La Verdad

Más de 130 alumnos, desalojados de los barracones de La Xara por una tromba de agua

Los profesores colocaron papel de periódico en las zonas donde se acumulaba el agua de la lluvia que se filtraba. :: Tino calvo
Los profesores colocaron papel de periódico en las zonas donde se acumulaba el agua de la lluvia que se filtraba. :: Tino calvo
  • La alcaldesa, Maite Pérez, afirma que en diciembre la Conselleria de Educación tramitará la entrega de la parcela para el nuevo centro escolar

Con la llegada de las lluvias a la comarca de la Marina Alta, se ha vuelto a poner de manifiesto la situación que viven los 134 alumnos del colegio de La Xara, íntegramente en barracones, que deben dejar sus clases cuando arrecia el agua. Eso es lo que ocurrió, de nuevo, ayer alrededor de las 12.30 horas, cuando un cielo encapotado dejó caer una tromba de agua en poco más de 10 minutos en los que se registraron 14 litros por metro cuadrado.

Minutos después de iniciarse la tormenta, la directora del centro educativo, Mari Ginestar, puso al corriente de la situación a la alcaldesa del municipio, Maite Pérez, quien a su vez lo comunicó a los agentes de Policía Local, que creyeron conveniente a iniciar la evacuación «para evitar cualquier peligro sobretodo entre los más pequeños».

Poco a poco los padres y familiares fueron llegando para llevarse a sus hijos a casa. Mientras, los profesores intentaban achicar el agua de los pasillos y algunas de las aulas, como la de informática. «Tenemos que ir con especial cuidado para que no se estropeen los ordenadores y también con todo el cableado eléctrico, para que no ocurra ningún accidente», explicó una de las docentes.

Otra de las maestras comentó que algunas de las paredes se humedecen con la lluvia por lo que no pueden acercar las estanterías para que los libros no se estropeen. Además, avisaron a los familiares que llegaban a recoger a los niños que evitasen tocar los murales que cuelgan de algunas paredes porque la humedad también hacía saltar la pintura con la que estaban hechos. Se trata de una situación que se repite, apuntan los docentes, cada vez que llueve con intensidad. El curso pasado ya tuvieron que desalojar el colegio, «una más de las tantas evacuaciones que hemos tenido que hacer durante los nueve años que llevamos en los barracones», apuntó una de las profesoras. Recordó, además, que hace tres cursos los alumnos tuvieron que abandonar las clases por las numerosas goteras, «a pesar de que vienen operarios a arreglar los techos de las aulas, sigue pasando, porque ya son demasiado viejos». Por todo ello, los familiares de los alumnos y los profesores reclamaron que «se ponga solución al problema». También lo hicieron algunos niños del curso de quinto de Primaria, quienes con tan solo 10 años escribieron algunas consignas como «Volem un col·legi en condicions, per favor», entre otras, en dos de las pizarras del centro, mientras esperaban para irse a sus casas.

Uno de los maestros afirmó que cuando entraron a dar clases en los barracones, hace ya 9 años, les dijeron que sería algo provisional, «cuando terminaba un curso esperábamos que el año siguiente estaría hecho el nuevo colegio, pero ahora ya no nos hacemos ilusiones». Además apuntó que los alumnos también han perdido la esperanza, pues «algunos han pasado todos los cursos en estas aulas provisionales y no conocen otra cosa». Ante esta situación, la alcaldesa de la Xara afirmó que están intentado solucionar el problema «cuanto antes». Recordó que el consistorio ya ha entregado a la Generalitat toda la documentación necesaria para iniciar las obras.

Además indicó que en diciembre mantendrán una reunión con el secretario autonómico de Educación e Investigación, Miquel Soler, para tramitar la entrega de la parcela donde se construirá el nuevo recinto escolar. Un proyecto que desde el consistorio de la Xara esperan que se inicie en el primer trimestre de 2017. En cuanto a la vuelta a las clases, la alcaldesa explicó que varios operarios trabajan para garantizar la vuelta al colegio de los niños «siempre que el temporal lo permita».