laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 15 / 25 || Mañana 17 / 24 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Las deudas impiden implantar la receta electrónica en la provincia

sanidad

Las deudas impiden implantar la receta electrónica en la provincia

Ni los farmacéuticos ni la Conselleria disponen de financiación para extender un sistema que era demandado, y que solo funciona en Banyeres de Mariola

23.09.11 - 00:39 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La implantación de la receta electrónica se ha quedado en lista de espera. La falta de financiación impide extender un modelo históricamente demandado y que tiene como objetivo descongestionar los centros de salud y agilizar la prescripción de medicamentos. El problema es que los farmacéuticos alicantinos no pueden ahora mismo hacer frente a este elevado coste económico, ni tampoco la Conselleria de Sanidad que, al igual que el resto de administraciones, está inmersa en planes de ajustes y de contención para salir airosos en estos delicados momentos.
«La receta electrónica no está aparcada pero, sinceramente, es un tema del que ni hemos hablado ni tenemos en la cabeza. ¿Sabes cómo estamos?», cuestiona Jaime Carbonell, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de la provincia.
Carbonell se refiere a las graves dificultades económicas por las que el sector está pasando, aunque matiza que no son los únicos. «Todo el país está muy mal; en ruina». Las deudas que la Conselleria tiene contraída y los retrasos en los cobros por los fármacos que facturan no contribuyen a aliviar la situación y está llevando a situaciones muy críticas a algunos establecimientos.
«No sé si alguna farmacia habrá pedido un préstamo, eso es a título particular, pero evidentemente ahora lo único que podemos hacer es seguir trabajando e intentar cobrar», insiste.
La introducción de la receta electrónica ya está completada en Castellón y más avanzada en Valencia. Alicante era la única donde quedaba por introducir el sistema que permite grabar en la tarjeta SIP la medicación prescrita por el médico y las indicaciones que éste realiza para el suministro de dos, tres e incluso seis meses. De esta manera se evita que el paciente, sobre todo los crónicos, tengan que desplazarse a su centro de salud cada vez que se le termina la medicación. Una ventaja tanto facultativos, farmacéuticos como para los enfermos.
En septiembre de 2009 se preveía la puesta en marcha del proyecto en dos farmacias de Banyeres de Mariola. Un acto que finalmente se inauguró en febrero de 2010 y al que acudió el entonces conseller del ramo, Manuel Cervera. Empezarían a extender el modelo de norte a sur, ya que la población flotante (desplazados y turistas) suponía una traba a la hora de aplicarlo. Sin embargo, se añadió un factor que no se preveía tan grave: el de la crisis.
En enero de este mismo año, los farmacéuticos afirmaron que había problemas financieros, aunque matizaron que continuarían con su implantación en otros municipios como Onil. Un deseo que no ha podido cumplirse. «En Banyeres sigue funcionando, pero hora mismo no podemos asumirlo, hay muchas farmacias en apuros y los boticarios no pueden ni invertir ni gastar; no podemos pedirles que hagan un costo tan alto con líneas para el ordenador», reconoce el presidente, quien insiste en que ni los farmacéuticos ni la Conselleria se han olvidado de la receta, pero ahora «solo vale trabajar y cobrar».
Los médicos y los recortes
Igual de expectantes se muestran los médicos, pero ante los ajustes que prevé Sanidad. El Sindicato Médico en la Comunitat (Cesm-CV) está sobre aviso sobre los recortes en el sistema, con algunas medidas que consideran lógicas, y otras que «precisarán una vigilancia estrecha por parte de los profesionales porque en ningún caso se ha pactado».
Respecto al fomento de los medicamentos genéricos, el presidente del sindicato autonómico, el doctor Pedro Plou, entiende las medidas de ajuste aunque puntualiza que «estamos en una fase de la medicina donde se habla del fármaco a la carta y un medicamento con la misma formulación pero con distinta presentación, jarabe, pastilla o cápsula puede ser más efectivo en unos pacientes y en otros no». Por ello, desde el sindicato se avisa de que «es esencial que los médicos, además de defendernos a nivel sindical, estemos dispuestos a defender a nuestros pacientes».
Igual ocurre con otra de las medidas previstas por la administración y que supone la implantación de un programa de revisión de historiales fármaco-terapéuticos, con el que la Conselleria pretende ahorrar diez millones de euros. Una actuación que desde la Cesm se preguntan quién realizará su revisión, si tendrán que ser los médicos de cabecera, si se tendrá en cuenta la ley de protección de datos, y recuerdan que «los médicos somos los garantes de la calidad asistencial de lo pacientes, no los políticos».
Desde el Sindicato de Enfermería de la Comunitat (Satse) también se refirieron ayer a los ajustes y lamentaron que la Conselleria no haya tenido en cuenta a los sanitarios a la hora de elaborarlas, sobre todo, cuando algunas de ellas afectan directamente a los trabajadores como son condiciones laborales y retributivas, el funcionamiento de los centros mañana y tarde o la concentración de servicios.
En Tuenti
Las deudas impiden implantar la receta electrónica en la provincia

El exconseller de Sanidad Manuel Cervera, en la puesta en marcha de la receta electrónica. :: C. M. A.



Videos de Noticias - ALICANTE
más videos [+]
Noticias - ALICANTE