La Verdad

La Marina Alta, un laboratorio de innovación en torno a la gastronomía

La reunión en la que se explicaron las experiencias empresariales singulares. :: R. González
La reunión en la que se explicaron las experiencias empresariales singulares. :: R. González
  • El Foro Arròs a banda & A banda de l'Arròs incide en la importancia de la implicación de toda la comarca en el proyecto de Dénia Ciudad Creativa

El IV Foro Arròs a banda & A banda de l'Arròs dejó patente que la Marina Alta se está convirtiendo en un laboratorio de innovación y creatividad con la gastronomía como eje. En esta edición, celebrada ayer en el CdT, el debate se centró en el proyecto Dénia & Marina Alta Tasting Life con el que la capital comarcal se alzó como Ciudad Creativa de la Unesco. En él quedó patente la importancia de la implicación de toda la comarca en esta apuesta.

Agricultores, empresarios y productores explicaron sus propuestas, encaminadas a que los productos de la comarca sirvan de base para tener una gastronomía diferenciada y que suponga un atractivo para atraer visitantes, además de promocionar la Marina Alta como elemento distintivo de calidad.

Acercar el pescado a los jóvenes y difundirlo mayoritariamente a un precio más asequible, huertos en entornos urbanos que abastecen a los restaurantes, la recuperación del arroz bombón en la Marjal de Pego, que las cooperativas vuelvan a trabajar juntas y recuperen tierras yermas, demostrar que el moscatel no se limita a la mistela, la importancia de recuperar las tradicionales cocas usando productos de temporada y de kilómetro 0 y que los turista participen en la preparación de la paella que luego se comerán fueron las experiencias empresariales que se relataron en la mesa redonda. En ella quedó patente la importancia de diferenciarse a través de la calidad y los productos de cercanía para ofrecer una gastronomía que salvaguarde la tradición e incorpore al mismo tiempo la vanguardia.

Ante de llegar a este punto tuvo lugar una presentación del proyecto Dénia & Marina Alta Tasting Life. Allí se explicó cómo surgió la idea de presentar la candidatura a la Unesco. El alcalde, Vicent Grimalt, incidió en que la comarca debe ofrecer algo singular para triunfar en el ámbito del turismo, pues el visitante ya no busca sólo el sol y la playa. El munícipe recalcó que los ayuntamientos de la Marina Alta deben ir de la mano de los empresarios y productores para ofrecer ese atractivo diferenciador a través de su rica gastronomía, fruto de la calidad de los productos del mar y la tierra.

Pepa Font, que fue edil de Turismo cuando se impulsó la candidatura a Ciudad Creativa, insistió en que la comarca está en una situación «envidiable» porque el reconocimiento de la Unesco le ha abierto «una puerta de infinitas posibilidades» en esa apuesta por superar la estacionalización del turismo.

Por su parte, Cristina Sellés, presidenta de la Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo de la Marina Alta, relató el papel de mediador que hizo el colectivo y que se plasmó con el respaldo de todos los partidos al proyecto. También comentó que ahora hace falta crear acciones a corto y largo plazo y difundir el proyecto para todos conozcan realmente lo que es.

Floren Terrades, coordinador del proyecto, relató que se trata de construir un sistema alimentario local, desde la producción al consumo y que para ello hay recuperar el paisaje agrícola, productos autóctonos, preservar el patrimonio y considerar a la comarca como un laboratorio de innovación. Entre los planes a desarrollar figuran becas para estudiantes, apoyo al emprendimiento y a la restauración, talleres de alimentación saludable y acciones de recuperación de patrimonio culinario tradicional.

El foro lo cerró una feria de productos de la Marina Alta.