La Verdad

'La tentación' hiberna en Madrid

Entrada al Salón del Trono del Museo, sin el cuadro de Velázquez al fondo.
Entrada al Salón del Trono del Museo, sin el cuadro de Velázquez al fondo. / M. B.
  • La obra de Velázquez participa en una exposición de la Conferencia Episcopal

  • El préstamo firmado se prolonga hasta el 28 de febrero y la muestra se inaugura el día 18 en el centro cultural de la Plaza Colón de la capital española

Enfilar la entrada al antiguo Salón del Trono del Palacio Episcopal y no ver al fondo la imagen de Santo Tomás de Aquino sostenido por dos ángeles tras superar la tentación de la carne supone una visión extraña a los ojos acostumbrados, desde la apertura del Museo Diocesano de Arte Sacro, a vislumbrar en la pared, al fondo, la obra de Diego de Velázquez, justo en la presidencia de la que fue y es una de las principales estancias de este edificio. 'La tentación de Santo Tomás de Aquino', una de las joyas del arte sacro de la Diócesis y que se guarda en Orihuela desde su creación, permanece desde hace algunos días en Madrid, donde pasará el invierno como parte de la exposición temporal 'A su imagen' organizada por la Conferencia Episcopal. El Museo de Arte Sacro ha prestado el cuadro hasta el 28 de febrero próximo, aunque se prevé que la muestra en la que se podrá visitar estos meses se clausure en el mes de mayo.

La marcha del cuadro se realizó el pasado lunes con todas las medidas de seguridad y conservación imprescindibles para una obra de sus características. El transporte se realizó en una caja especial, además de que se suscribió un seguro por valor de tres millones de euros.

Lo único que no ha viajado hasta la capital española es el marco original, que permanece en la pared en blanco del museo dada su fragilidad, lo que motivó que los conservadores decidieran que no saliera de Orihuela para evitar así cualquier daño, explicó Mariano Cecilia. La empresa especializada SIT fue la encargada de hacer el traslado bajo la supervisión del director del museo, José Antonio Martínez, y del conservador Mariano Cecilia, quien afirmó que los trabajos sirvieron además como clase práctica para los alumnos del Grado de Historia del Arte que realizan sus prácticas en la actualidad en este importante espacio expositivo.