laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 15 / 22 || Mañana 14 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
'Oh My Son', emoción y sentimiento

CULTURA

'Oh My Son', emoción y sentimiento

El crevillentino Marcos Galvañ dedica el estreno europeo de su magnífica ópera a los hermanos Rodríguez Planelles

08.04.13 - 00:48 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Grandes emociones, sentimientos y en algunos momentos hasta lágrimas, acompañaron anoche el estreno en Europa de la ópera 'Oh My Son', del crevillentino Marcos Galvañ. La puesta en escena, tuvo su momento de mayor emoción en la entrada del cuerpo muerto de Jesús por la Vía Sacra de la parroquia de Nuestra Señora de Belén y la interpretación del aria 'Ven a mí'. El estreno, por expreso deseo de Marcos Galvañ, estuvo dedicado a la Memoria de los hermanos Javier y Victor Rodríguez Planelles, fallecidos el pasado mes de diciembre en un trágico accidente de circulación.

En esta ocasión, Marcos Galvañ diseñó una puesta en escena muy distinta a la del estreno mundial que tuvo lugar el 10 de abril de 2010 en la sala Isaac Stem del Carnegie Hall de Nueva de York. De hecho, la partitura que se interpretó no fue en inglés, sino en italiano, por ser la versión que se estaba preparando de cara al estreno previsto para este próximo sábado 13 de abril en El Vaticano yque fue aplazado sine die, tras la dimisión el pasado mes de febrero del Papa Benedicto XVI.

Las dos funciones ofrecidas fueron dedicadas a la memoria de los hermanos Javier y Victor Rodríguez Planelles, fallecidos el pasado mes de diciembre en un trágico accidente de circulación, con una dedicatoria especial a la madre Marisol Planelles Fuentes, «por el gran dolor que supone para una madre, perder de forma tan trágica a sus dos hijos» y al padre José Antonio Rodríguez.

Otro aspecto destacado fue el fin solidario de las dos funciones ofrecidas a las seis y ocho y media de la tarde, a beneficio de Cáritas de la Parroquia de Nuestra Señora de Belén.

El programa previsto para Crevillent contempló seis arias y cinco temas corales uno de ello interpretado por los niños del Grupo Canticorum de la Escuela Coral de Crevillent. La parte musical estuvo reducida a un oboe, piano, viloncello y percusión.

El reparto lo protagonizaron a un gran nivel artístico y musical las sopranos Suzanne Kantorski, María García y Pepa García, los tenores Diego Fuentes y Victor Marquina y los actores Pedro García e Ismael Lledó; la parte coral estuvo a cargo del Orfeón Voces Crevillentinas, que invirtió más de medio año preparando la obra. Las lecturas bíblicas fueron leídas por Rosa María Pérez.

La función comenzaba con la entrada de los componentes del Orfeón Voces Crevillentinas por diferentes lugares de la nave central de la Iglesia Parroquial, con las cabezas cubiertas con un velo negro, para contrarrestar la ausencia de una orquesta sinfónica. Además, con el color negro, se quiso simbolizar «el dolor, el sufrimiento y el pecado». El coro comenzó a cantar de espaldas al público para «jugar de esta forma con la sonoridad del templo y acentuar la tensión que en el espectador genera la obra».

La segunda parte se iniciaba con el tema 'Galileo', cantado por el coro, que contó con la coreografía escenificada por la bailarina crevillentina Mireia Gracia,

Pero sin duda, el momento más impactante de la noche fue la entrada por la Vía Sacra del cuerpo sin vida de Jesús portado por varios miembros del coro que fue despositado en el Altar. En ese momento, la soprano Suzanne Kantorski interpretó de forma magistral el aria 'Ven a mí', que representa el momento en que Jesús ya muerto, es depositado en brazos de su Madre, creando un intenso clima de emoción y lágrimas entre el público

'Oh My Son', concluía con el canto de la 'Resurrección' por parte del Orfeón Voces Crevillentinas, cuyo final fue saludado en las dos funciones ofrecidas con una larga y prolongada ovación.

Entre los asistentes se encontraba el diputado provincial de Cultura, Juan Baustista Roselló, la Corporación Municipal, presidida por el alcalde Cesar Augusto Asencio y miembros de las entidades mas representativas del municipio. Todos ellos calificaron de «impresionante» la calidad, fuerza y sentimiento de la obra de Marcos Galvañ, basada en la Semana Santa de Crevillent y en los pasajes bíblicos que siendo niño le contaba su madre.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
'Oh My Son', emoción y sentimiento

El público sigue con atención al Orfeón Voces Crevillentinas en el interior de la parroquia Nuestra Señora de Belén . :: A. F.

'Oh My Son', emoción y sentimiento

La soprano Suzanne Kantorski durante el recital de ayer en Crevillent. :: A. F.




Videos de CULTURA
más videos [+]
CULTURA