La Verdad

Un autobús realiza la ruta escolar.
Un autobús realiza la ruta escolar. / J. S.

Trabajadores del transporte presionan a Educación con la primera huelga en la provincia

  • Muchas familias deben llevar hoy a sus hijos al colegio ya que los servicios mínimos se aplicarán en centros especiales y en algunas partidas rurales

Muchas familias deben hoy organizarse para llevar y recoger a sus hijos del colegio. Los trabajadores del transporte escolar de la provincia están en huelga y esperan que el seguimiento sea mayoritario. Es el primer paro que se hace en el sector en Alicante como medida de presión para evitar el despido de cientos de empleados, según denuncian. Son conductores y acompañantes que llevan años con los alumnos. En total hay 390 rutas y los servicios mínimos se aplicarán en los centros especiales y en las partidas rurales que no cuentan con transporte público alternativo.

Ocho autobuses con trabajadores parten hoy, a las ocho de la mañana, a Valencia para concentrarse y protestar ante las puertas de la Conselleria de Educación. El conflicto viene tras la licitación del servicio el pasado verano y la no inclusión en el pliego de condiciones de la subrogación de las plantillas para que las empresas adjudicatarias asuman a los conductores y a los acompañantes que llevan años realizando el servicio, por lo que está en riesgo el puesto de cerca de un millar de trabajadores (en el transporte para alumnos discapacitados son dos acompañantes), según el sindicato UGT, que critica la actitud de Educación a las reivindicaciones.

Francisco Vilaplana, de UGT, explicó que ayer se pusieron en contacto familias preocupadas por la situación. La Confederación Gonzalo Anaya mostró «su interés y se solidarizó con nosotros porque la figura del conductor y del acompañante es muy paternal, son trabajadores que llevan años haciendo las rutas y algunas son complicadas por las pedanías», señaló.

Vilaplana lamentó que en esta nueva licitación para la prestación del servicio la administración no ha tenido en cuenta para licitarlo cuestiones que hasta ahora se contemplaban como la antigüedad de los vehículos y seguridad, la estabilidad de los empleos y los planes de igualdad en las empresas, entre otros aspectos. «Cuando se estudia en profundidad la adjudicación provisional que ha efectuado la Conselleria, más nos hace sospechar que simplemente ha sido una subasta y se lo han adjudicado al que ha presentado el precio más bajo», criticó.

Sobre el seguimiento del paro, desde UGT esperan que sea mayoritario, pero reconocieron que hay trabajadores que temen ser despedidos si se suman.

Por su parte, CC OO exigió ayer a la patronal y a la Generalitat que con esta convocatoria de huelga «se regule la subrogación de las plantillas en todos aquellos servicios que se contratan y subcontratan mediante licitación pública por la administración y que de así una solución a todos aquellos trabajadores que ahora y en adelante se vean afectados por estos cambios».

El sindicato recordó que ya advirtió al Consell de la necesidad de incorporar en el pliego cláusulas que obligasen a las empresas entrantes a mantener a los trabajadores que realizaban este servicio como sus condiciones laborales porque, de lo contrario, «el posible ahorro en los costes del servicio en las nuevas adjudicaciones repercutiría directamente sobre los salarios y las condiciones laborales».