La Verdad

Ximo Puig, en un acto ayer.
Ximo Puig, en un acto ayer. / EFE / D. Castello

Medio PSPV exige congreso del PSOE y el no a Rajoy

  • El 49,9% de la militancia firma a favor de las primarias para elegir nuevo líder del partido y que no se cambie el rechazo al PP

Ximo Puig ha podido comprobar en su propias carnes durante las últimas semanas el nivel de contestación interna que tuvo su decisión de formar parte de la primera línea de la maniobra de los barones del PSOE de forzar la dimisión de Pedro Sánchez -con su marcha como miembro de la dirección federal del partido-. Agrupaciones locales y direcciones comarcales del partido se han pronunciado por docenas en las últimas semanas en defensa de la celebración de primarias para elegir al nuevo líder del partido, de la convocatoria de un congreso extraordinario del PSOE y del mantenimiento del 'no es no' a Mariano Rajoy.

¿Y cuál es exactamente el nivel de apoyo de que dispone esta posición entre la militancia del PSPV? Pues más que estimable. El alcalde de la localidad granadina de Jun, José Antonio Rodríguez, puso en marcha semanas atrás una campaña de recogida de firmas para reclamar la convocatoria de manera inmediata un congreso extraordinario del PSOE y primarias para elegir al nuevo secretario general. Se trata, precisamente, de las tesis defendidas por el exsecretario general del PSOE Pedro Sánchez, y que al no poder sacar adelante en el último comité federal forzaron su dimisión.

Rodríguez hizo públicos ayer, a través de Twitter, los datos correspondientes al número de firmas logradas entre la militancia por el partido. Los correspondientes a la Comunitat Valenciana indican que 8.332 militantes del PSPV han dado su firma a la iniciativa. El dato no es anecdótico, porque supone el 49,98% de la militancia socialista de la Comunitat.

En concreto, el PSPV es la sexta federación en apoyo a la iniciativa, por detrás de La Rioja (70% de la militancia), Aragón (68,69%), Navarra (60,49%), Madrid (56,91%) y Murcia (54,15%). Los 8.332 militantes socialistas valencianos que respaldan la iniciativa representan el 10,4% de afiliados que han avalado la propuesta, hasta un total de 79.839.

El respaldo a la propuesta va en la misma línea que todas las resoluciones aprobadas en el seno del socialismo valenciano -en su mayoría posteriores a la dimisión de Sánchez, pero también algunas anteriores al comité federal del 1 de octubre- en las que las bases del partido han levantado su voz para cuestionar la decisión del último comité federal. En cifras, una treintena de agrupaciones -sólo de la provincia de Valencia- y casi una decena de direcciones comarcales se han pronunciado en ese sentido. Ayer, la de l'Horta Sud remitió a la Gestora que dirige el partido una resolución unánime en la que expresa su «absoluta oposición» a la abstención del PSOE en la votación de investidura de Mariano Rajoy y reclaman que esta decisión sea consultada a la militancia socialista. Aunque los participantes en la Comisión Ejecutiva mostraron su apoyo «individual y unánime» a no facilitar un Gobierno del PP, emplazaron a la Gestora a que la decisión «sea tomada por toda la militancia en una consulta directa» que cuente «con los mecanismos necesarios y las debidas garantías».

Ximo Puig no ha defendido abiertamente la necesidad de que el PSOE se abstenga para permitir la investidura de Mariano Rajoy. A diferencia de otros barones de su partido, y probablemente condicionado por el acuerdo de Gobierno que mantiene en la Generalitat, el líder valenciano ha optado por una posición más ambigua a pesar de haber sido uno de los referentes que maniobró contra Sánchez, en contra de buscar un acuerdo alternativo a Rajoy. Ayer, el líder de los socialistas valencianos señaló que en el PSPV «acataremos y respetaremos la mayoría, lo que hemos hecho siempre».

Por su parte, el secretario general del PSPV de la provincia de Valencia, José Luis Ábalos, reivindicó ayer que «el no a un Gobierno del PP» es un compromiso electoral de los socialistas, y es una cuestión de «coherencia», de «fidelidad» a ese compromiso y de «crédito político» mantenerlo. En declaraciones a Efe, el también secretario del grupo socialista en el Congreso en la etapa de Pedro Sánchez destacó que el PSOE había avanzado bastante en mantener una posición «de coherencia y de crédito», algo que ahora mismo «está en cuestión».

La consellera Carmen Montón mostró su confianza en que «los que están en el Comité Federal y en la gestora tomen la mejor decisión».