La Verdad

Alegría en Dénia, Pego y Calp por tener unas Fallas Patrimonio de la Humanidad

Un momento de la plantà de la falla Oeste de Dénia, que se llevó el primer premio. :: Tino Calvo
Un momento de la plantà de la falla Oeste de Dénia, que se llevó el primer premio. :: Tino Calvo
  • Esperan que este reconocimiento acerque a más turistas a la comarca a conocer esta fiesta que promociona la cultura y la tradición

El mundo fallero de la Marina Alta y los municipios en los que se plantan monumentos, Dénia, Pego y Calp, explotaron de alegría al conocer que las Fallas ya son Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. En estas tres localidades destacaron que esperan que este reconocimiento de la Unesco se traduzca en un atractivo turístico aún mayor que incremente el número de visitantes.

Vicent Grimalt, que además de alcalde de Dénia es edil de Turismo y presidente nato de la Junta Local Fallera (JLF), comentó que «ya tenemos dos títulos, el de Ciudad Creativa de la Gastronomía y el de las Fallas como Patrimonio de la Humanidad». El munícipe destacó que estaba muy contento porque es una parte muy importante de la tradición y de la cultura de la localidad y Comunitat. Y reconoció que en su casa «las fallas las viven mucho mis hijos y mi mujer».

En el aspecto turístico, Grimalt subrayó que las Fallas son «un puntal» en una época del año en la que no hay turismo. «En esas fechas tenemos muchos visitantes y esperamos que sean más a partir de ahora con este reconocimiento que avala su importancia». El alcalde también remarcó la labor de las comisiones en el fomento de la cultura.

Aunque de momento no se ha decidido qué se va a hacer para festejarlo, la edil de Fiestas de Dénia, Eva Ronda, comentó que a nivel institucional quieren dar voz a este reconocimiento junto a la JLF. Ronda hizo hincapié en que las Fallas no son sólo un atractivo turístico, sino que benefician a la ciudad económica, social y culturalmente. Según dijo, «transmiten nuestro sentimiento como pueblo y fomentan valores como el esfuerzo, el trabajo y la 'germanor', que es lo que las hace tan grandes».

Por su parte, la concejal de Fiestas de Pego, Rebeca Bañuls, quien también pertenece a una de las tres fallas del municipio, afirmó sentirse «muy contenta de que esta fiesta valenciana tenga este reconocimiento que mueve a tanta gente a lo largo de toda la Comunitat». Apuntó que con esta designación «también se exportan nuestras tradiciones por todo el mundo». La edil aseguró que el de ayer fue «un día muy importante para todos los falleros, para los que las viven desde dentro y para los que las disfrutan desde fuera con nosotros».

En Calp son tres las familias que, tras más de 30 años, siguen manteniendo vivas las llamas de esta fiesta. Lo hacen entorno a una sola falla, la de Calp Vell. Su fundador, Victorio Pino mostró su satisfacción por el reconocimiento mundial, aunque admitió que para la única falla calpina cada vez es más complicado celebrar esta fiesta.

Según explicó, actualmente son un grupo reducido de falleros y falleras, principalmente los miembros del casal lo forman la familia de Pino y otras dos más.

Por ello, cree que este nombramiento «puede dar un impulso para que la gente decida participar en las fiestas, e incluso que en un futuro se creen otras comisiones falleras». Palabras que compartió la concejala de Fiestas, Ana Perles, quien reconoció que las fallas «necesitan un impulso para atraer a los vecinos y turistas pues Calp es un municipio donde los Moros y Cristianos tienen más tirón».