La Verdad Digital
Martes, 20 de junio de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares   Página de inicio
PORTADA EL PERIÓDICO ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
LO + BUSCADO

-Alquiler de vehículos
-Dejar de fumar
-Campamentos
-Alergias
-Trajes de comunión
-Vuelos baratos
-Conciertos
-Campings
-Apartamentos
-Deportes de aventura
-TV digital terrestre
-Clases particulares
-Gimnasios
-Cruceros
-SPA
-Depilación
-Balnearios
Haz clic en la categoría escogida...
PROVINCIA
NOVELDA
NOVELDA / Jesús Navarro: «Carmencita es símbolo de la unidad familiar y empresarial»
La hermana mayor, fallecida el sábado, prestó su imagen desde el año 1926 Los industriales de condimentos y especias enfilan ya la cuarta generación
EN FAMILIA. Carmen Navarro (c), junto a sus hermanos Jesús (i) y Conchita, y el marido de ésta. / M. C.
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

El fallecimiento el pasado sábado, a los 80 años de edad, de Carmen Navarro Valero, la popular Carmencita de los sobres y botes de azafrán, ha generado consternación en sus familiares, que, no obstante, refuerzan la idea de que esta miembro de la empresa internacional Jesús Navarro SA fue determinante como «símbolo de unidad, de la familiar y también de la empresarial». Su hermano Jesús Navarro la recordaba ayer emocionado, pero también convencido de que «gracias a ella la empresa se ha consolidado y acrisolado y se prepara ya la cuarta generación».

Muchos son los dones de solidaridad que se le conocen a esta mujer de puertas afuera. Pero no son pocos los que se le reconocen de puertas adentro.

El padre de la saga Navarro, Jesús Navarro Jover, y también la madre, Carmen Valero, quisieron que su hija primogénita Carmen se convirtiera en imagen de la empresa. Lo que no sabían es que esa imagen iba a recorrer medio mundo en forma de presentación de la friolera de setecientas referencias envasadas con un abanico amplio de ochenta productos distintos, entre los que destaca lógicamente el azafrán.

Fue en el año 1926 cuando el cabeza de la saga familiar decidió colocar a su hija un lazo en la cabeza y tocarla con un sombrero cordobés. Fue retratada a los 4 años y, desde entonces, ha servido de símbolo y marca de garantía de calidad de una empresa de condimentos que exporta ya a medio mundo, según recordaba ayer Jesús Navarro a este diario.

«Igual que existía en los años 20 el chocolate Nogueroles y el jabón Lagarto, mi padre se vio en la necesidad de crear una marca que sería Carmencita, en honor a la niña de cuatro años», explica el actual líder de la empresa familiar, que, ya jubilado, sigue impartiendo su sabiduría emprendedora. Los sobres de azafrán eran de sólo cinco o diez céntimos de peseta cuando el padre de la ahora fallecida inició el negocio. Con el fin de crear mercado y debido a que en ocasiones faltaba mercancía, se creó la marca, cuya imagen cordobesa no se explica sino por el agradecimiento del iniciador del negocio al mercado cordobés y por extensión al andaluz. «Mi padre tenía que agradecer la fidelidad de los clientes de allí y lo hizo de esa forma», recuerda Jesús Navarro Valero.

Jesús Navarro asegura que la imagen de Carmencita ha servido de vínculo inexpugnable para mantener unida a la familia, una unidad que después se ha trasladado a la empresa noveldense de especias, que sigue creciendo año tras año en actividad y facturación. «Ese símbolo es el que ha logrado aglutinarnos en torno a la figura de mi padre, Jesús Navarro Jover, que fue un gran trabajador. Por eso, ahora nos siguen mi hijo y mis sobrinos y lo harán mis nietos», comenta con indisimulado orgullo y emoción el noveldense Jesús Navarro. En estos momentos inmediatamente posteriores a la pérdida de Carmencita, el empresario Jesús Navarro quiere hacer alusión especial a sus cuñados Luis Navarro (Marido de Carmencita) y Francisco Escolano (marido de otra de las tres hermanas de la saga familiar). «Tenemos una hermandad tremenda, y creo que va a seguir», explica Jesús Navarro, que confiesa dar buenos consejos a algunos de sus nietos, que ya van para abogados o ingenieros, para garantizar la cuarta generación.

En estos momentos, la empresa es dirigida por su hijo Jesús Navarro Alberola, destacado miembro del consejo de administración de la Caja del Mediterráneo, que comparte tareas de liderazgo en la gestión con dos de sus primos, hijos de Carmencita y de la otra hermana de Jesús Navarro.

Profesionalización

Este conocido noveldense subraya que «la empresa familiar no nace, sino que se hace, al igual que cualquier actividad emprendedora de la vida». Considera que fue determinante la profesionalización que se confirió a la empresa de especias tras los quince años de participación de una filial del grupo de alimentación Ebro y se muestra confiado en que a la empresa le sigue aguardando un futuro repleto de éxitos.

La familia Navarro digiere la pérdida de un ser querido, pero lo hace con un recuerdo sentido que lleva el inevitable sello del futuro. No en balde, de Carmencita hay ya 12.000 millones de reproducciones en todo el mundo.



Vocento
LA VERDAD DIGITAL, S.L. (SOCIEDAD UNIPERSONAL). Camino Viejo de Monteagudo s/n. 30160. Murcia. CIF: B73096802.
Inscrita en el Registro Mercantil de Murcia al Tomo 1.709, Libro 0, Folio 41, Sección 8, Hoja nº MU34509, Inscripción primera.