laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 18 / 25 || Mañana 16 / 26 |
más información sobre el tiempo

CULTURA

La voz de la libertad

10.04.11 - 01:06 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La Universidad de Alicante ha presentado el portal digital 'Devuélveme la voz', elaborado a partir de la donación del matrimonio de locutores Julián Antonio Ramírez y Adelita del Campo. En 861 bovinas de cinta magnética se almacenaban los documentos de toda una vida dedicada a informar, desde la emisión extranjera de Radio Televisión de Francia, conocida en España como 'Radio París', de lo que acontecía en Europa y en España visto sin el muro de intolerancia y de la censura del franquismo.
Más allá de las fronteras, españoles que emigraron buscando un futuro mejor, españoles que buscaron en el exilio olvidar un pasado que les perseguía. Españoles que seguían su guerra por las ideas pese a no estar en su tierra. Dentro de la patria, familiares y amigos que, por la noche, se pegaban al transistor para recordar, para conocer y para mantener una luz de una, una esperanza de libertad. Entre todos ellos, dos voces, las de Julián Antonio y Adelita que, desde su humilde radio, llegaban a muchos hogares.
En 1999, el matrimonio de locutores decidió donar su almacén de cintas a la Universidad de Alicante, como explicó Ramírez en un vídeo grabado por la UA, «para que no se perdieran, porque el avance de las tecnologías y el paso del tiempo las acabaría por destruir». Con esta donación, y con la ayuda de una subvención del Ministerio de la Presidencia, a través de la Ley de la Memoria Histórica, la Universidad de Alicante ha realizado, durante dos años, un arduo trabajo en dos sentidos. El primero, el técnico: recuperación de los sonidos de las cintas, digitalización de los documentos y archivo en la fonoteca de la universidad. El segundo, el de la contextualización: una detallada escucha de cada grabación para situarla en un contexto social, temporal, histórico e incluso de género periodístico. La suma de los dos trabajos, una web que recoge todo el material y que es una fuente tanto para ciudadanos que quieren recuperar momentos de la historia reciente de España como para estudiosos de todo el mundo, que han hallado una fuente importante de información.
A la inauguración acudió el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, que se mostró «plenamente satisfecho con la labor realizada por la Universidad de Alicante», e hizo buena gala de este sentimiento con un discurso en que índicó los motivos por los que se sentía tan orgulloso: «En mi casa se escuchaba Radio París y cuando acudía al trabajo, en una fábrica de San Sebastián, en los corrillos de trabajadores se comentaba lo que se había dicho la noche anterior desde esa emisora».
El primero de los pasos fue la compra, por parte de la biblioteca de la universidad, de un reproductor de cintas magnéticas. Para ello, como indicaron los componentes del equipo de la fonoteca, tuvieron que acudir al mercado de segunda mano porque ya no se fabrican.
Una vez adquirido el equipo, se procedió a sus digitalización mediante el uso de las nuevas tecnologías, en la que participaron un buen número de técnicos. Este procedimiento es simplemente técnico, pero era el paso a lo más importante, la escucha de las cintas.
Para este cometido, desde el departamento de Historia Contemporánea, el catedrático de esta materia, Glicerio Sánchez, pensó en un trabajo de «contextualización, de corrdenar ideas y de clasificación para que los ciudadanos pudieran enternder cada una de las grabaciones que les habían donado».
Así, se puso en contacot con Francisco Rojas, cuya tesis se tutela y trata sobre un tema parecido, por lo cual le podía servir como complemento y además sería de mucha ayuda para el proyecto. «Me puse en contacto con Rojas, hablé con él y le ofrecí mi supervisión en este añadido a su trabajo. Lo acogió de buena gana y se puso a trabajar».
Este trabajo no sería tarea fácil. Francisco Rojas tenía por delante 861 bovinas grabadas con noticias, reportajes y entrevistas grabadas en Radio París.
Su tesis, titulada 'Dirigismo cultural y disidencia editorial en España desde 1962 hasta 1973', se acoplaba directamente con los contenidos que se sabía que existían en las cintas. Empezó a escucharlas y poco a poco se dio cuenta de que los contenidos debían seguir una normas comunas para ser clasificados.
