La Verdad

El PSOE rehúye del Pacto del Agua que impulsan PP y C's en el Congreso

  • La Comisión de Agricultura da luz verde a la primera iniciativa para solucionar el déficit. Los socialistas piden un gesto y que se elimine el Memorándum del Tajo

La primera propuesta que se lleva al Congreso de los Diputados para elaborar un Pacto Nacional del Agua recibió ayer el visto bueno de la Comisión de Agricultura, que abrió la puerta para iniciar unas negociaciones parlamentarias que se intuyen largas y complicadas. La iniciativa defendida por el diputado del PP por Murcia Teodoro García contó con el apoyo de Ciudadanos, aunque más sobresaliente fue la abstención del Grupo Socialista, que puso como excusa su rechazo a la política hídrica del PP en los últimos años. Para los socialistas «un gesto de acercamiento» sería eliminar el Memorándum del Trasvase Tajo-Segura. La diputada por Murcia María González Veracruz se sumó a este argumento, añadiendo que no pensaban blanquear la «nefasta» gestión hídrica de Rajoy.

Se da la circunstancia de que el Pacto Nacional del Agua ha sido reclamado durante muchos años por los principales grupos políticos para acabar con las guerras territoriales y como paso previo a la actualización del Plan Hidrológico Nacional.No obstante, solo PP y Ciudadanos dieron ayer este primer paso.

No menciona los trasvases

Unidos Podemos, que estuvo representado por Pedro Arrojo, se opuso usando como argumento «la política rancia del PP». También hubo rechazo del Grupo Mixto y de ERC. La proposición no de ley, que contó con una enmienda transacccional de Ciudadanos, salió adelante con 17 votos a favor, 9 en contra y 11 abstenciones. En el texto no se mencionan los trasvases ni las desaladoras, si bien apuesta por integrar la desalación y por abaratar el coste del agua; así como atender las demandas de las cuencas deficitarias -como la del Segura- y evitar la sobreexplotación de los recursos. Propone igualmente el cumplimiento de los objetivos medioambientales y de las Directiva Marco del Agua.

El punto de partida para buscar un amplio consenso político, social y territorial se basa en consideraciones generales que evitan alimentar los conflictos mantenidos hasta ahora sobre el agua. Teodoro García indicó que el paso siguiente será «la constitución de un grupo de trabajo para elaborar ese pacto, para lo cual invito al resto de fuerzas políticas».

García consideró que los territorios no quieren «guerras» del agua, por lo que a su juicio es necesario completar las infraestructuras y aplicar la solidaridad entre los territorios. Sostuvo que la política hidráulica ha sido un «eje fundamental» de la política medioambiental del gobierno de Rajoy , informa EP.

El PP contó con el apoyo de Ciudadanos al incorporar varias enmiendas defendidas por el también diputado por Murcia Miguel Ángel Garaulet. Este consideró «necesario» que las administraciones hidráulicas realicen los estudios para el nuevo ciclo de planificación hidrológica porque la «rapidez para aprobar la segunda fase no permitió hacer todos los análisis». En este sentido, reclamó una planificación «de ambición mayor» ambiental y más realista.

Desde Unidos Podemos, el diputado Pedro Arrojo cuestionó el «olor a rancio de las políticas de agua de hormigón que fracasaron hace ya década y media» realizadas por el Gobierno. Reclamó al PP «humildad y no sacar pecho» de una política hidráulica por la que España ha recibido «37 collejas» de la UE.

El diputado de CDC en el grupo Mixto Ferrán Bel, reclamó un caudal ecológico en el Ebro que garantice la supervivencia del Delta.En el mismo sentido se expresó el representante de ERC, Francisco Javier Eritja.

Al explicar su abstención, el diputado socialista Felipe Sicilia dijo que su grupo está «a favor de la necesidad de un Pacto Nacional del Agua» pero consideró que la proposición no de ley busca dar el visto bueno a la gestión hidrológica del PP. La calificó de «nefasta y perversa» y un «auténtico fracaso». Lamentó la falta de «autocrítica» en la iniciativa del PP, «que solo hace alabanzas al Gobierno del PP». Consideró que un «buen gesto de acercamiento sería que decayera el Memorándum del Tajo-Segura, que fue pactado entre cinco comunidades autónomas gobernadas por el PP». El Gobierno de Castilla-La Mancha también rechaza el Memorándum para eliminar el acueducto.

María González Veracruz dijo que los socialistas «están por un Pacto Nacional del Agua, pero no por blanquearle al Gobierno de Rajoy su nefasta política hídrica. Para que haya un acuerdo lo primero que tienen que hace es derogar el Memorándum que tanto ha perjudicado a la Región y a los regantes». Indicó por otra parte que el Congreso ha aprobado la iniciativa socialista en apoyo a los regantes murcianos por las liquidaciones injustas de la sociedad estatal Seiasa -que cifró en 8 millones- con el voto en contra del PP, al que acusó de traidor.