laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 20 / 30 || Mañana 22 / 29 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
La Comunitat, tierra de seísmos

TERREMOTOS

La Comunitat, tierra de seísmos

15.03.11 - 00:37 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Los sismólogos nunca se pillan los dedos. O, lo que es lo mismo, advierten de que, cuando se trata de la Naturaleza, no hay nada imposible. «Pero si hay algo improbable», se atreve a predecir Pedro Jáuregi, «es que se pueda registrar en la Comunitat Valenciana un terremoto como el de Japón». Ni de cerca. Los ciudadanos de la Comunitat, impactados como todos los ciudadanos del mundo por la fuerza que sacudió Japón, pueden dormir tranquilos. Es harto improbable que España pudiera experimentar un terremoto de magnitud 9 como éste que ha puesto a prueba a los nipones. Es más, la máxima virulencia que se puede prever en un territorio como la Comunitat Valenciana es un seísmo de magnitud 6. Y uno así, como mucho, en un periodo de mil años.
El sismólogo Pedro Jáuregi avala esta afirmación atendiendo a los datos que manejan los expertos. «La principal diferencia entre Japón y la Comunitat Valenciana es la historia sísmica repetitiva. En este país se producen sismos de magnitudes importantes con mucha frecuencia. Aquí, los periodos de tiempo entre cada terremoto son mucho mayores».
Esta diferenciación tiene una explicación: las placas tectónicas. «Las de aquella zona son más grandes, de miles de kilómetros; las de aquí son de menor entidad. En consecuencia, nuestro peligro es pequeño», apunta este miembro de la Unidad de Registro Sismológico de la Universidad de Alicante. Conclusión: la Comunitat tiene muchas menos probabilidades que Japón de sufrir un gran terremoto. Pero la perspectiva cambia cuando la referencia, en lugar de Japón, es la península ibérica. «Tenemos un peligro medio, pero nunca como el de Japón». La Comunitat, entonces, sobresale por el riesgo sísmico en comparación con el resto del país. Las dos zonas más sensibles en la península son la cordillera bética -Málaga, Granada, Almería, Murcia, Alicante y el sur de Valencia-, la banda sísmica más activa, y el Pirineo central y catalán.
Alicante y, en especial, la Vega Baja son las zonas de mayor riesgo sísmico de la Comunitat. Aunque también se registran movimientos con cierta regularidad más al norte, como en el golfo de Valencia. La Unidad de Registro Sismológico detectó durante todo 2010 cerca de 50 temblores que superaron, como mínimo, una magnitud de 1,5 en la escala de Richter. Y este año, de momento, el primero de cierta consideración fue el que se produjo en Ayora (2,4) el pasado 6 de enero.
El riesgo de recibir la mortal bofetada de un tsunami es infinitamente menor. Pedro Jáuregi sólo recuerda uno cercano, el que se produjo el 21 de mayo de 2003. Aquel día se produjo un fuerte terremoto de magnitud 6,8 en Argelia. El epicentro estaba a sólo 7 kilómetros de la costa y provocó un pequeño tsunami que llegó en 50 minutos a las Islas Baleares, donde fue prácticamente inapreciable, salvo en algún puerto.
Para encontrar uno realmente demoledor en el Mediterráneo hay que remontarse 3.500 años. El origen de este tsunami no fue sísmico, sino volcánico. La explosión de una caldera volcánica lanzó por los aires el interior de la isla de Thar, cuyo cráter rellenó de agua el mar Egeo en la actual Santorini (en honor a Santa Irene de Tesalónica), la nube de ceniza se extendió por todo el mundo y el tsunami llegó hasta Israel. La gran ola arrasó Creta y su civilización minóica. Pero la Comunitat sigue, y todo parece indicar que seguirá, a salvo de los tsunamis. Más latente permanece el riesgo medio de sufrir un terremoto de magnitud 6. Algo por encima de este nivel estuvo el movimiento telúrico que zarandeó Torrevieja y Almoradí, de intensidad X, equivalente a una magnitud 6 en la escala de Richter, el 21 de marzo de 1829.
El escudo de Torrevieja presenta una torre vigia semidestruida, en recuerdo al temblor que dejó 389 muertos, la culminación a seis meses horribles, desde el 13 de septiembre de 1928, en los que se sintieron más de 200 terremotos en la Vega Baja. Los anales sismográficos también registran otro gran terremoto, en 1048, que tuvo su epicentro en Orihuela y que destruyó por completo su mezquita.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
La Comunitat, tierra de seísmos


Videos de Noticias - ALICANTE
más videos [+]
Noticias - ALICANTE