Junto a Glicerio Sánchez acordó elaborar una fichas identificatorias para cada una de las grabaciones. En estas fichas, se apuntarían las siguientes anotaciones: el personaje que ocupa la grabación, su contexto socio-cultural, en caso de ser un personaje relevante se debía contextualizar su posición social, sus ideales y sus obras realizadas. También se debía anotar a que género periodístico pertenecía la grabación, si era un reportaje, una entrevista, una noticia, o simples sensaciones de ciudadanos.
Con esta premisa organizada bajo conceptos del estudio de la Historia, Rojas, acompañado por algunos colaboradores del departamento de Historia Contemporánea, se dispuso a escuchar las cintas. Como indicó: «Fueron casi dos años de unas seis horas diarias dedicadas a tener los cascos puestos y escuchar, algunas grabaciones incluso varias veces, cada una de las 861 bovinas que componían la donación del Matrimonio de Julián Antonio Ramírez y Adelita del Campo».
Además, la dificultad no radicaba solo en las escuchas, concretó Rojas, sino «en entender los contenidos en su globalidad. Hay que tener en cuenta que para atravesar la censura, en muchas ocasiones se trataban temas con un trasfondo, con un sentido entrelíneas que había que leer y con muchos solencios u omisiones de cosas que había que anotar».
Pese a este inmenso trabajo y la dedicación que le dio, Francisco Rojas afirmó que «fue un trabajo que enganchó. Son temas que tratas en tu trabajo y que suponen una fuente de información para la historia casi única, por ello, pese a los momentos malos, en su totalidad el trabajo fue un gusto realizarlo».
Una vez extraído el jugo a las cintas, el proyecto tomó un nuevo camino. Junto al equipo encargado de la digitalización de las grabaciones y de la contextualización, el Vicerrectorado de Nuevas Tecnologías e Innovación Educativa pensó en que todo ese material no debía quedar almacenado.
El vicerrector de este departamento, Faraón Llorens, quiso «amplificar» las voces de las grabaciones. Entonces surgió la idea de crear un portal digital donde el ciudadano tuviera acceso directo «a una parte importante de su Historia. Descubrimos el tremendo valor que tenían las cintas y nos dimos cuenta de que eran documentos únicos, por eso pensamos en una manera de difundirlos», afirmó Llorens.
En este sentido, Llorens movió a las secretarias que componen su vicerrectoría y habló con Juan José Bayona, director del Secretariado de la Biblioteca de la Universidad de Alicante. Desde esta secretaría y con el apoyo del equipo de informática de la universidad, se emprendió la web 'Devuélveme la voz'.
Treinta años de lucha
El resultado final: el pretendido por la institución. Se ha creado un portal en el que se tiene fácil acceso a todos los contenidos que Radio París emitió desde 1946 a 1976. Además, gracias a la familia de Julián Antonio Ramírez y Adelita del Campo, se han aportado, como complementos a los archivos sonoros, imágenes de la familia, de su emisora, y cartas que el matrimonio tenía guardadas, tanto personales como intercambiando impresiones con altas personalidades tanto en el exilio como en el interior de España.
Cuando Julián Antonio Ramírez donó, en 1999, todas estas cintas que tenía en un almacén en su casa, el equipo de audiovisuales de la Universidad de Alicante le hizo una larga entrevista sobre los motivos y los porqués de la donación y sobre que le gustaría que se hiciera con ello. Los motivos: el locutor se dio cuenta de que las el paso del tiempo y el avance de las nuevas tecnologías acabarían por convertir aquellas cintas en simple basura, y pensó que la universidad podría hacer algo con aquello. Los porqués: porque quería que aquello no se perdiera, que siguiera siendo algo que reflejara lo que había vivido España durante los años de dictadura. Lo que le gustaría: que sirviera para que los jóvenes, los niños que crecen tuvieran acceso a lo que un día sucedió, para que no se volviera a repetir.
'Devuélveme la voz', desde un intenso trabajo, cumple los motivos, los porqués y lo que le gustaría a Ramírez.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti



Videos de CULTURA
más videos [+]
CULTURA