La Verdad

La UA descubre la historia de 'Ertugrul', fragata otomana hundida en Japón

Una de las piezas recuperadas de la fragata 'Ertugrul'.
Una de las piezas recuperadas de la fragata 'Ertugrul'. / EFE
  • Un equipo de expertos ha recuperado, catalogado y fotografiado más de 8.000 piezas durante los trabajos de arqueología subacuática

La Universidad de Alicante ha liderado un proyecto de recuperación de un pecio turco hundido en aguas de Japón a finales del siglo XIX. Se trata de un programa de arqueología subacuática contemporánea que ha dado pie a la tesis doctoral de Berta María Lledó, y que ha permitido recuperar, catalogar y fotografiar más de 8.000 piezas.

Lledó defenderá hoy viernes a partir de las 11.00 horas en el Salón de Grados de la Facultad de Filosofía y Letras, su trabajo titulado 'La Fragata Ertugrul: Un pecio Otomano en Japón. Documentos, materiales, exposición y memoria'.

Según la UA, se trata de un importante proyecto internacional turco-japonés sobre la fragata 'Ertugrul', que realizó un viaje diplomático en 1890 para estrechar lazos entre el imperio otomano y el Japón Meiji. La autora de la tesis es la directora del área de Arqueología del proyecto junto a un equipo internacional de investigadores del Instituto de Arqueología Náutica (INA), la mayor organización del mundo dedicada al estudio de la interacción del hombre con el mar.

La fragata 'Ertugrul' pertenecía a la marina Otomana bajo el Sultán Abdul Hamid II y fue construida en Estambul en 1858, con una estructura combinada de madera y hierro y tres palos, a la que se dotó de un motor de vapor en 1864 en Portsmouth (Inglaterra). El 14 de julio de 1889 partió hacia Japón en una misión diplomática con la que se pretendía estrechar los lazos entre ambas naciones.

Sin embargo, la fragata se hundió en Japón el 16 de septiembre de 1890, tras completar su misión con éxito solo dos días después de iniciar su regreso. De sus 609 tripulantes solo pudieron salvarse 69. Aunque el gobierno japonés realizó un rescate, una gran cantidad de materiales decorativos y personales quedaron a 15 metros de profundidad en las rocas Funagora.

El proyecto arqueológico incluye trabajos de prospección en 2007 y excavaciones entre 2008-2010 y 2015, que han recuperado, catalogado y fotografiado más de 8.000 piezas, tanto en el Ertugrul Research Center (ERC) en Kushimoto (Japón), como en el Laboratorio de Conservación de Nixon Griffis, situado en el centro de investigación del INA en Bodrum (Turquía) y especializado en materiales provenientes de yacimientos marinos.

Dirigida por Sonia Gutiérrez, catedrática de Arqueología y directora del INAPH-Instituto de investigación en Arqueología y Patrimonio histórico de la UA, esta tesis se enmarca en una línea de investigación de la que la institución alicantina es pionera: la arqueología de las épocas moderna y contemporánea.

«El trabajo realizado por Berta Lledó traza un análisis integral del naufragio y sus restos como un testimonio de la historia contemporánea pero también como un ejemplo singular de la construcción de una memoria común que ha construido un lazo de amistad y de colaboración entre las dos naciones con exposiciones, memoriales y divulgación histórica. Constituye un ejemplo de la investigación internacional y puntera en arqueología reciente de la Universidad de Alicante», explicó la directora del INAPH de la UA.

El hundimiento del barco otomano frente a las costas de Japón incluso se llevó a la gran pantalla en 2015 con la película 'Ertugrul 1890'.