laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 24 / 26 || Mañana 24 / 26 |
más información sobre el tiempo

CULTURA

Hablemos de libros

La pasión por la lectura todavía guarda algunos rincones donde aficionados se reúnen para debatir en tertulias literarias

09.10.11 - 01:52 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Actualizar el perfil de facebook para que lo vean los 257 amigos a los que en la calle, a muchos de ellos, no saludarías; retwittear la magnífica frase que un famoso de medio pelo ha dicho, que probablemente ni él mismo entienda, o visualizar el último post del blogg que una quinceañera ha creado para poner sus inquietudes, casi todas destinadas a elegir entre si le sienta mejor el rimmel gloss, el pintalabios 'russian red' o si directamente debería no salir de casa porque un grano le puede afectar a la vitalicia reputación en su ámbito social de tres compañeras de clase y 257 amigos en Internet, pueden modernas formas de pasar una tarde.
Los cafés de reunión, aquellos donde la crema de la intelectualidad debatía sobre la vanguardia de las disciplinas culturales, y los cafés de barrio, donde se hablaba de la actualidad bajo las opiniones que venían de los cafés de intelectuales, parecen un vago recuerdo en blanco y negro, alejados de los foros de Internet y las redes sociales.
No obstante, no todas las buenas opiniones se siguen emitiendo en formato digital. Algunos bares y librerías todavía mantienen estas tradiciones vivas. Las de mirar a los ojos, sonreír, pensar sin un teclado delante y, lo más importante, las de escuchar.
El barrio de Benalúa, a la espalda de los juzgados, esconde uno de esos lugares de reunión donde, una vez al mes, algunos dos veces, se reúne un grupo de personas. Contrastados escritores, jóvenes estudiantes aficionados a la lectura y gentes de variados oficios realizan una auténtica tertulia literaria, a la vieja usanza, sin barreras, dando rienda suelta a lo que cada uno sabe o cree saber en sus opiniones.
Casa Adolfo se llama el bar y la culpa de que se haya convertido en algo más que un local del sector terciario es de Víctor Andrés. Este hostelero trabajó durante muchos años como comercial para una gran empresa. Debido a su oficio, viajó por gran parte de Europa, algo que hizo que su afición por la geografía creciera notablemente. Pero no queda ahí la cosa, a sus conocimientos en geografía, hay que sumar los muchos conocimientos de historia de las épocas visigoda y árabe y ciertas nociones de antropología. Todo por afición. Pero habría que meterlo en la Facultad de Historia, presentándolo como profesor sustituto y premiar al alumno que descubriera su embuste.
La cercana localidad de San Vicente del Raspeig guarda otro rincón de la afición por literatura. En este caso, se trata de una librería. Se llama Libros 28 y está regentada por Rosa Pastor, librera «por vocación, aunque intente ganar algo de dinero con ello», se describe. Al igual que sucedía en épocas anteriores, en este caso, la librería realiza un club de lectura que suele albergar a gente aficionada a la lectura, sin contar con renombrados escritores, pero con algunos docentes, funcionarios, amas de casa y estudiantes. Dentro de la actividad de la librería, pero fuera de la tertulia literaria para adultos, se realizan también dos clubes de lectura destinados a niños. En concreto, uno se organiza para niños pequeños y el otro para preadolescentes, hasta los doce años.
«Qué aburrimiento de tele», afirma Víctor Andrés que es la frase que le llevó a formar la tertulia literaria, no sin esconder una sonrisa jocosa, que le descubre la ironía que guarda. No obstante, sea o no el motivo, el hostelero comenzó a organizar, a través de amistades, conocidos y clientes del bar, tres tertulias: una literaria, una de cine y una de historia. Por este mismo orden, se fueron consolidando. La de historia desapareció con pocas ediciones. La de cine sigue vigente, aunque algunos meses su afluencia es menor que la literaria. Y ésta última cumplirá su primer aniversario el próximo mes de noviembre, por lo que se puede esperar de su creador alguna celebración especial. Habitualmente, los tertulianos pasan de la quincena, entre los que son asiduos algunos nombres conocidos, como los de los escritores José Luis Ferris y Miguel Ángel Pérez de Oca o el del cineasta Domingo Rodes. Pero el perfil que completa la mesa va desde médicos y abogados a estudiantes universitarios, pasando por asesores fiscales.
Tomando el concepto puro, una tertulia literaria sería simplemente un intercambio de opiniones entre un grupo de personas que quedan para hablar de libros. No obstante, según explica Víctor Andrés, «nos ponemos deberes. Para cada tertulia intentamos traer un relato corto escrito sobre un tema que dejamos preparado en la tertulia anterior. Proponemos también un libro o parte de él, como por ejemplo una leyenda de Bécquer o unos poemas de algún autor, para comentar en la siguiente sesión y, además, uno de los tertulianos prepara algún juego de palabras, como alguna adivinanza o la lectura de párrafos o frases de un libro o autor que se van leyendo hasta que alguien lo adivina».
