La Verdad

El Mudic opta a financiación externa tras su inclusión en la red autonómica de museos

fotogalería

Huerto incluido como un módulo más entre las salas del Mudic. / Alberto Aragón

  • Junto con el Príncipe Felipe de Valencia el centro oriolano es el segundo museo de ciencias reconocido por la Generalitat

Superados los ocho años de existencia que el Museo Didáctico e Interactivo de Ciencias (Mudic) celebra estos días, el centro ubicado en el campus de Desamparados de la Universidad Miguel Hernández y regido por una fundación formada por la propia Universidad, el Ayuntamiento y la Asociación de Profesores de Ciencias Hypatia de Alejandría, ha recibido el mejor de los regalos en una época en la que la falta financiación ha puesto a esta instalación al borde del cierre. Su inclusión hace apenas unos días en la red de museos de la Generalitat Valenciana le permitirá optar a ayudas económicas con las que hasta ahora no contaba, además de que lo convierte junto al Príncipe Felipe de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, en uno de los dos únicos museos de ciencias existentes en la región.

Este aniversario se celebró ayer en sus instalaciones con más regalos como los realizados durante los últimos días, tal y como explicó la directora del museo, Mari Carmen Perea, por los institutos de Redován y El Palmeral, que han sumado a los fondos del Mudic un módulo con el ciclo de vida de las hormigas o el de los alumnos del IES Tháder, quienes cantaron 'Cumpleaños feliz' acompañados por el 'theremín' un instrumento de música electrónica que se toca sin contacto físico y que tiene mucho de científico. La empresa Suez Advanced Solutions, en la que trabajan numerosos exalumnos de la Epso, aprovechó para entregar ayer un módulo con el que los docentes y monitores que desarrollan su labor en el Mudic podrá conocer el 'efecto Venturi' a través de un sistema que permite oxigenar las aguas estancadas y evitar el mal olor. El módulo está basado en el diseño del coordinador de la doble red urbana de Aguas de Alicante, David Santacreu, profesor honorífico de la Epso. Jesús Carnicer, de Hypatia de Alejandría se encargó de hacer otra demostración sobre ese 'efecto Venturi' que después se explicará tal cual a los alumnos, con una sopladora y una bola de corcho, porque el Mudic es un museo que sobre todo lo que busca es divulgar la ciencia y los efectos que tiene en la vida cotidiana.

El rector de la Universidad Miguel Hernández, Jesús Pastor, aseguró que es «gratificante para la UMH ver cómo este museo cumple ocho años y cómo se amplía con el mismo afán de divulgar la ciencia entre los más jóvenes que el primer día». Así, entre grupos de estudiantes que salían de las distintas salas del Mudic, todas dedicadas a algún científico, el máximo responsable de la institución docente y miembro además de la Fundación del Mudic, recordó que son más de cinco mil los jóvenes que lo visitan cada año, y precisó que esta cifra aumenta cada curso, por lo que animó a seguir adelante con la labor al tiempo que incidió en el hecho de que la inclusión en la red autonómica de museos «es importante para conseguir financiación adicional».

El tema económico ha sido un escollo importante a superar por el Mudic durante este año con el retraso en el cobro de la subvención del Ayuntamiento producido a expensas de que se devolviera un dinero que no se podía incluir, según nuevos criterios normativos, entre los subvencionables. La devolución de algo más de 1.300 euros propició que el Ayuntamiento entregara toda la ayuda prometida, y desde el museo confían en que el presupuesto cuente de nuevo con la partida de 60.000 euros para el próximo año. No obstante, Mari Carmen Perea explicó que ahora se podrán pedir subvenciones a las que no se ha podido acceder hasta el momento, por lo que se abren opciones de financiación.