La Verdad

Esther Pastor anuncia que deja la oficina del expresidente Alberto Fabra

  • La asesora justificó su determinación debido al surgimiento de «otras oportunidades laborales incompatibles como personal eventual al servicio de la Administración Pública»

Esther Pastor abandona la oficina del expresidente Alberto Fabra. La que fuera secretaria autonómica de Organización, Coordinación y Relaciones Institucionales de la Generalitat presentó ayer en el Registro de Presidencia su baja en el puesto por «motivos personales relacionados con otras oportunidades laborales». Pastor adelantó que ya había comunicado al senador su decisión de emprender otro rumbo laboral.

La asesora justificó su determinación debido al surgimiento de «otras oportunidades laborales incompatibles como personal eventual al servicio de la Administración Pública». El anuncio se produjo justo un día después de que se diera a conocer la relación sentimental que mantiene con el empresario Vicente Boluda. La primera aparición pública de la nueva pareja se produjo la pasada semana en la cena ofrecida a los patronos y galardonados de los Premios Rey Jaime I.

«A partir de ahora voy a enfocar mis opciones profesionales fuera del contexto político, en ámbitos más acordes con mi formación académica como consultora en Relaciones Institucionales, Comunicación y Protocolo Oficial o Empresarial», explicó la propia Pastor en un comunicado enviado a las agencias de comunicación. La que fuera mano derecha de Fabra en el Palau de la Generalitat tiene el grado de Protocolo y Organización de Eventos de la Universidad Camilo José Cela de Madrid.

La marcha de Pastor facilita los planes de Alberto Fabra. El expresidente se planteaba cerrar esta oficina en caso de que Pastor optara por otro camino profesional. Se da la circunsta ncia de que Fabra es el único expresidente que ha disfrutado de este recurso, previsto en la Ley del Estatuto de Expresidentes. Todos los exresponsables del Consell tienen derecho a este despacho, que incluye secretaría, vehículo oficial y un escolta.