El Papa Francisco, tras recibir el óbolo: «¡Ahí están los de Caravaca de la Cruz!»

El Papa, junto al obispo Lorca Planes, ayer, saludando al presidente Fernando López Miras, a la hermana mayor de la Cofradía de la Vera Cruz, Elisa Giménez-Girón, y al alcalde, José Moreno./J. F. R.
El Papa, junto al obispo Lorca Planes, ayer, saludando al presidente Fernando López Miras, a la hermana mayor de la Cofradía de la Vera Cruz, Elisa Giménez-Girón, y al alcalde, José Moreno. / J. F. R.

El Vaticano destinará los 60.000 euros donados por los peregrinos a proyectos sociales para los más necesitados

JUAN F. ROBLESROMA

«¡Ahí están los de Caravaca!», exclamó el Papa Francisco al obispo de la diócesis, monseñor José Manuel Lorca Planes, cuando se acercó a saludar al Santo Padre al finalizar la audiencia de ayer, Miércoles de Ceniza, en el Vaticano. Medio centenar de cofrades caravaqueños participaron en esta peregrinación a Roma para entregar 60.000 euros, la mitad de las limosnas de los peregrinos del Año Jubilar, al pontífice; puesto que la otra mitad ya se entregó a los programas de Proyecto Hombre en Caravaca de la Cruz y en la comarca del Noroeste.

'La Verdad' acompañó a la delegación caravaqueña, que estuvo encabezada por el obispo de la diócesis, monseñor Lorca Planes; por el presidente de la Comunidad Autónoma, Fernando López Miras; por el alcalde de Caravaca, José Moreno, y por la hermana mayor de la Cofradía de la Vera Cruz, Elisa Giménez-Girón. El consejero de Cultura, Turismo y Medio Ambiente, Javier Celdrán, también estuvo presente en la audiencia junto al grupo de peregrinos de la Ciudad de la Cruz. A primera hora de la mañana, los cofrades accedieron a la plaza de San Pedro y se instalaron en una zona muy próxima al lugar desde donde el Papa presidió la audiencia. La lluvia y un intenso frío no amedrentaron a los caravaqueños que entonaron el himno a Caravaca y el himno a la Cruz mientras que se iniciaba la audiencia para ir calentando el alma y disponerla para el encuentro con el Santo Padre.

Las inclemencias meteorológicas obligaron a trasladar al interior del Vaticano a un grupo de enfermos e impedidos que fueron los primeros en recibir el saludo del Papa Francisco, antes de que el Papamóvil recorriera la plaza donde aguardaban miles de fieles que querían mostrar su cariño al Santo Padre.

El presidente regional resalta que la visita a Roma «es el colofón a un magnífico Año Santo»

Lorca Planes y el arzobispo emérito de Burgos, Francisco Gil, estuvieron sentados junto al Papa Francisco que en castellano saludó a todos los peregrinos de lengua española «de modo particular, al grupo de Caravaca de la Cruz, con su obispo José Manuel Lorca». Al finalizar la audiencia, también se dirigió sonriente hacia la zona donde se encontraban el presidente regional, el alcalde y la hermana mayor, a los que saludó con cariño para agradecer la entrega del óbolo.

Los tres coincidieron en remarcar la importancia de esta visita y el significado que tiene para la continuidad del Año Jubilar. El presidente regional, Fernando López Miras, destacó que la entrega en la Santa Sede del óbolo del Jubileo ha sido «el colofón a un magnífico Año Santo en el que se han cumplido todas las expectativas, y en el que hemos triplicado el número de visitantes». El conocido como óbolo de San Pedro es el nombre que reciben las donaciones de las diócesis y de los fieles católicos como contribución al Papa. Su historia se remonta al siglo VIII, cuando comienza como una aportación de la iglesia de Inglaterra a la Santa Sede. Además de las contribuciones voluntarias, suele incluirse una colecta especial a este fin y que se celebra en todas las parroquias el 29 de junio, festividad de San Pedro y San Pablo.

Entre las obras realizadas recientemente con estos donativos, destacan la Ciudad de los Muchachos 'Nazareth' en Ruanda, el hospital San Vicente de Paola en Sarajevo (Bosnia) y la aldea para huérfanos del Sida en Kenia. En este caso, los 60.000 euros recaudados por el Jubileo se destinarán a diferentes proyectos sociales para ayudar a los más necesitados. López Miras zanjó que «es un orgullo» entregarle el óbolo al Papa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos