http://static.laverdad.es/www/menu/img/camara-comercio-murcia-desktop.jpg

El habitual descenso de los paquetes turísticos tras la Semana Santa contiene la inflación regional

El bajo nivel de precios actual no puede interpretarse como un síntoma de debilidad al producirse en un contexto de crecimiento económico

El Indice de Precios al Consumo de la Región de Murcia (IPC) situó su tasa interanual de abril en el 0,7 por ciento, lo que supone dos décimas menos que el mes anterior. La contención de los precios en términos anuales se ha producido a pesar del aumento del 1,1 por ciento mensual. De esta manera la inflación regional se sitúa por debajo de la nacional (1,1) y se mantiene como la más baja del conjunto de las Comunidades Autónomas, junto a Asturias.

En la moderación interanual de los precios ha influido el efecto calendario de la Semana Santa, que este año se celebró en marzo cuando el anterior fue en abril. Esta circunstancia ha tenido su efecto en que los precios de los paquetes turísticos se han abaratado en abril cuando en el mismo mes del año anterior repuntaron. Por ello, y atendiendo a las previsiones que apuntan una inflación media del 1,5 por ciento en el contexto nacional, es de esperar que a partir de mayo la inflación evolucione ligeramente al alza impulsada por el precio del petróleo y la recuperación de la inflación subyacente, que este mes se sitúa en el 0,5 por ciento.

En la evolución mensual, solo el grupo relativo a ocio y cultura ha experimentado un descenso, (-1,2 por ciento), por la bajada de los precios de los paquetes trísticos comentada. Por el contrario, los factores con mayor peso en el avance del último mes han sido el inicio de la temporada primavera-verano que ha impulsado los precios de vestido y calzado (+14 por ciento), junto con el relativo a transporte (+1,4 por ciento) por el aumento de los precios de carburantes y lubricantes y comunicaciones (+1,2) por los incrementos de tarifas de telefonía.

Para la Cámara de Comercio el actual nivel de precios no puede interpretarse como un síntoma de debilidad de la economía regional, pues se produce en un contexto de crecimiento sostenido. El hecho de que no se encarezca la cesta de la compra salvaguarda la capacidad adquisitiva de los trabajadores y facilita la recuperación. La contención de la inflación favorece la competitividad de las empresas murcianas en los mercados exteriores e incentiva la inversión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos