laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 23 / 32 || Mañana 21 / 31 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Elena de La Romana, por amor al arte

LA PALESTRA

Elena de La Romana, por amor al arte

Esta inquieta escultora realizará una exhibición en Gabriel Miró e inaugura exposición

23.05.10 - 00:26 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Ayer, sábado, alrededor de ciento veinte pintores de nuestra tierra, pertenecientes a la Asociación de Artistas Alicantinos, y en colaboración con la entidad cultural Espejo de Alicante, marcharon a La Romana para plasmar 'in situ' sus paisajes y rincones más significativos y sugerentes a la par que montaron talleres con el objeto de que los niños del pueblo aprendieran y se fueran familiarizando con las artes plásticas. La iniciativa partió de una inquieta romanera como María Elena Martínez López que utiliza el nombre artístico de Elena de La Romana por el cariño inmenso que siente hacia ese lugar entrañable del Medio Vinalopó que la viera nacer y cuya Pinacoteca Municipal, con unas 70 obras de momento, se va nutriendo con las donaciones que de manera generosa hacen estos artistas.
En su actividad incesante, el próximo domingo día 30 hará acto de presencia también en la plaza de Gabriel Miró para realizar ante los ojos de los viandantes figuras de novia alicantina en cerámica y que realmente las borda.
Pero hoy acude a esta palestra de la cultura por su próxima exposición en La Romana. Se inaugura el próximo día 5 de junio a las siete de la tarde en la sala conocida por 'Casa Encarná' de la calle Federico García Lorca 14, en pleno corazón urbano, compartiendo espacio con la pintora alcoyana Elima Cardenal. Allí mostrará desde un fotomontaje de la partida de las Cuevas de San Antón, donde específicamente naciera, sobre un plato de cerámica de 40 cm. decorado, dos san Antonios, una aldeana, un gran pavo real pintado con palillos, de estilo japonés por el que siente una gran admiración o sus típicos platos caleidoscópicos de siempre, habiendo hecho recientemente versiones modernas como el rosetón de pintura enmarcado que realizó para la exposición conmemorativa del centenario de Miguel Hernández y que vendió enseguida.
Porque en un mercado tan difícil y competitivo, esta artista tiene su público adicto y; como muestra, baste decir lo que le sucedió en una exposición individual del Aula Amigos de la Cultura de Novelda donde ya en 1979 le adquirieron las 80 piezas que presentó, todo un récord. Y me ratifica que le resulta imposible citar los países donde existe obra suya, desde buena parte de Europa, Rusia incluida, hasta Estados Unidos. Fuera de España ha expuesto' en solitario en la Galería In Chäller de Berna.
El hecho de contemplar desde pequeña arquitectura modernista de su protectora, le sirvió de acicate para adentrarse en los secretos de este movimiento artístico, sintiendo honda devoción por Gaudí, su tratamiento de las curvas, lo irregular que le reporta sensaciones volátiles. Ello no es óbice para que también guste del genio de Joan Miró y vuelva incluso la cabeza hacia los clásicos que imita a menudo dentro de su toque personal puntilloso y preciosista. Parece que su nombre helénico, su alias artístico, aunque nada tenga que ver la denominación del pueblo con la antigua Roma, y el que su hija se llame Afrodita, acompañan sus gustos.
Elena lleva el arte en la sangre y la sensibilidad a flor de piel. Es una persona que viene luchando con denuedo desde bien pequeña cuando por un fatal accidente laboral se quedó huérfana de padre, del que dice ha podido heredar lo 'manitas' que era, pues sin formación lo mismo tocaba la guitarra que hacía un montaje mecánico de lo más complejo.
Desde los once años gozó del mecenazgo de la condesa Luisa Gómez Tortosa, aristócrata perteneciente a la familia que introdujera el modernismo en Novelda, antigua propietaria de la espléndida Casa Museo de ese estilo y del llamado 'Chalet del Obispo' de la avenida de Alcoy que con otros bienes otorgara esta benefactora en testamento a la diócesis que ha construido allí su sede episcopal y que fue residencia de Elena en sus años juveniles que supo aprovechar bien ya que se licenció en Filosofía y Letras por la universidad de Alicante, obteniendo con posterioridad en la Escuela de Artes y Oficios de Orihuela el graduado en la especialidad de Cerámica Artística, siendo también por el mismo centro docente Técnico Superior en Escultura, especialidad de Talla en Piedra.
Pero antes no quiere olvidar la suerte que le supuso tener en el Bachillerato como profesor de Dibujo a una persona de la entidad de Segundo García, recordando también, ya inmersa en estudios de cerámica, a otro maestro como Eduardo Lastres.
Aún así, los inicios de Elena, sus primeros pasos en el mundo del arte, son totalmente autodidactas. Yo la recuerdo realizando aquellos platos de paciente decoración geométrica y efectos caleidoscópicos que decoraron mi casa campestre de La Romaneta. Y andando el tiempo, como no le tiene miedo a los formatos, ha decorado unas viejas tinajas de vino de gran tamaño lo mismo que la superficie que las sustenta para el salón de celebraciones del Hotel Spa La Romana.
En todo el más amplio sentido del término, pinta por amor al arte ya que son muchas las obras que regala, a menudo para fines benéficos, realizando además una labor social y docente espléndida en APSA, la Asociación pro Deficientes Psíquicos de Alicante donde imparte sus clases desde 1993 como formadora y monitora de cerámica, enseñando a trabajar terracota, loza y gres esmaltado, así como a pintar, desde acuarela, acrílicos, ceras y lápiz hasta pastel, e incluso otras técnicas como el collage con resultados sorprendentes que hablan de la capacidad de estas personas y lo acertado de la terapia en este campo.
Ha tenido alumnos disminuidos, que como ella dice tanto le enseñan y a los que entrega su amor, desde siete años hasta sesenta; ahora trabaja, en turnos rotatorios, con una treintena de ellos. Y al respecto manifiesta con orgullo que les ha organizado veintitrés exposiciones colectivas, logrando dieciocho premios a nivel comarcal, tres en la Comunidad Valenciana y uno de ámbito nacional, con piezas adquiridas por entidades públicas y particulares.
Y sus peculiares meninas o esas encantadoras valencianas y alicantinas en gres o loza fina que esmalta, le pone barniz cerámico o esmalte transparente y reflejos metálicos en oro, plata o cobre, inundan múltiples lugares que dejan patente el arte que emana de esta mujer sencilla, paciente, solidaria y comprometida que, como le escribí en cierta ocasión parafraseando a Dante, hace bueno su pensamiento de que quien sabe de dolor, todo lo sabe.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti



Videos de CULTURA
más videos [+]
CULTURA