La Verdad

Veintiocho gasolineras 'low cost' siguen sin tener personal por el día

Un ciudadano llena el depósito de su moto en una gasolinera desatendida de pago automático.
Un ciudadano llena el depósito de su moto en una gasolinera desatendida de pago automático. / R. A.
  • Medio año después de entrar en vigor la norma de la Generalitat, la patronal del sector se queja del «mayoritario» incumplimiento y reclama la atención en estaciones

Sigue al alza el 'boom' de las gasolineras 'low cost', atendidas o sin personal más que el justamente obligatorio. O incluso sin él. La patronal más importante del sector con implantación autonómica, la Federación Mediterránea de Estaciones de Servicio (Fedmes) que preside Juan José Sánchez denunció ayer que hay cien instalaciones en la Comunitat Valenciana (28 en la provincia de Alicante) que no cumplen con la normativa vigente. Bien porque no han incorporado, al menos, a un trabajador durante la jornada diurna, bien porque disponen de ese personal pero el horario que realizan no se ajusta a lo estipulado por la Conselleria de Economía Sostenible, de quien dependen las competencias en materia de consumo.

La patronal del sector de carburantes lleva meses luchando para acabar con las estaciones de servicio desatendidas. Se calcula que un 10% de los 300 surtidores que hay operativos en la provincia son de marca blanca y precios más bajos, y la mayoría no cuentan con personal. Fedmes tiene localizadas a 28 estaciones incumplidoras en la provincia, la mitad porque carecen del más mínimo personal.

Este diario ya alertó en marzo, cuando se cumplían dos meses desde el 1 de enero en que entró en vigor la Ley 10/2015 del 29 de diciembre de Medidas Fiscales, de Gestión Administrativa y Financiera y de Organización de la Generalitat, que reformaba el estatuto del consumidor de la Comunitat Valenciana, que las 'low cost' desatendidas seguían careciendo de personal. La Dirección General de Comercio que capitanea Natxo Costa hizo la vista gorda los primeros meses de aplicación de la ley al considerar que no se había negociado el horario a aplicar entre el sector y la Administración autonómica y que la resolución no se aprobó hasta el 28 de abril. Entonces se fijó un horario diurno de 6 a 22 horas para que, al menos, haya una persona física en la estación para el supuesto de la llegada de un coche conducido por un discapacitado.

Sin embargo, seis meses después de esa resolución el sector sigue observando un flagrante incumplimiento de la norma. Una normativa, por lo demás, que está siendo ya revisada después de que la Abogacía de la Generalitat Valenciana haya puesto reparos a la figura jurídica en la que se ampara la Conselleria para fijar los horarios. Abogacía cree que en lugar de una resolución debería requerir la forma de decreto del Consell.

Según explicó ayer a este diario la patronal Fedmes, esa revisión de la resolución incluye una «flexibilización horaria». Es decir, dejarlo de cuatro de la tarde a doce de la medianoche en lugar de 6 a 22 horas. «Estamos negociando con la dirección de Consumo que en lugar de hacerlas seguidas, realizar con atención catorce horas en un tramo de veinte», asegura la patronal. Además, el departamento de Natxo Costa estudia imponer la 'teleasistencia' para que el encargado o algún subordinado pueda llegar a la estación de servicio en un máximo de quince minutos sin necesidad de estar presencialmente toda la jornada diurna en la instalación.

La patronal mantiene su unidad de acción con el sindicato CC OO y con la principal organización de discapacitados de la Comunitat, Cocemfe, para exigir a todos los partidos del arco parlamentario valenciano y español la «necesidad de defender la atención con personal».

Recientemente, se han reunido con Noelia Hernández de PSPV; Antonio Woodward, de Ciudadanos; César Jiménez, de Podem, y Pep Valera de Compromís «para trasladarles las preocupaciones relacionadas con la proliferación de estaciones desatendidas y su regulación». Por parte del Congreso de los Diputados, estuvieron presentes Ricardo Sixto, de EUPV, y Patricia Blanquer del PSOE, ambos de la Comisión de Industria. El PP no pudo asistir por problemas de agenda. Los convocantes aseguran que se han perdido ya 6.000 empleos en la Comunitat Valenciana.