visita a la exposición llovió ligeramente en la ciudad, y una de las frases más repetidas por el numeroso público que se congregaba en la zona era la de que los monarcas habían logrado traer la lluvia a la Región.

Posteriormente, los Reyes mantuvieron un breve encuentro con la hermana mayor de la Cofradía de la Santa y Vera Cruz, Elisa María Giménez-Girón, ya que Felipe VI es hermano de honor de esta cofradía.

La hermana mayor les regaló como recuerdo de su visita una edición de 1891 del libro 'Historia de la Santísima Cruz de Caravaca', escrito por el padre Cuenca en 1722, además de sendas cruces de Caravaca de oro para las infantas Leonor y Sofía.

Esta es la tercera vez que don Felipe visita Caravaca de la Cruz, aunque las dos anteriores, en 2001 y en 2003, lo hizo aún como Príncipe de Asturias.

Sus padres, Don Juan Carlos y Doña Sofía, también visitaron la ciudad en dos ocasiones, en 1974, antes de ser nombrados Reyes, y en 1980, y antes que ellos pasó por la Basílica también el rey Fernando el Católico en el año 1488.

El alcalde de la ciudad, José Moreno, agradeció esta visita al final de un año que estuvo lleno de actos relacionados con el año jubilar y que lograron triplicar la cifra de peregrinos y visitantes con respecto al anterior año santo.

Moreno confió en que esa afluencia de peregrinos se mantendrá más allá del año jubilar, y comentó que las reservas están al completo hasta abril. La próxima cita será en 2024.

El 9 de enero de 1998, San Juan Pablo II concedió a la ciudad de Caravaca de la Cruz la concesión de la celebración de un Año Jubilar a Perpetuidad en torno a la devoción a la Vera Cruz.

La Cruz de Caravaca es un "lignum crucis", un trozo de madera perteneciente al madero en que murió Jesús de Nazaret.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos