laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 15 / 26 || Mañana 16 / 23 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Cuatro vidas en 25 días

CINE ALICANTE

Cuatro vidas en 25 días

30.09.12 - 01:24 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Cuatro jóvenes y un destino: recorrer Estados Unidos desde la costa este a la oeste. Desde Nueva York a Los Ángeles en un coche alquilado y cuatro cámaras para grabar el viaje de 10.000 kilómetros. Con el resultado, un documental. Esta es la idea que nació en la cabeza de cuatro sajeños y que, tras 25 días de aventuras, han completado. No son el Equipo A, pero en muchas cosas se parecen. Ellos son: Christian Simón, Sergio Pérez, Diego Martínez y Miguel Herrero.
El proyecto partió hace poco más de tres años, cuando en una conversación entre amigos, surgió la idea del viaje de costa a costa de Estados Unidos y los cuatro presentes coincidieron en el gusto por el proyecto. Sin embargo, la idea quedó «enterrada pero latente durante más de dos años, hasta que de nuevo, en otra conversación, volvió a resurgir», explica Miguel Herrero, uno de los componentes de la expedición y director del documental que se está realizando.
«Esa noche yo no estaba en la cena en la que alrededor de unas copas volvió la idea al grupo con ganas restablecidas de planear el viaje y llevarlo a cabo. A las tantas de la madrugada me llamaron para que tuviera presente la proposición, con lo que quedó claro que la cosa iba en serio», relata el director de cine y psicoterapeuta sajeño, que también se encarga cada año de la dirección del Festival de Cine de su localidad natal.
Desde aquella fecha, el grupo dedicó los fines de semana a redactar una hoja de ruta del viaje. El itinerario, los billetes, los kilómetros a recorrer cada día, las paradas en las grandes ciudades y en los parajes más destacados del trayecto y, sobre todo, el presupuesto.
Una vez tuvieron todo detallado «el dinero que debíamos invertir cada uno se situó sobre los 3.000 euros, con todo planificado al mínimo coste, comiendo por los caminos y durmiendo en hostales y moteles. Al final, pese a ello, se nos ha subido un poco y todavía tenemos que ajustar cuentas», detalla Herrero.
Con las ideas claras y con la premisa de que los 25 días serían un continuo rodaje de la experiencia para ser contada a posteriori, volaron a Nueva York. Pero en sus conciencias algo resonaba: «Partimos con la certeza de que lo íbamos a pasar mal, de que era un proyecto descabellado. Teníamos claro que íbamos a tener que correr, comer y dormir mal, pasar días enteros dentro del coche, pero no nos paramos a pensar en ello», explica el cabeza de la expedición.
Buick Enclave
A su llegada a Nueva York fueron a recoger el que, desde ese momento, pasaría a ser su mejor amigo. Alquilaron vehículo modelo Enclave de la marca Buick, que fue devuelto en una sucursal de la casa de alquiler a más de 10.000 kilómetros, con la correspondiente cara de sorpresa de la empleada al ver la procedencia de la matrícula.
Por suerte, el coche respondió a las expectativas. «Es un modelo a medio camino entre el todoterreno y el monovolumen. Además, lo escogimos porque tenía doble techo solar, que nos servía para rodar. Cogimos una ventosa de precisión y colocamos una de las cámaras en el salpicadero, que daría buena cuenta del nuestras hazañas motorizadas», matiza el sajeño.
Solo hubo un momento donde la salud de este confortable vehículo rozó la desgracia. Pero debido a las condiciones, es algo entendible. Fue en el Valle de la Muerte, donde los cerca de 50 grados de temperatura sumado a varias horas de trayecto provocaron que se recalentara el motor.
Quitar el aire acondicionado, dejarlo reposar un rato y bajar el ritmo de viaje fueron las acciones con las que los aventureros lograron salvar la situación, alejados a decenas de kilómetros de cualquier signo de vida humana.
En su plan de viaje y rodaje a la vez, los cuatro expedicionarios no dejaron pasar la oportunidad de visitar casi todas las grandes ciudades que quedaban en su itinerario o cerca de él. Partieron desde Nueva York, pasaron por Washington, las Cataratas del Niágara, entraron a Canadá, visitaron Chicago, pasaron por las grandes llanuras y pararon a ver el paisaje en Badlans, disfrutaron de la naturaleza en Yellowstone y en el Gran Teton, entraron en los casinos de Las Vegas, atravesaron el Valle de la Muerte para esquivar, por apenas unas horas, el brote de un hantavirus mortal en Yosemite y recorrieron la costa oeste para pasear por San Francisco y Los Ángeles.
Entre las cientos de anécdotas que pueden contar los viajeros durante horas, destacan algunas que narran el carácter de las gentes, las situaciones peligrosas, las lesiones de los protagonistas o los pensamientos existenciales ante paisajes de ensueño, entre otras.
«Nueva York es la ciudad que nunca duerme, lo descubrimos al estar una noche en Times Square. La seguridad alrededor de la Casa Blanca es impresionante y casi no nos dejan rodar una secuencia. Una lancha nos metió casi debajo de las Cataratas del Niágara. En Chicago recorrimos rascacielos a toda prisa y nos pareció ver a Al Capone. En Cody vivimos el rodeo en persona. Badlands está llena de serpientes y escorpiones, pero volvemos con la espina de no haber podido grabar ninguno. El más grande de los géiseres de Yellowstone salió de la tierra para que lo filmáramos, esta espina no se clavó, y también evitamos una manada de bisontes por segundos, gracias a las indicaciones de un forestal», relata Herrero en un intento de síntesis, que prosigue «en Las Vegas grabamos en los casinos, hasta que los de seguridad nos lo impedían. El día de suerte fue en Yosemite. Pasamos por allí el día anterior al brote de un hantavirus y decidimos a última hora no dormir allí. Finalmente, San Francisco nos mostró sus cuestas y su libertad, cuna del movimiento hippie, y Los Ángeles nos acercó al mundo del cine. El nuestro».
Toda una experiencia que permanezca ahora en el laboratorio, esperando que Herrero componga un documental, que será mostrado, pretenden, dentro de un año.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti



Videos de CULTURA
más videos [+]
CULTURA