La Verdad

La Comunitat crecerá un 3,3% en 2016 y prevé generar 105.000 empleos en dos años

  • La incertidumbre política y el 'brexit' enfriarán la mejora de la situación en 2017, aunque la tasa de paro se estima que baje al 18,6% en dos años

La mejora de la situación económica alcanzará el 3,3% al término de 2016, según destaca el informe 'Situación Comunitat Valenciana', correspondiente al segundo semestre de este ejercicio que ha elaborado BBVA Research. La previsión realizada por el equipo de expertos sitúa el crecimiento del PIB autonómico de este ejercicio tres décimas por debajo del de 2015. Esta desaceleración será aún más evidente en 2017, cuando la mejora se prevé que sea algo inferior, un 2,2%. Como viene siendo habitual, la Comunitat agudiza la tendencia del resto de España. Así, mientras la media nacional pasa del 3,2% al 3,1% y al 2,3% entre 2015 y 2017, en el caso valenciano la caída es más vertiginosa y llega a quedar por debajo de la media estatal el último año, pasando del 3,2% al 3,1% y al 2,3%.

Sin embargo, hay que destacar que la continuidad del crecimiento tiene un reflejo positivo en el empleo. El informe apunta que se generarán 105.000 puestos de trabajo entre 2016 y 2017, dejando previsiblemente la tasa de paro en el 18,6%. De este modo, «se enlazarán cuatro años de creación neta de empleo, que permitirá recuperar la mitad de los puestos de trabajo destruidos durante la crisis», apunta el documento presentado por Alberto Charro, director de la territorial Este de BBVA, y Rafael Doménech, responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research.

Doménech ha apuntado entre los factores de la buena evolución económica de la Comunitat, el consumo privado, la recuperación del empleo (que crece más que el resto de España) y la mejora de las condiciones financieras. A esto se suma el mantenimiento del ritmo de gasto de la Generalitat respecto a los últimos dos años, que aumentó pero «no es un lastre para la recuperación».

Esta situación estaría muy vinculada a los retos pendientes que los expertos advierten en la economía valenciana. Así, destacan la necesidad de mejorar de la capacitación del capital humano, la reducción de desempleo de larga duración, que afecta a un 47% de los parados, el aumento del tamaño empresarial y de la productividad media del trabajo y el avance en el proceso de uso y adopción de las nuevas tecnologías.

Hay diversos factores que justifican la desaceleración del crecimiento de la Comunitat para 2017 para BBVA Research. En primer lugar, se considera que es consecuencia del resultado de la consulta sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, la mayor volatilidad en los mercados financieros, la reducción de la demanda británica y la depreciación de la libra frente al euro podría redundar en una menor demanda de bienes y servicios turísticos valencianos, una menor renta de la población británica asentada en la región, especialmente en Alicante, y una reducción de la inversión, especialmente la residencial.

Así, ligado a la mayor exposición de la Comunitat al mercado británico que la media de las autonomías españolas, el 'brexit' podría restar medio punto porcentual al crecimiento del PIB valenciano en 2017 (España 4 décimas). En segundo lugar, la incertidumbre sobre la política económica se mantiene en niveles elevados. En particular, la incertidumbre política podría estar restando siete décimas al crecimiento del bienio 2016-2017 como consecuencia del retraso de algunos proyectos de inversión o de decisiones de compra de bienes duraderos.

Aunque la política monetaria y los precios del petróleo continuarán apoyando el crecimiento, su impacto irá moderándose durante los próximos meses. Además, pesará la situación fiscal valenciana, menos favorable que la de otras autonomías. En este sentido, el informe señala que el endeudamiento y el déficit público siguen siendo superiores a los observados en el promedio regional. Con todo, la demanda interna continuará siendo el principal sostén de la actividad económica, aunque se espera una desaceleración del consumo privado como consecuencia de la reducción de la riqueza financiera y del aumento de la incertidumbre económica.

En lo referente a la demanda exterior, el turismo continúa marcando cifras récord, apoyado en el mayor crecimiento del turismo extranjero.