La Verdad

Multa de 2.800 euros a dos menores por humillar a una compañera por 'WhatsApp'

Edificio de la Audiencia de Alicante, en una imagen de archivo.
Edificio de la Audiencia de Alicante, en una imagen de archivo. / J. P. Reina
  • Los chicos pedían a la joven que enviara fotos de sus «tetas» y el «culo» y le preguntaban si le gustaba «el sado» o si «la chupas»

Las burlas y humillaciones constantes que dos menores de edad profirieron a una compañera de clase se saldarán con una elevada indemnización económica. La Audiencia Provincial ha revocado parcialmente la condena a los dos chicos que dedicaron buena parte de su tiempo a bombardear a la joven con expresiones como «pasa foto culo» o «tetas», «tú la chupas?» o «te gustan los 69?» a través de la aplicación 'WhatsApp'. El Juzgado de Menores número 3 de Alicante impuso a uno de los acusados una pena de veinte horas de prestaciones en beneficio a la comunidad, mientras que a su amigo fueron cuarenta horas, además de que ambos debían indemnizarla con 2.828 euros por un delito de tratos degradantes. Sin embargo, el tribunal ha retirado la sanción penal dejando solo vigente el pago por los daños ocasionados a la muchacha.

Los condenados apelaron esta sentencia ante la Audiencia Provincial de Alicante. Reconocían la autoría de los mensajes, pero su defensa entendía que los hechos no eran constitutivos de un delito de trato degradante, sino de una falta de vejaciones recogida en un artículo, el 620 del Código Penal, que había sido derogado.

Según recoge el fallo, facilitado por fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), los hechos comenzaron a las nueve de la noche del 18 de mayo de 2014. A partir de entonces, la joven tuvo que soportar durante la madrugada de ese día todo tipo de expresiones de índole sexual, como las mencionadas, a las que iban introduciendo prácticas sexuales de contenido más explícito. Por ello, le preguntaban si a ella le gusta «el 'sado'», «'bucakke'» o «'gangbang?'».

La menor, que formaba parte del grupo en el que se encontraban otros compañeros de clase, trató de escabullirse de las decenas de comentarios jocosos que los dos condenados hacían sobre ella. Llegaron incluso a enviar una nota de audio en la que se les oía decir «putilla». Al día siguiente, y al poner en conocimiento del profesorado lo ocurrido, salió a relucir un desencuentro entre la víctima y otra compañera de clase. La perjudicada sufrió desde entonces trastorno por estrés postraumático.

En su resolución, la Sección Tercera de la Audiencia Provincial estima parcialmente el recurso ya que entiende que para que la acción degradante sea considerada atentado a la dignidad «requerirá una conducta continuada» o bien «una intensidad lesiva para la dignidad suficiente». Como tal, la infracción quedó despenalizada tras la tras la reforma del Código Penal de 2015, por lo que la Sala absuelve a los dos menores implicados en los mensajes vejatorios.

El magistrado ponente del fallo explica que «a la vista de lo expuesto, no se aprecia que estemos ante una conducta - al menos la imputada a los menores apelantes- que sea continuada en el tiempo». Además, argumenta que la frases en sí mismas, «y sin negar el carácter despreciativo y humillante respecto de la persona de la menor, no pueden encuadrarse en esos actos que pueden ocasionar el resultado típico de un delito de trato degradante».