La Verdad

El legado de Larramendi se integra en la Ruta Patrimonial para potenciar el turismo

fotogalería

Un mapa del callejero almoradidense tal cual se diseñó tras el terremoto. / Alberto Aragón

  • El área municipal incluirá representaciones teatralizadas de personas históricas para dar a conocer la historia del terremoto de 1829

La reconstrucción de Almoradí a cargo del primer Ingeniero de Caminos de España, José Agustín Larramendi, en 1829 se da a conocer en la Ruta Patrimonial de la localidad que se retoma este otoño. La Concejalía de Turismo aboga por incrementar la información de este itinerario de una manera más amena y permitir al visitante que se sumerja en el entramado urbanístico que se diseñó sobre el plano. El área provincial de Turismo ha sufragado la colocación de nuevos paneles informativos que detallan los antiguos límites de la población, llamados ejidos.

El municipio renueva así su patrimonio histórico con la inclusión de la planimetría que Larramendi ideó para que los lugareños no volvieran a caer «en la trampa de la ratonera del anterior trazado», explicó ayer el historiador José Antonio Latorre. El diputado de Turismo, Joaquín Albaladejo, junto al alcalde, Antonio Ángel Hurtado y la delegada municipal de Turismo, María Gómez, presentaron esta oferta turística.

Así, monumentos típicos como el Teatro Cortés, el Casino, la iglesia de San Andrés y la Capilla del Hospital se unen al histórico trazado realizado a través de cuadrículas. En el centro neurálgico, la plaza de la Constitución se convirtió en el lugar desde donde partieron todas las calles. Para ello se aprovechó la ubicación de las acequias que rodeaban el viejo Almoradí, eminentemente agrícola. El ingeniero Larramendi trazó el punto de origen entre los caminos de Orihuela y el Río, que conformaban una cruz. En cada lado de esta cruz se trazaron los ejidos de Norte, Sur, Poniente y Levante.

Latorre explicó que lo que diferenciaba al municipio del Siglo XIX de otros de su época «era la anchura de las calles y que estaban decoradas con moreras». Estos árboles servían para dar sombra en verano, leña en invierno y dar de comer a los gusanos de seda. En el itinerario previsto se prevé que se introduzcan nuevos detalles como que existía un convento de San Francisco de Paula, si bien el terremoto se llevó todo el patrimonio anterior a la fecha señalada.

La edil de Turismo comentó que «pensamos realizar alguna ruta teatralizada donde tenga cabida algún monje o la figura histórica de Tomás Capdepón». En la misma línea el diputado Albaladejo alabó que «se haya creado un producto turístico tan inteligente que combina la gastronomía con la ruta patrimonial». Así, se prevé que esta nueva oferta turística se presente en la próxima edición de Fitur dentro del expositor de la Costa Blanca.

La primera salida se realizará el 8 de noviembre y ya contará con los paneles ubicados en los lindes de una población que a principios del Siglo XX apenas se había expandido. No obstante, desde esa fecha la dimensión de hectáreas ocupadas se ha multiplicado por diez.

El paseo por el histórico Almoradí se detallará la relación entre el pueblo y el terremoto que lo hizo renacer. Se pondrá de relieve figuras históricas como la del Obispo Félix Herrero y el por qué del nombre de las calles más importantes, además de mostrarse una casa típica de la reconstrucción. Asimismo se explicará por donde transcurren los seis kilómetros de acequias subterráneas que atraviesan la ciudad.