La Verdad

La provincia recibirá más de 270.000 dosis de vacunas contra la gripe

  • La campaña de vacunación finalizará el día 1 de enero, y como novedad contará con el apoyo de los farmacéuticos como agentes activos para derivar a los pacientes que forman parte de los grupos de riesgo facilitando

Los centros sanitarios empezaron a recibir ayer las primeras vacunas contra la gripe. La campaña de vacunación, que se reforzará para mejorar la cobertura, comenzará el próximo lunes y a la provincia se destinarán más de 270.000 unidades. En el caso de la Comunitat ascenderán a 750.000, de las que la mayoría irán a centros de salud y hospitales y 30.000 a residencias. según el protocolo de actuación.

La Conselleria de Sanidad ya anunció el pasado viernes que en esta campaña -que está prevista que finalice el 1 de enero- se contará como una de las novedades con el apoyo de los farmacéuticos como agentes activos para derivar a los pacientes que forman parte de los grupos de riesgo facilitando las cita para administrarse la dosis. Los colectivos a quienes se recomienda la vacunación son los pacientes crónicos cardiovasculares/respiratorios; crónicos en instituciones cerradas, enfermos renales, inmunodeprimidos, diabéticos, obesidad mórbida; mayores de 60 en ningún; niños en tratamiento crónico con salicilatos; embarazadas; trabajadores sociosanitarios; personal que cuida a otros con riesgo: personas de servicios públicos especiales y trabajadores del sector avícola.

Los datos de la pasada campaña muestran que se detectó un número superior de episodios (945) respecto a la anterior así como de las tasas de gripe por 100.000 habitantes. El inicio del ascenso de la onda se detectó a partir de la semana 3 de 2016 y el pico máximo fue en la semana 11, con un claro predominio de la población infantil. De hecho, si se tiene en cuenta el perfil, los menores de 14 años supusieron casi la mitad de los casos.

En uno de cada cuatro enfermos de gripe en edad laboral se registró la incapacidad temporal del paciente y hubo 548 casos graves hospitalizados, de los que 208 requirieron la UCI y 57 fallecieron. Ser fumador habitual, tener asma, enfermedad pulmonar obstructiva u otra patología respiratoria crónica y obesidad fueron algunos factores de riesgo.