Pero no son estas las únicas guías establecidas durante las tertulias. Aprovechando la cercanía de los juzgados, Andrés posee una maza de juez con la que modera las sesiones. «Solo actúo en caso de necesidad, si se crean corrillos. Pero cuando más lo utilizo es cuando se estanca algún debate, para pedir los salvamentos de libros», añade el organizador. Este salvamento de libros es una peculiar manera de abrir nuevos caminos a la conversación. Se trata de pedir a alguien que salve un libro, lo que consiste en que, según algún recuerdo, estado de ánimo o curiosidad, uno de los tertulianos propone un libro que le gustó especialmente, argumenta los porqués, y el resto de comensales le siguen en la defensa o en el ataque, en caso de desacuerdo.
No se trata de un error llamar comensales a los tertulianos, ya que «durante las tertulias, también se aprovecha para cenar. Dejé mi trabajo porque me encanta cocinar y preparo algunos menús especiales para las noches de reunión. Hablamos, discutimos, aprendemos, pero también comemos y bebemos buenos vinos», comenta el hostelero, a lo que añade entre risas: «Una de las especialidades es el conejo 'hi de puta', citando el castellano de El Quijote, porque es picante, pero lo descubres cuando engulles».
En definitiva, se trata de «unos ratos muy amenos, abiertos a cualquier aficionado a la lectura, donde se discute de manera sana sobre literatura y donde se interactúa en primera persona, mirando a los ojos, como han hablado las personas toda la vida».
La librería Libros 28, en la calle Villafranqueza de San Vicente del Raspeig, es otro de los puntos de encuentro de aficionados a la lectura. En este caso, cambia el perfil de tertuliano y algunos de los procedimientos con respecto a las reuniones en Casa Adolfo.
La regente de la librería, Rosa Pastor, emplea parte de su local para reunir a algunos de los clientes habituales para «tomar un café o una limonada y hablar de libros», indica. Para ello, el procedimiento que emplea es el de proponer un libro para cada mes y, a partir de sus comentarios, «pasar un buen rato de charla», añade.
Pero esta tónica habitual, suele cambiar cuando consigue invitar a algún autor a participar de la reunión. Pastor intenta que escritores de la zona acudan a compartir con sus lectores la tertulia que tratará de su libro. «A finales de este mes acudirá el escritor Claudio Cerdán, un joven que ha escrito una novela negra ambientada en Alicante», confirma la librera.
El perfil de tertulianos que acude a las reuniones en Libros 28 es un tanto diferente. La mayor parte de habituales en las sesiones son mujeres profesoras de Educación Primaria o de instituto. Aunque también acuden algunos hombres, que suelen ser funcionarios, y algunos estudiantes.
Un sábado por la tarde de cada mes, la librería se transforma, se llena de sillas en corrillo y se abre «una oportunidad de compartir. Sobre el libro que hemos preparado la sesión anterior, debatimos sobre lo que ha gustado y lo que no, lo que se ha entendido mejor o peor y los momentos esenciales de la historia», indica Pastor.
Pero han sido varias las ocasiones en que la librera ha conseguido que el autor del libro que se pretende comentar acuda a la sesión. En concreto, recuerda una vez que «vino Susana Gonzalo a comentar el libro 'La casa hecha de Alba', que pertenece a su editorial. Pese a no ser la autora, conocía muy a fondo el libro y éste además gustó especialmente a los que acudieron a la reunión. Fue un gran éxito, la librería estaba llena y al finalizar hubo un buen rato de aplausos». Por el contrario, la regente de Libros 28 recuerda también «un día en que vino el autor de un libro, que no gustó demasiado, y recibió algunas críticas por los presentes. Se lo tomó bien, pero estoy segura que no se fue con buen sabor de boca».
Los clubes de lectura de niños están organizados por Isabel Fernández, una profesora que pretende acercar la literatura como una forma de ocio. Para ello, realiza actividades como la escritura creativa, «donde leen partes de un libro y se pide a los niños que escriban el resto de la historia, o se leen poemas y se pide que dibujen lo que les ha venido a la mente. Un ejemplo de ello fue en el centenario de Miguel Hernández, donde el tema a dibujar fueron sus poemas», explica Pastor.
La pasión por la literatura es de esas cosas que ha perdurado y perdurará en el tiempo. Un rincón de una gran ciudad, una taberna de pueblo o un aula de un centro social, será lugar de reunión. Eso sí, sin 257 amigos en Internet y mirando a los ojos, como siempre se ha conversado.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Hablemos de libros

Animada tertulia literaria en la Bodega Adolfo, en Alicante, vista por fuera. :: ÁLEX DOMÍNGUEZ

Hablemos de libros

Juan Luis Ferris y Miguel Ángel Pérez de Oca, con una compañera, en una de las tertulias literarias de la Bodega Adolfo, en Alicante. :: ÁLEX DOMÍNGUEZ

Hablemos de libros



Videos de CULTURA
más videos [+]
CULTURA