La Verdad

Una estación de bombeo eliminará los malos olores en la Plaza de la Trinidad

El trabajador de la unidad de vertidos muestra el material, en la nueva furgoneta eléctrica.
El trabajador de la unidad de vertidos muestra el material, en la nueva furgoneta eléctrica. / M. B.
  • El fondo de Hidraqua para realizar obras en el municipio permite una inversión de 178.815 euros en el Barrio San Pedro

Las quejas de los vecinos de la Plaza de la Trinidad y calles adyacentes por los malos olores que salen de un alcantarillado que además, rebosa cuando llueve, podrán terminar en un par de meses. Ese es el tiempo que la concesionaria del servicio del agua empleará en realizar una actuación que incluye la instalación de una pequeña estación de bombero, y que supone una inversión de 178.815 euros procedentes del fondo de renovación que cada año se emplea en este tipo de obras. El concejal de Ciclo Hídrico, Miguel Ángel Fernández, relató que se trabajará en las calles Overía y Camino de San Pedro además de en la misma plaza, y precisó que los malos olores provienen de un sifón que cruzaba una acequia y que en periodo de lluvias hacía que saliera agua del alcantarillado. Fernández estuvo acompañado de Juan José Alonso, gerente de Hidraqua, quien aportó los detalles más técnicos de la obra. Se trata de la renovación de 300 metros de la red de alcantarillado con la retirada de tuberías viejas de hormigón por otras más resistentes de PVC. La existencia de la acequia, precisó, requiere de la instalación de una estación de bombeo con dos bombas de tres kilovatios, que serán las que impidan que se desborde la red de alcantarillado.

Las máquinas ya han iniciado los trabajos en el Camino de San Pedro y se espera no tener que cortar el tráfico en una zona tan transitada, por lo que se trabajará solo en una parte de la calzada para permitir el tránsito de vehículos en esta calle.

La puesta en marcha de esta obra sirvió además ayer para dar a conocer el nuevo vehículo de la Unidad de Control de Vertidos de Hidraqua, una furgoneta eléctrica que sustituye al camión anterior dado que el uso de equipos cada vez más pequeños así lo permite. Se trata de un vehículo con 170 kilómetros de autonomía que se cargará en la base de la empresa en el polígono industrial, aunque desde Hidraqua no se descarta poner una 'electrolinera' junto a su sede en el centro de la ciudad.