La Verdad

El Consell asumirá servicios sociales a cambio de que la Diputación entre en el fondo local

Such, Rodríguez, Moliner, Puig y César Sánchez, ayer, en el Palau de la Generalitat.
Such, Rodríguez, Moliner, Puig y César Sánchez, ayer, en el Palau de la Generalitat. / R.A.
  • Puig acepta la creación de una mesa para negociar la devolución de competencias y Sánchez logra gestionar el dinero con los municipios

Intercambio de cromos entre el Palacio Provincial y el Palau de la Generalitat donde ayer almorzó el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, con sus homólogos de las tres diputaciones. A los postres negociaron la participación de estas instituciones en el Fondo de Cooperación Territorial que impulsa la Generalitat, de la que, por ahora, se ha librado el gobierno provincial.

Y es que César Sánchez cambió los servicios sociales que ahora asume la Diputación Provincial pese a no tener las competencias por su aportación a la nueva propuesta de Ximo Puig. El presidente de la Generalitat Valenciana aceptó concretar una comisión mixta en la que devolver al Consell instituciones como el Hogar Provincial o el centro Doctor Esquerdo, con un coste de veinte millones de euros anuales. Una vez se traslade esta gestión, explicaron fuentes del gobierno provincial, la Diputación comenzará a librar el dinero, pero nunca será antes de 2018, puesto que «ya tenemos cerrado nuestro presupuesto para la próxima anualidad y de que debemos asumir el elevado coste que nos supone hacernos cargo de las materias que directamente no nos competen», expuso Sánchez.

El alicantino trasladó a Puig «las limitaciones presupuestarias» a las que se ve sometida la institución al tener que asumir estas competencias sociosanitarias. No obstante, el presidente provincial se mostró predispuesto «a estudiar la viabilidad de esta iniciativa, a la que irá aportando fondos según se alivie la carga financiera que le produce a la administración provincial la cobertura de estos servicios sociosanitarios», según explicaron fuentes de la Diputación Provincial. Una por otra.

«Si la Generalitat no asume las competencias que le son propias y que suponen un gasto para las arcas provinciales de más de veinte millones de euros, la Diputación tendrá muchas dificultades para adherirse al Fondo de Cooperación Territorial», insistió.

Además, el presidente consiguió el visto bueno de Puig para que, en el caso de que finalmente la institución pueda participar de este proyecto, la cantidad que aporte se reinvierta íntegramente en el territorio y sea la propia Diputación la que lidere la distribución de estas ayudas. «La Diputación de Alicante es la institución más cercana a los 141 municipios que integran la provincia y la que mejor conoce las necesidades de sus vecinos. Por ello, considero que somos la administración más idónea para gestionar la distribución de estas ayudas y así se lo he hecho saber al president», matizó.