La Verdad

Impulso a la ocupación

Acto de clausura de la primera edición de la lanzadera de empleo, ayer en L'Escorxador.
Acto de clausura de la primera edición de la lanzadera de empleo, ayer en L'Escorxador. / LV.
  • El 43% de los participantes en la primera lanzadera de empleo logra un trabajo y el resto está en proceso de selección

La primera edición de la lanzadera de empleo de Elche, Motivatelx, toca a su fin con un balance «superpositivo», según la coordinadora, Ana Castillo. Un 43% de los 35 desempleados que han participado en esta iniciativa han logrado un puesto de trabajo, y del resto, la mayoría están inmersos en procesos de selección por parte de diversas empresas, por lo que parte de ellos también conseguirán trabajo en las próximas semanas.

El alcalde, Carlos González, y el concejal de Promoción Económica, Héctor Díez, pudieron conocer ayer de primera mano el balance de esta experiencia novedosa, desarrollada en Elche de la mano de las fundaciones Santa María La Real y Telefónica y el Fondo Social Europeo, con el apoyo del Ayuntamiento. Durante cinco meses, los 35 mujeres y hombres participantes, de los 300 presentados aspirantes presentados, con edades de 18 y 40 años, han trabajado coordinadas por una 'coach', para reforzar sus competencias, generar conocimiento colectivo, hacerse visibles y colaborar en el objetivo común de conseguir empleo, ya sea por cuenta propia o ajena.

Ayer los participantes que permanecen en la lanzadera tuvieron ocasión de exponer sus perfiles personales y aspiraciones ante las autoridades municipales, compañeros y familiares que acudieron a L'Escorxador en el acto de clausura. El buen resultado de esta primera experiencia llevó a los responsables municipales a anunciar la continuidad del programa.

«El porcentaje medio de colocación en los programas de empleabilidad no llega al 30% y nosotros hemos alcanzado ya el 43%», recalca Ana Castillo. Añade que de los participantes en la lanzadera que todavía no han encontrado trabajo, «el 70% está en procesos de selección, con muchas probabilidades de contratación entre diciembre y enero», apunta la coordinadora.

La mayor parte (en torno al 85%) se ha colocado en servicios -administración, atención al cliente, recursos humanos, etc.-, uno ha emprendido un negocio por su cuenta y otro trabaja ya en el sector de la construcción. «Quienes han conseguido trabajo, la mayoría han cumplido sus objetivos profesionales y trabajan en tareas relacionada con lo que buscaban», apunta Castillo.

La coordinadora añade que aunque la lanzadera llegue a su fin, los participantes que permanecen sin ocupación «van a seguir trabajando en equipo, porque ya disponen de las herramientas para proseguir la búsqueda de empleo». Uno de los objetivos de la iniciativa es «conseguir que sean autónomos en la búsqueda de empleo, que sean capaces de autogestionarse dentro del trabajo colaborativo».

Castillo destaca además que los participantes «han crecido mucho en autoestima y confianza. No había más que verlos en la presentación pública ante familiares y autoridades» realizada ayer.