laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 14 / 26 || Mañana 17 / 24 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Cogida mortal en el ruedo alicantino

LA PALESTRA

Cogida mortal en el ruedo alicantino

Hoy se cumplen cien años de la muerte de ´Minuto Chico', la única habida en la plaza de toros de Alicante

04.09.11 - 00:31 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Seguro que Tirso Marín hubiera andado dispuesto a contar el siglo exacto transcurrido desde el fallecimiento del novillero 'Minuto Chico' en el coso alicantino. El 9 de diciembre pasado lo recordaba en estas mismas páginas cuando entrevistó al doctor José María Reyes, cirujano jefe de su enfermería. A su memoria dedicamos estas líneas.
Eran aquellos de 1911 tiempos en los que buena parte del ocio se desviaba hacia los festejos taurinos. Resultaba común que se celebraran las llamadas novilladas económicas donde a bajo precio se podía ver a diestros modestos que intentaban abrirse camino. Cuando ocurrió el suceso que hoy contamos, costaba la entrada general única 70 céntimos que se reducían a 45 para señoras, niños y soldados sin graduación.
El domingo tres de septiembre se lidiaban sin picadores cuatro reses de la afamada ganadería albaceteña de Samuel Flores que por edad, trapío y cornamenta más parecían toros cuajados, lo que suponía un riesgo enorme al no poder recibir puyazos durante la lidia. El cartel estaba compuesto por Andrés Nebot 'Esparteret' que debutaba en Alicante y un novillero sevillano ya conocido por la afición de la tierra llamado Manuel Díaz y que portaba el apodo de 'Minuto Chico' por ser sobrino de un matador de fama ya retirado entonces que se llamó Enrique Vargas 'Minuto'.
Transcurría el festejo sin pena ni gloria salvo el riesgo que suponía torear reses muy peligrosas y resabiadas al decir de las crónicas del momento. Llegados al tercer novillo, de nombre 'Faccioso', que le correspondía a 'Esparteret', éste lo estaba pasando tan mal con la muleta, que 'Minuto Chico' saltó al albero para darle algunos pases de capa con la intención de doblegar al animal pero se le echó encima y le infringió una tremenda cornada en el muslo izquierdo. Aún pudo aquel desgraciado levantarse y andar unos pasos intentándose taponar con su mano la herida de la que manaba abundante sangre.
En brazos de las asistencias y dada la gravedad del percance, en el mismo callejón los médicos le practicaron un torniquete con el que comprimir la hemorragia. Ya en la enfermería, que estaba muy bien dotada, fue atendido por dos reputados galenos alicantinos, Juan Sebastiá y Ladislao Ayela, que fueron asistidos en la tarea quirúrgica nada menos que por cuatro compañeros más, los doctores Gadea, Malva, Ramos y Soler a los que ayudaron el practicante Vicente Soler y el enfermero Antonio Vidal.
La herida, causada en dirección ascendente, tenía 25 centímetros y desgarró la vena femoral y la arteria ilíaca externa que fueron ligadas, teniéndole que abrir el bajo vientre. A causa de la enorme pérdida de sangre, se le inyectó gran cantidad de suero pero no se le pudo anestesiar por la debilidad que padecía aunque sí administrar éter, aceite alcanforado y cafeína, soportando con gran entereza la intervención.
Pero aquella cogida fue tremenda, el diestro quedó postrado en una cama de la enfermería, atendido toda la noche, realizándosele curas y procurando paliar el dolor que sufría, entrando en fases delirantes donde no faltaban citas lastimeras hacia su madre.
Y llegamos a las siete y cuarto de la mañana del lunes cuatro de septiembre en que aquel hombre de 24 años y al que se le escapaba la posibilidad de ser matador de toros, expiraba serenamente tras haber entrado en una breve coma. Amortajado con traje de chaqueta, se le hizo una foto junto a los médicos que lo atendieron.
El mundo taurino se conmocionó aunque por desgracia las cogidas mortales no eran tan poco frecuentes como en la actualidad. Vinieron familiares de la capital hispalense y la empresa y peñas taurinas de Alicante se volcaron en ayudas. A las tres de la tarde del martes cinco de septiembre partió el cortejo fúnebre de la misma plaza de toros y por el centro de la ciudad hasta el cementerio de San Blas donde fue enterrado.
Se intentó después organizar un festejo benéfico con el que recoger fondos para la familia, ofreciéndose el ganadero a regalar cuatro reses para el mismo. Pero la opinión pública se centró en la polémica por organizar novilladas sin picadores donde se permitía lidiar toros con más cuajo y trapío que los empleados en las corridas.
Ha sido la única cogida mortal habida en la plaza alicantina aunque a lo largo de la historia han muerto de la provincia por asta de toro el picador Carlos Santo, los novilleros Juan Ripoll, Manuel Martínez Vera y Angel Celdrán Carratalá así como el banderillero Francisco Llopis.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti



Videos de CULTURA
más videos [+]
CULTURA