La Verdad

El tripartito y el PP se enzarzan por la mala situación de Juan XXIII

  • Los populares piden al Consell 100.000 euros para el barrio y Bellido les llama «caraduras» por ser, dice, los que lo «abandonaron»

El tripartito y el PP han convertido al barrio Juan XXII y a sus múltiples carencias en un nuevo campo de batalla para echarse en cara sus mutuos incumplimientos. Los populares defendieron ayer en el pleno de Les Corts una enmienda a los presupuestos autonómicos para reclamar una inversión destinada a rehabilitar las viviendas del pasaje Arcipreste de Hita, en el barrio. La diputada Elisa Díaz instó al Consell a aprobar esta enmienda porque «ayudaría mucho más dando luz verde a esta ayuda que pedimos para uno de los barrios más pobres de la Comunidad Valenciana, que aprobando una Ley de Vivienda que es un bodrio normativo».

Acusó al Consell de «abandonar» a los vecinos del barrio e incumplir la Orden de Pobreza Energética, ya que «hay personas que utilizan velas en sus viviendas por no tener luz eléctrica».

Un extremo que negó taxativamente ayer la concejal de Acción Social, Julia Angulo, que admitió que en este pasaje las condiciones de las familias no son buenas, pero explicó que «23 de ellas están siendo atendidas por los Servicios Sociales y recibiendo distintos tipos de ayudas» y que «hay un convenio con Iberdrola para evitar cortes de luz». Aclaró que solo hay dos familias «que no han querido recibir la ayuda de Servicios Sociales» y con las que están intentando contactar.

El portavoz del equipo de gobierno, Natxo Bellido, fue más duro al acusar al PP de ser el «responsable» de la situación que viven las familias de este pasaje. «Hay que tener la cara muy dura para hacer política con Juan XXIII con lo que ha hecho el PP en ese barrio, dejarlo abandonado», señaló. «Se les debería caer la cara de vergüenza, porque tuvieron que cancelar el Plan Vivienda 2008-2013, que iba a destinar fondos estatales y europeos a rehabilitar las viviendas porque la Generalitat, presidida por Francisco Camps, puso cero euros», recordó el concejal. «Se los gastaban en juergas», añadió.

Admitió, no obstante, que ahora el barrio es su responsabilidad y aseguró que se hará lo posible por mejorar la situación de las familias, en colaboración con el Consell.